Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Sociedad SÁBADO 1 4 2006 ABC Salud El Hospital Ramón y Cajal, de Madrid, alberga una pequeña unidad que combina medicina antienvejecimiento y prevención cardiovascular, un verdadero lujo en la sanidad pública que está revolucionando la medicina preventiva sin apenas medios Contra el riesgo cardiovascular global TEXTO. N. RAMÍREZ DE CASTRO FOTO: SIGEFREDO MADRID. Desde hace cinco años un reducido equipo de profesionales ha apostado por cambiar la forma de prevenir una de las plagas del siglo XXI. Forman la Unidad de Patología Endotelial Miguel Servet que pasa desapercibida dentro de uno de los grandes hospitales españoles. Allí el alma de la unidad, un médico internista especializado en riesgo cardiovascular, el cordobés José Sabán, ha creado un modelo extraño en la Sanidad pública española que combina investigación, prevención y asistencia. Un tres en uno pensado, especialmente, para pacientes sanos con alto riesgo de tener un problema cardiovascular. En esa categoría se incluyen las personas que aún no han tenido problemas graves, pero acumulan alteraciones que les predisponen a sufrir un accidente cardiovascular. Pacientes con amistades peligrosas para el corazón como el tabaco, hipertensión, colesterol, diabetes o con muertes inesperadas en la familia, forman el grupo de candidatos para estar bajo el control de esta unidad. Pero también enfermos que han sufrido un zarpazo de su corazón y desean evitar una recaída. A todos se les aplica una medicina preventiva novedosa en España con un enfoque integral del daño vascular. Factores de riesgo clásicos (obesidad, hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, tabaquismo) y otros menos conocidos (marcadores biológicos como la proteína C reactiva, la homocisteína... se vigilan para neutralizar con una acción global a todos los enemigos del sistema cardiovascular. El objetivo de este proyecto, denominado Arterios es afinar el diagnóstico precoz y conseguir con vigilancia y tratamientos nada agresivos que los pacientes sanos con riesgo no enfermen. El internista José Sabán (en el centro) rodeado de su equipo y médicos del Ramón y Cajal en la Unidad de Patología Endotelial El centinela cardiovascular Millones de células forman una capa muy delgada que recubre la superficie interna del corazón, de las arterias, las venas y los capilares. Es el endotelio, un órgano que actúa como un centinela de la enfermedad cardiovascular Terapia anti- aging desde las arterias Los cardiólogos acostumbran a decir que la edad de una persona es la que reflejan sus arterias y su corazón. José Sabán va aún más lejos y argumenta que preservar el endotelio mantiene en buen estado la mente, la piel y el corazón. Es una forma diferente de entender el anti- aging o medicina antienvejecimiento diseñada sobre una pirámide, que tiene como base el cuidado del endotelio. Después, corazón, cerebro, aparato locomotor y, por último, la estética. Si empezamos por el final, el castillo se cae Sección de una arteria Tejido conjuntivo cuadrados que se distribuye por todo el organismo y orquesta el funcionamiento del sistema cardiovascular. Su lista de trabajos es larga y compleja: controla la presión sanguínea y la coagulación, es a la vez diana y fuente de hormonas, expresa receptores implicados en el sistema inmune y fagocita microorganismos. Endotelio Gastar en prevención En las últimas dos décadas, este tejido ha empezado a interesar a médicos y a investigadores. El interés se ha reflejado en más de 50.000 artículos en revistas científicas. Sin embargo, aún no acapara la atención de la mayoría de las consultas de cardiología. Las unidades dedicadas al estudio endotelial están dirigidas por biólogos y sus estudios centrados en la experimentación animal. Por eso, la unidad del Ramón y Cajal rompe esquemas. No es fácil mentalizar a los gestores de que el gasto en prevención es un ahorro para el mañana. Conlleva un cambio de mentalidad, incluso para nuestros pacientes reclama su director. Sabán recuerda cómo los pacientes se extrañaban cuando eran citados para someterse a pruebas porque se encontraban bien Ahora el concepto de prevención empieza a calar y los enfermos consideran un lujo la atención recibida en un centro público. En la unidad no sólo se controlan con pruebas y análisis los factores de riesgo globales. Rosa Fabregate, una El endotelio, diana clave El principal protagonista de estos estudios es el endotelio, la capa que tapiza el interior de los vasos sanguíneos, linfáticos y las cavidades cardiacas. Esa capa guarda los secretos de la enfermedad cardiovascular y es una diana clave en la prevención. Cuando el endotelio sufre, sabemos que existe un riesgo muy elevado de infarto de miocardio, y también que podemos evitarlo asegura José Sabán. El endotelio no es un elemento pasivo, sino un órgano muy activo que actúa como centinela. Entre el vaso sanguíneo sano y el enfermo, se produce un proceso intermedio de disfunción endotelial y ese es el momento que nosotros queremos detectar para actuar, antes de que aparezca la temida aterotrombosis explica. La aterotrombosis es una enfermedad potencialmente Fibras Musculares Placa de colesterol mortal y progresiva que, muchas veces, da lugar a problemas como el ictus (infarto cerebral) ataque al corazón y la muerte por causas vasculares. En el interior de las arterias se acumulan depósitos de grasa, fibras y minerales (placa) que las endurecen y hacen más angostas. El estrechamiento de las arterias puede, por sí mismo, causar síntomas. Aunque la mayoría de los problemas graves se deben a la ruptura de la placa y a la formación de un trombo. La Unidad del Ramón y Cajal pretende actuar antes de que aparezca la ate- rotrombosis o retrasar el proceso si ya se ha desencadenado, protegiendo la función endotelial. Al mejorar esta función, se reduce la inflamación, mejora la lesión de la arteria y se facilita el trabajo al HDL o colesterol bueno para limpiar la placa. También se quiere avanzar en el conocimiento; saber lo que ocurre en los estados intermedios, cuando los vasos han empezado a enfermar pero el proceso es controlable. El endotelio de una persona de 70 kilos puede pesar 4,5 kilos y tener una extensión aproximada de mil metros