Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión DOMINGO 2 4 2006 ABC LA BURBUJA ABC Y SUS LECTORES Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es LOS ERRORES DE LA SEÑORA RICE MARCO Tulio Cicerón escribió hace casi veintidós siglos: Humano es errar; pero sólo los estúpidos se obstinan en el error Hace dieciséis, Agustín de Hipona insistía: Errar es humano, perseverar en el error es diabólico Hace un siglo, Nietzsche nos enseñó a distinguir cuatro tipos de errores: el error de la confusión de la causa con la consecuencia el error de la causalidad falsa el error de las causas imaginarias y el error de la voluntad libre Pero se conoce que algunos han leído muy por encima a Nietzsche. Y no han aprendido que los políticos empiezan a despuntar cuando saben reconocer errores, LUIS IGNACIO incluso los que no han PARADA cometido, y sólo están maduros cuando aprenden a distinguir las pifias tácticas de los aciertos estratégicos. La secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, reconoció ayer que Estados Unidos cometió miles de errores tácticos en Irak desde la invasión del país, pero sostuvo que la estrategia era la correcta. Es otro error. Porque la estrategia es el arte de dirigir las operaciones militares, el conjunto de las reglas que aseguran una decisión óptima en cada momento, mientras que la táctica es el método o sistema para ejecutar o conseguir algo y el arte de disponer, mover y emplear la fuerza bélica para el combate. El error del ataque a Irak va mucho más allá de la estrategia y de la táctica. Porque es, a la vez, y según la acreditada definición de Nietzsche, un error provocado por la confusión de la causa con la consecuencia, por la percepción de una causalidad falsa, por la apreciación de una causa imaginaria y por la libre voluntad de quien adoptó la decisión de invadir militarmente un país con argumentos espurios en vez de perseguir con la ley en la mano a unos terroristas sin patria ni territorio. Un error lo tiene cualquiera. Y no pasa nada si se desliza entre una plétora de aciertos. Lo malo es cuando un acierto, como el de reconocer un error, pasa inadvertido entre un cúmulo de yerros. La sintaxis de los columnistas de ABC ha provocado algunas cartas de nuestros lectores. JUAN JIMÉNEZ FERNÁNDEZ observa que el pasado 19 de marzo, y bajo el título Bienio Jon Juaristi publicó su columna dominical, que suelo leer con preferencia a otras por su densidad política y literaria. Pero se deslizan frases como: ...le pedí que me cesara cuanto antes y Poned que se me cesa a petición propia El verbo cesar intransitivo por naturaleza, nunca se construye con objeto directo. En el primer ejemplo debe utilizarse destituir porque la acción parte de un sujeto de superior categoría político- administrativa, mientras que en el segundo, dimitir dado que se actúa por propia voluntad o a las órdenes de otro. Para evitar dudas, úsese solamente con complementos circunstanciales: cesar de correr, cesar en el cargo Quiero pensar que el articulista en este caso ha violado la sintaxis con una deliberada intención irónica para imprimir mayor relevancia a su discurso Advierte LUIS ROMAY G. ARIAS que se deslizó en el artículo de Ignacio Ruiz Quintano del 15 de marzo, titulado Rorty, Ratzinger y el jamón un con que separado en la siguiente frase: Con que ninguna cultura es mejor que otra, ¿eh? cuando en realidad debería ir junto por ser conjunción ilativa o consecutiva. En otra línea, ADOLFO SÁNCHEZ SÁNCHEZ resalta el magnífico artículo de Antonio Burgos, publicado en la sección de Opinión el 5 de marzo bajo el título ¡Progenitora B mía, qué memez! y la viñeta de Antonio Mingote relacionada con el temita Sin embargo, a MARCOS FERREIRO TORRES le parece desproporcionado el artículo de Martín Ferrand del viernes 17 titulado Pellizcos de monja Y no tanto por la catarata de descalificaciones que vierte sobre Zaplana, sino por la reflexión que pretende hacer a propósito de la espantada de las diputadas socialistas en el Congreso. Viene a decir que, en un momento cuajado de problemas serios, parece frívolo meterse con la vicepresidenta ¡por cuestiones de su indumentaria! Es evidente que Zaplana se refirió a la indumentaria de la vicepresidenta de pasada, casi en una oración subordinada, camino de un problema serio, como era la cuestión del Estatuto catalán. Lo de la indumentaria fue un chascarrillo, que si desde otros bancos hubiera sido pronunciado habría parecido hasta ingenioso A JESÚS DÍEZ HERNÁNDEZ no le gustó la columna de Andrés Ibáñez Carta a un religioso publicada en el ABCD las artes y las letras del