Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2 4 2006 Internacional 33 JUDEH MURQOS Ministro (cristiano) palestino de Turismo El Gobierno de Hamás no va a aplicar la sharia en Palestina Tiene la lección y el discurso bien aprendidos. ¿Qué hace un miembro de una de las familias cristianas de más solera de Belén en un Gobierno islámico de Hamás? No es un Gobierno para los fieles de Hamás, sino para todo el pueblo palestino TEXTO Y FOTO JUAN CIERCO. CORRESPONSAL WEINBERGER, R. I. P. a muerte el pasado martes de Cap Weinberger (San Francisco, 1917) ha recibido mucha menos atención de la que el personaje merecía. Y eso, sin duda, es algo que a él le hubiera satisfecho. Como se ha recordado desde el WSJ, Cap escribió un artículo el año pasado en la revista Forbes- -de la que era presidente- -sobre el legado de George Kennan, el padre de la política de la contención frente a la URSS. En él afirmó que Reagan se dio cuenta de que la contención no era suficiente, de que los Estados Unidos tenían que ganar la Guerra Fría. Y gracias a su liderazgo, lo hicimos El posesivo su resulta aquí reRAMÓN velador. ProbablemenPÉREZ- MAURA te nadie, después de Ronald Reagan, tuvo tanto mérito en la derrota del comunismo soviético como Cap Weinberger. No lo reivindicó. Algunos creen que su nombre quedó indeleblemente manchado por el escándalo Irán- Contra. Él se opuso a la venta de armamentos a Irán para favorecer la mediación de Teherán en la liberación de 37 secuestrados en el Líbano. Los beneficios económicos de la operación fueron empleados en financiar a la Contra nicaragüense y un fiscal especial procesó a Weinberger por el caso. Cap dijo repetidamente que era un asunto político cuyo último objetivo era alcanzar al presidente Reagan. Se negó en todo momento a negociar un acuerdo con el fiscal y sólo dos semanas antes de que empezara el juicio, en diciembre de 1992, el presidente Bush le otorgó un perdón presidencial. Aquella amarga experiencia nunca alteró su carácter afable, quizá porque atesoró la esperanza de que la historia recordara sus muchas contribuciones a la libertad de todos. Su mandato en Defensa fue el segundo más largo de la historia de ese país, seis años y diez meses, en los que multiplicó el gasto por siete- -lo que le generó críticas de casi todos. A la obvia censura de los pacifistas añádase la que él cita en sus memorias Fighting for Peace (Warner Books, 1990) Algunos creyeron que era incongruente que yo hiciera tanto por reforzar nuestras defensas, pero fuera reticente a la hora de enviar nuestras tropas al exterior. No rearmé para atacar. Nos armamos para poder negociar desde la fuerza, defender la libertad y hacer la guerra menos probable Y en eso tenía razón y así ganó la Guerra Fría, casi nada. Pero en su pensamiento, en el núcleo de su razonamiento, había una falla. Cuando el Hizbolá pro iraní mató a 241 marines en Beirut en octubre de 1983, Cap se reafirmó en su teoría de que allí no se les había perdido nada y convenció a Reagan para que se retiraran. Quienes hoy libran contra Occidente la batalla por acabar con nuestras libertades obtuvieron en aquella muestra de debilidad el primer indicio de que los golpes terroristas les podían resultar muy rentables. Sólo el 11- S cambió esa tendencia y todavía está por ver si definitivamente. L BELÉN. En su modesto despacho en el Ministerio de Turismo, ubicado en Belén, no hay un solo detalle que le relacione con Hamás. Por qué habría de haberlo, este es un Gobierno para el pueblo palestino, no para los simpatizantes de Hamás Sí hay en cambio varias placas de Fitur, que lucen orgullosas. Dos retratos le guardan la espalda, uno de Yaser Arafat, el otro de Mahmud Abbas, mientras que sobre su mesa repasa los cuadros de dirección de un Ministerio con el que Judeh Murqos, ingeniero de 47 años, padre de dos hijos, ligado toda su vida profesional al Ayuntamiento de Belén, no está del todo familiarizado todavía. -Belén es la cuna del cristianismo. ¿Cómo se enfrenta la ciudad al nuevo mandato de Hamás? -El pueblo palestino nunca ha estado dividido por la religión. Nuestro pueblo