Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
116 Los sábados de ABC SÁBADO 1 4 2006 ABC GENTE Junior con su hija Sheila y su hijo Antonio (en segundo plano) a la entrada del funeral Multitudinario adiós a Rocío Dúrcal Un millar de personas arropó en la tarde de ayer a Junior y a sus hijos en el funeral con el que familiares y amigos despedían a Rocío Dúrcal y que se convirtió en un homenaje popular a la artista TEXTO: ABC FOTOS: DANIEL G. LÓPEZ Unae motiva y multitudinaria eucaristía celebrada en la iglesia de los Sagrados Corazones, en el madrileño Paseo de La Habana, será recordada como el hasta pronto definitivo de familiares y amigos de Rocío Dúrcal a la artista. Lo será también, y sobre todo, como muestra del afecto tributado por cientos de admiradores de Marieta a su viudo, Antonio Morales, Junior inconsolable en la despedida religiosa a la que fue su mujer durante 36 años, y por extensión a sus hijos, Carmen, Antonio y Sheila. Has tenido la mujer más bonita que existe fue la expresión más sentida de todas las que Junior escuchó la tarde de ayer. Sin embargo es sólo una muestra de los incontables gestos de cariño que le profesaron los numerosísimos grupos de personas que se acercaron al templo desde mucho antes de las siete, lo que provocó que la familia Morales prefiriera acceder al mismo por una puerta lateral. Una vez dentro, no cesaron los aplausos ni las lágrimas en los ojos de Junior Sara Montiel, Aurora Bautista, Laura Valenzuela, Pepe Sancho, Enrique Cornejo y María José Cantudo fueron algunos de los amigos y compañeros que asistieron al funeral de Marieta Un pedacito de ese México tan querido por ella lo llevó consigo el embaja- Carmen Morales recibió flores y ánimos al entrar en la iglesia dor de aquel país en España, Gabriel Jiménez Remus, uno de tantos millones de mexicanos que lamentan la pérdida de una voz que sentían suya. Hubo poesía también para la actriz y cantante en su última despedida. Sus sobrinas María y Marina dedicaron unos versos propios a su tía, que descansará definitivamente a ambas orillas del Atlántico. Una parte de sus cenizas permanecerá en España y otra volará hacia la catedral del Distrito Federal azteca, hasta donde viajarán Junior y sus hijos a finales de abril para regalar su presencia permanente a los más grandes admiradores de Rocío Dúrcal.