Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 1 4 2006 Madrid 45 El lince vuelve a acaparar reproches entre el Gobierno y la Comunidad b Narbona critica las dudas de Aguirre sobre el hallazgo de las heces del felino en la región y Zabía replica a la ministra que se ponga de acuerdo consigo misma La Policía local procede al traslado de la hembra de jabalí, ya dormida, hasta un centro de Majadahonda ABC Una hembra de jabalí de setenta kilos sorprendió el pasado miércoles a los vecinos de una urbanización de Las Rozas, mientras deambulaba en busca de comida. La Policía Local consiguió dormirla con una cerbatana Un jabalí baja al supermercado y recibe una ración de anestesia TEXTO: MIGUEL DOMINGO GARCÍA LAS ROZAS. Desorientada, merodeaba por las calles en busca de ese alma caritativa que hace unos meses le dio de comer. Sólo eran unos desperdicios, pero tan abundantes, que volvió a bajar a Las Rozas, como quien baja al supermercado, a buscar alimento fácil para ella. Pero no lo encontró. De repente, se vio rodeada por numerosas personas poco dispuestas a darle comida. La Policía Local fue alertada pocos minutos antes, a las doce de la mañana, por los vecinos de la avenida de Madrid que, sorprendidos y atemorizados, habían visto desde sus ventanas un animal corpulento Y tanto. Setenta kilos de jabalí, que por suerte no se arrancó a embestir contra aquellos hombres que la azuzaban- -suavemente- -hasta un apacible parque, en la avenida de Canarias, ante la incrédula mirada de los vecinos que eran evacuados. Todo estaba preparado ante cualquier imprevisto, ataque de violencia o huida desesperada, pero no hizo falta abatirla. tana, fue trasladada al centro del Grupo de Recuperación de Fauna Autóctona (Grefa) en Majadahonda. Desde allí volverá a su Sierra, a su campo, a sus crías... de donde posiblemente no vuelva a bajar a la ciudad, donde un día te dan de comer y otro te duermen. Oleada veraniega No es la primera vez que los jabalíes se aventuran por Las Rozas, aunque casi siempre por zonas rodeadas de campo y árboles, y no en una calle tan céntrica como ocurrió el miércoles. Una de las primeras visitas de estos salvajes exploradores llegó el pasado verano, cuando la sequía ahogaba, y las piscinas y los jardines de las urbanizaciones prometían un fresco lecho de barro donde pasar el calor. La mayoría eran hembras, que con su prole buscaban raíces frescas y algo de agua. Se vieron por decenas, y en más de un par de ocasiones, la policía y los trabajadores del Servicio Municipal de Recogida de Animales tuvieron que sacar a algún animal de jardines privados. Como es lógico, el miedo fue creciendo entre los vecinos, ante unos animales cuya violencia y agresividad es de sobra conocida. La solución llegó de manera pacífica a mediados de agosto, en forma de abrevaderos que el ayuntamiento roceño creó al pie de la Sierra, rellenando de agua y maíz las vaguadas y antiguas lagunas. Allí los sedientos aventure- ros encontraron al fin agua y comida, y la oleada paró. El problema es que muchas personas aún les daban comida, atrayéndoles y acostumbrándoles a los humanos; y no son perros dóciles, sino animales salvajes que pueden reaccionar de manera violenta advierten desde el ayuntamiento. Reforzar las vallas de las urbanizaciones, llamar inmediatamente a la policía y sobre todo, no ofrecerles alimentos son las principales recomendaciones que hacen los veterinarios municipales si alguien ve uno de estos animales, ya que, según reconocen, no es raro que vuelvan a aparecer: son animales en plena expansión, que se acostumbran fácilmente a cualquier medio; seguramente regresen M. DÍAZ MADRID. El hallazgo de excrementos de un lince en el suroeste de la región volvió a acaparar ayer, por quinto día, el cruce de acusaciones entre el Gobierno central, la Comunidad, la oposición, los ecologistas y los vecinos de las localidades afectadas por el desdoblamiento de la carretera de los pantanos (M- 501) vía ubicada muy cerca de donde se han encontrado las heces del felino más amenazado. La ministra de Medio Ambiente, la socialista Cristina Narbona, insistió en pedir a la Comunidad la paralización de las obras en la carretera, aún más tras el hallazgo de los excrementos del lince. Sobre las dudas de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, sobre si estos restos fueron realmente depositados por el animal allí o fueron transportados, Narbona fue tajante: Cree el ladrón que todos son de su condición. Aguirre tiene a bien descalificar al Gobierno por varias vías y mentir a los ciudadanos El consejero de Medio Ambiente, Mariano Zabía, instó a Narbona a que se ponga de acuerdo consigo misma. Se lanza a afirmar como un hecho probado la existencia del lince en la región sin darse cuenta de que sus propias publicaciones la están contradiciendo El medio maratón cambia mañana el recorrido de 50 líneas de autobús ABC MADRID. Unos 50 autobuses de la Empresa Municipal de Transporte, EMT, modificarán su recorrido mañana, entre las 9.00 y las 13.00 horas debido a la celebración del Media Maratón Villa de Madrid. El Ayuntamiento ha puesto a disposición de los usuarios del transporte público el teléfono 902 507850. La salida del maratón está prevista a las 9.15 horas desde la calle de Bravo Murillo, entre Ríos Rosas y José Abascal, mientras que la meta estará ubicada en el interior del estadio de Vallehermoso. Las líneas que modificarán su recorrido serán la 2, 202, 3, 5, 7, 11, 12, 14, 16, 19, 21, 27, 29, 37, 40, 42, 43, 45, 49, 51, 52, 61, 64, 66, 67, 70, 80, 87, 107, 120, 124, 126, 127, 128, 129, 134, 135, 147, 149, 150, 173, 174, 178, Circular 1 y Circular 2, entre otras especiales. Naftalina para ahuyentarlos También en el otoño de 2003, y tras un verano de extremo calor, los vecinos de Colmenarejo vieron merodeando jabalíes por el Parque del Caño, donde se alimentaban de todas las zonas verdes que pillaban. Los animales no tenían suficiente comida en el Parque Regional de Guadarrama y bajaban hasta el pueblo a por más menú No querían herirlos. Tampoco que se habituaran al restaurante del Caño. Solución: llenar de naftalina el parque. Los jabalíes tienen un olfato muy desarrollado y eso les ahuyentó del lugar y de Colmenarejo. ¡Menudo bicharraco! Allí se quedó. Plácidamente. Hocicando la tierna y húmeda tierra. Como si esperara a que los servicios veterinarios del Ayuntamiento la retiraran, después de haber puesto en alarma a toda la calle. Cualquiera se atreve a salir con ese bicharraco por ahí fuera espetaban algunos en sus casas. Una vez anestesiada, con una cerba-