Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2 4 2006 Nacional EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA 17 ponsables a todos los causantes de todo este mal. ¿Cómo está viendo el criterio que mantiene el fiscal general del Estado, o incluso el del propio juez Grande Marlaska, que ha pasado de considerar sujetos a fianza delitos por los que sólo una semana antes pedía prisión incondicional? -No conozco el detalle de la actuación de la Fiscalía, pero sí he seguido más la actuación del juez Grande- Marlaska, y me parece espléndida. Sus autos son muy pedagógicos desde el punto de vista democrático y muy, muy estimables. Pero al mismo tiempo me parece que todo el poder judicial ha sido sometido a una presión que no es positiva ni prudente. Tenemos que respetar la independencia de todos los poderes del Estado y no desvalorizarlos ni deslegitimarlos porque finalmente una de las cosas que busca el mundo de Batasuna- ETA es que se pierda el respeto a nuestros propios poderes públicos para que el imperio de la ley también sea un concepto finalmente puesto en entredicho. Algo de eso habrá en lo que vamos a ver en los próximos tiempos. ¿Qué impresión ha sacado de la entrevista entre Rajoy y Zapatero? -Aún no sabemos el vínculo de comunicación y complicidad que van a tener estos líderes políticos. El elemento más positivo de la reunión ha sido que las formas han sido muy corteses y respetuosas, el resto se irá viendo. De momento, el presidente ha anunciado la convocatoria de la comisión de seguimiento del Pacto Antiterrorista. El comunicado de ETA no revela que hayan renunciado a sus pretensiones de territorialidad y soberanía El indulto está previsto en nuestra legislación, pero no podemos confundirlo con la impunidad, con pasar por encima de tanto horror ¿Cree que es recuperable ese Pacto en los términos en los que lo hemos conocido? -En los términos en los que lo hemos conocido, supongo que no, porque hay muchos más agentes políticos que quieren estar involucrados en los tiempos venideros. Parece difícil. ¿Qué destacaría de las palabras de cada uno de ellos? -Sobre todo el compromiso del presidente del Gobierno de no pagar un precio político a los terroristas, que es la idea central a la que nos tenemos que agarrar los ciudadanos de bien y los que creemos en la fortaleza del sistema democrático frente a cualquier amenaza. No nos podemos olvidar de que los terroristas no sólo han asesinado, sino que dentro de lo que es el País Vasco han intentado quitarnos además el derecho de tener ideas propias, a poder ser constructores de nuestra propia realidad social. Eso es fundamental y no lo podemos olvidar jamás. Nos han intentado quitar la ciudadanía. A través del asesinato de algunos nos han intentado quitar la ciudadanía a todos los vascos que no estábamos en su concepto de pueblo y de entidad política soberana. Por tanto esa declaración del presidente del Gobierno es a la que nos tenemos que aferrar. Y Rajoy, complementariamente a lo que manifestó Zapatero, insistió en que había que seguir la hoja de ruta de una sociedad sana, y que había que reivindicar la memoria, la dignidad y la justicia. -Sobre la declaración refrendada por el Parlamento el pasado 17 de mayo hay dos teorías: una, que fue un acierto para dar cobertura a este proceso, y otra, que fue un error garrafal que elevó a ETA a la categoría de interlocutor, en plano de igualdad. ¿Con cuál de estas apreciaciones se queda usted? -No tenemos distancia suficiente para poderlo evaluar más allá de perspectivas que son muy privativas, y que están ligadas a mundos ideológicos muy concretos. Nos falta perspectiva. Estamos muy pegados, vamos a uña de caballo con los acontecimientos. ¿Por qué ha habido un comunicado conjunto de varias asociaciones de víctimas tras el alto el fuego y ninguno de la Fundación? -En un primer momento pensamos que era necesario ser muy discretos y prudentes, y como Fundación consideramos que resultaba necesario posar las cosas, más allá de la primera impresión. Entonces varias asociaciones se pusieron de acuerdo para este comunicado y lo hicieron. -La AVT denuncia reiteradamente que ya se ha ido pagando un precio político a ETA y cita, por ejemplo, la destitución de Fungairiño o la defenestración de Rosa Díez... ¿Cabe esa interpretación de estos hechos? -En los partidos políticos en España está muy asentado el principio de la lealtad debida a la dirección, y eso no es privativo del PSOE, sino que tiene que ver con la cultura de los partidos. De lo de Fungairiño me falta información, no tengo todos los datos. La experiencia que yo he tenido del fiscal Fungairiño es de un enorme celo y compromiso a la hora de hacer frente a los delitos de terrorismo. -En esta semana de tregua, ¿ha percibido un cambio de la gente en su relación con usted? -Esta es una sociedad muy miedosa y extremadamente silenciosa en la que mucha gente siente horror de expresar cualquier tipo de apoyo a quienes hemos resistido democráticamente a todo el empuje totalitario de ese mundo de Batasuna- ETA. Ese tipo de personas estos días, muy tímidamente, han acentuado su acercamiento personal, pero más con miradas o sonrisas que con palabras. Sólo una persona me ha parado por la calle.