Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 2 4 2006 ABC FRANCISCO VÁZQUEZ Embajador en el Vaticano La polémica con la Iglesia nunca ha traído nada bueno para nadie Entusiasmado con su nuevo destino, al que se incorporará el día 18, el ex alcalde de La Coruña asegura que Zapatero quiere que haya diálogo para llegar a acuerdos estables con la Iglesia TEXTO: LUIS AYLLÓN FOTO: CHEMA BARROSO -Zapatero dijo hace poco que usted sería el embajador que mejorará las relaciones con el Vaticano. ¿Cómo piensa hacerlo? -Yo quiero ser un embajador puente. Soy embajador por una decisión política en la que se elige a un significado dirigente socialista que, además, públicamente es conocido como católico, lo cual quiere reflejar un acto de buena voluntad. Y esta condición de católico hace que yo pueda, no solamente representar al Gobierno, sino transmitir cosas al Gobierno. Zapatero ha hecho una apuesta personal muy explícita, al señalar que quiere que haya diálogo, entendimiento, y, en la medida de lo posible, que haya acuerdo en el mayor número de asuntos. Después, que eso lo pueda conseguir el embajador ya es más discutible. El embajador es un transmisor, pero puede limar asperezas y, en este caso, va con una gran buena voluntad. -Pero ¿tendría que haber algún cambio en la actitud del Gobierno para que mejoren esas relaciones? -Sobre todo, tiene que haber mayor diálogo, porque ha habido en algunos momentos cierta descoordinación. A veces los desencuentros han venido más por las formas que por los fondos. Ha habido, evidentemente, cuestiones de fondo en las que los criterios de la Iglesia y los del Gobierno son divergentes; el más conocido, la ley de matrimonios de personas del mismo sexo. Pero después, visto desde fuera, me da la impresión de que en aspectos del largo debate de la ley de Educación faltó un poco de coordinación. Yo creo que debe fomentarse más la celebración de las reuniones- -previstas en los acuerdos con la Santa Sede- -de la llamada Comisión Mixta Gobierno- Conferencia Episcopal. Así se disiparían malentendidos. Y yo percibo una clara voluntad de diálogo en Zapatero. -De algún modo, está reconociendo que ha habido un cierto error de planteamiento en las relaciones con la Iglesia en los primeros años de este Gobierno... -Pero creo que ha habido, también por primera vez, una posición excesivamente beligerante en algunos sectores de la Iglesia, en la medida en que, si la Iglesia tiene todo el derecho a hacer que se oiga su voz y a criticar cuando entienda que las acciones del Gobierno afectan a su concepción de la moral, también es cierto que tiene que desvincularse de cualquier duda o sospecha de connivencia o proximidad con estrategias políticas o con partidos políticos. Ha habido momentos en que las quejas de la Iglesia han parecido más las quejas del principal partido de la oposición... o a lo mejor ha sido, también es verdad, que la oposición aprovechó el malestar de la Iglesia, porque esto nunca se acaba de saber. ¿Qué instrucciones le ha dado para el cargo que va a desempeñar? -Una concreta, que es que dé todas las facilidades para el viaje del Papa a España; que todo aquello que se me indique desde el Vaticano lo transmita y que complazca las peticiones que se puedan hacer, de todo tipo. Una segunda, en relación con los acuerdos entre el Estado y la Santa Sede, de disposición a que, si la Iglesia quiere negociar, se negocia; a que si quieren modificarlos, se modifican; es decir que la iniciativa la tiene la Iglesia y que no hay ningún problema en el Gobierno para llevar a cabo lo que la Iglesia considere más oportuno. Y en tercer lugar, transmitir permanentemente la voluntad de diálogo para que en cuestiones como la educación o la financiación se pueda establecer un marco estable. Me ha pedido una cuarta cosa: que actúe como político que sea hasta un embajador personal de él y le mantenga informado. -Insiste usted mucho en la voluntad de diálogo de Zapatero... -Es que Zapatero quiere que no haya conflicto, quiere dialogar y así lo muestra mi nombramiento. Hay un dato objetivo, que es- -que yo recuerde- -que no ha habido nunca un nombramiento de un embajador que haya sido anunciado por el propio presidente del Go- Francisco Vázquez bajo la cúpula del hotel Palace, durante la entrevista con ABC