entiende que Belén es el origen de la religión cristiana en el mundo y respeta todas las religiones. El Gobierno palestino respeta como no podía ser de otro modo a la ciudad de Belén y respeta a sus habitantes, ya sean cristianos o musulmanes. Además, apuesta por desarrollar la industria del Turismo, no sólo por sus dividendos económicos sino también porque cada turista que entra en Belén es un embajador ante su país de nuestra causa a su regreso a casa. -En Belén siempre ha habido tensiones entre cristianos y musulmanes, sobre todo antes de la segunda Intifada por la confiscación de la tierra, de las propiedades inmobiliarias. ¿Cómo está ahora la situación con un Gobierno islamista en el poder? -Los problemas que hayan podido existir en Belén no han sido por culpa de diferencias religiosas. Hoy estamos además muy unidos en la defensa de nuestros derechos y en nuestra lucha contra la ocupación. -Muchas familias cristianas de Belén han emigrado a Chile, a El Salvador, a EE. UU. Europa o Canadá. ¿Teme un mayor éxodo tras llegar Hamás al poder? -En absoluto. El Gobierno es un Gobierno para todos los palestinos. De hecho creo que muchos de los cristianos desperdigados por el mundo, que, no lo olvide, se fueron porque la ocupación israelí les hacía la vida imposible, van a volver ¿Es esta la democracia en Occidente, no respetar el resultado de las elecciones? No es justo que sólo se exija a una de las partes en este conflicto que reconozca a la otra muy pronto a Belén. ¿Cree usted que se va a producir una mayor islamización en la sociedad palestina con Hamás en el Gobierno? -Ni mucho menos. Nuestro Gobierno respeta y respetará todas las creencias, las costumbres, el día a día de la gente; defiende la libertad individual de cada persona. -Pero dirigentes de Hamás aseguran que su aspiración es aplicar la sharia (la ley islámica) en Palestina... -La sharia no va a ser aplicada por el Gobierno de Hamás. ¿Cómo interpreta entonces que nada más aprobar el Parlamento palestino el nuevo Gobierno muchos de sus miembros lo celebraran al grito de el Corán es nuestra Constitución -Eso lo dijeron diputados de Hamás pero los de otros grupos dicen otra cosa. Esta es la esencia de la democracia, que cada uno pueda decir lo que quiera. ¿Cómo ve un cristiano en un Gobierno islamista las tensiones entre Oriente y Occidente, entre el Islam y el cristianismo? -Las guerras que surgen entre cristianos y musulmanes se deben a asuntos económicos y políticos, no religiosos. Los líderes políticos del mundo utilizan la religión como arma arrojadiza para iniciar las guerras, pero el fondo nunca es religioso y eso es lo que cuenta. ¿Existe el peligro de un enfrentamiento entre el Gobierno de Hamás y la Presidencia de Mahmud Abbas? -No. Estamos decididos a trabajar juntos, codo con codo, y así lo haremos. -Pero Abbas exige que Hamás reconozca a Israel y negocie con ellos, y Hamás se niega... -No es justo que sólo se exija a una de las partes en conflicto que reconozca a la otra. Israel nunca ha reconocido los derechos del pueblo palestino, si lo hubiera hecho no existiría todavía la ocupación. En cuanto Israel reconozca los derechos de nuestro pueblo nosotros reconoceremos a Israel. Quien tiene que dar el primer paso no es Hamás, no es el pueblo palestino sino Israel, que es quien ocupa de manera ilegal nuestras tierras. -Abbas ha condenado el último atentado, en el que murieron cuatro israelíes a manos de un suicida disfrazado de judío ortodoxo; Hamás lo ha justificado. ¿Qué opina como cristiano? -Condeno la violencia; creo en la negociación directa, en el diálogo para alcanzar la paz, pero también creo que no se le puede exigir todo a una parte y nada a la otra. Realmente no entiendo a Occidente. ¿Qué les pasa a ustedes? Nos venden contra viento y marea a los árabes los beneficios de la democracia, nos empujan hacia ella, celebramos elecciones libres y democráticas, gana un determinado partido y cuando gana lo boicotean y nos amenazan con sanciones económicas, políticas y militares. ¿Es esta la democracia de Occidente, no respetar los resultados electorales?