sábado 11 de marzo. En cambio, SIGFRIDO SAMET felicita a ABC por haber publicado el pasado 20 de marzo cosas tan valiosas como La izquierda creyente de Álvaro Delgado- Gal, la información sobre esa gran personalidad socialista que es Rosa Díez y el interesante reportaje a Lynn Margulis. Compré ABC por primera vez, al verlo en una cafetería y enterarme de su contenido. Espero que mantenga ese nivel de calidad para hacerlo mi periódico de todos los días En la sección Efemérides, el pasado 15 de marzo, según RAFAEL MIRANDA NIEVES se coló un error al decir que en 1493 llega Cristóbal Colón a Palos de Moguer, tras haber descubierto América y afirma: No señor; llegó a Palos de la Frontera. Existe Moguer, pero sin Palos Y pide que aclaremos si alguna vez ha existido Palos de Moguer Atendiendo a su petición, conviene matizar que el error proviene de mediados del siglo XVI, cuando los primeros cronistas del Descubrimiento de América, Gonzalo Fernández de Oviedo y Francisco López de Gómara, creyendo que Palos y Moguer eran el mismo pueblo, crearon el incorrecto Palos de Moguer, nombre que llegó a utilizarse en varias enciclopedias. Palos se llamó así hasta mayo de 1642, cuando su Concejo Municipal adoptó el nombre de Palos de la Frontera. Por tanto, Colón regresó de su primer viaje al puerto de Palos, a secas, el 15 de marzo de 1493. Moguer, por su parte, aportó al Descubrimiento parte de la marinería y una de las carabelas, la Niña construida en sus astilleros. Escribe JAVIER GARRIDO ARILLA para exponer su parecer sobre una ilustración de ABC publicada el lunes 20 de marzo, en Tribuna Abierta, que acompañaba el artículo Lula resucita, el mito se desvanece El dibujo representa a Lula en la imagen del Sagrado Corazón de Río de Janeiro. Entiendo que Jesucristo es un valor fundamental de la sociedad y no le corresponden interpretaciones particulares. También deseo expresar mi felicitación porque están haciendo un diario de gran interés Para JUAN HERNÁNDEZ DE ARMIJO sería deseable que el crítico de cine Federico Marín Bellón hiciera un esfuerzo de objetividad al enjuiciar las películas para no desorientar a sus lectores. Vengo observando desde hace años que no hay película cuyos protagonistas sean homosexuales, travestis o lesbianas que escape a su crítica favorable y entusiasta. Por el contrario, basta que se trate de alguna comedia interpretada con gran éxito, por ejemplo, por Doris Day, para que invariablemente y de manera machacona tilde a ésta de insoportable Y si se trata de una película en la que se exaltan determinados valores, que comparten lógicamente la mayoría de los lectores de ABC, dice de ella que tie- ne moralina A este respecto, el propio Federico Marín contesta: Me comprometo a esforzarme aún más, pero me temo que la objetividad se me resiste, sobre todo a la hora de escribir críticas. He de confesar, para no desorientar a otros lectores, que me gustan La novia era él Brokeback mountain Con faldas y a lo loco La gata sobre el tejado de zinc La ley del deseo Muerte en Venecia Tootsie Una jornada particular y muchas otras películas con travestis, homosexuales y lesbianas No lo puedo remediar. Admito también que no me entusiasma Doris Day (ni Reese Whiterspoon) aunque he elogiado su trabajo cuando he considerado que lo merecía. La palabra moralina, por cierto, la he empleado cuatro veces en más de 10.000 comentarios No está de acuerdo MANOLO TALMAN con la crítica, del lunes 27 en la sección de Televisión, sobre el programa Nada x aquí de la cadena Cuatro. Ha costado más de catorce años tener en España un programa dedicado a la magia, y a golpe de pluma, mejor dicho de teclado, se ha dignado tirar sin miramiento el trabajo de cuatro magníficos profesionales. Fue un programa sobresaliente, lleno de arte, con unos efectos mágicos que hacía años que no se veían en televisión, con un formato fresco, joven y ameno. El mago Migue es el actual campeón del mundo de cartomagia y con más de veinte años de profesional con estilo propio A IVÁN SÁNCHEZ MOLINA tampoco le gustó dicha crítica. La magia presentada en ese programa está a la altura de los mejores espectáculos de magia del mundo. Semejantes comentarios sobre la profesionalidad de los que en ese programa trabajan ha creado más de una sorpresa y malestar entre los aficionados a este arte escénico. Empieza criticando la calidad de un programa y de sus actuantes para terminar criticando la hora a la que se emite. Sorprende que ABC permita dicho ataque sobre un programa blanco, sin cuchicheos, sin malas intenciones, sin la lacra de la búsqueda del share cueste lo que cueste