Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid SÁBADO 1 4 2006 ABC Más de 106.000 madrileños aspiran a 298 pisos en el tercer sorteo del Plan Joven En el PAU de Vallecas, Colmenar Viejo y Valdemoro b El Gobierno regional anuncia la celebración del cuarto sorteo a finales de mes, también en Colmenar Viejo, y recuerda que ha adjudicado más de 1.200 viviendas MARIO DÍAZ MADRID. Antes de irse a trabajar, ayer por la mañana, la madre de Agustín Poveda deseó suerte a su hijo. ¡Vaya si me la ha dado! exclamaba ayer Agustín, comercial de 31 años, loco de contento tras recibir la noticia de que había sido uno de los 298 agraciados con un piso del Plan de Vivienda Joven de la Comunidad, cuyo tercer sorteo se celebró ayer. No era para menos: había más de 106.031 candidatos. Junto a su novia, Agustín lleva 6 años aspirando a un piso público en distintas promociones. La pareja vivió junta, pero ambos decidieron volver con sus respectivos padres para ir ahorrando para la soñada casa propia: Es que es imposible aspirar a un piso libre, el otro día nos pidieron por uno de 2 dormitorios en Coslada 300.000 euros, y con avales de mil tipos comenta. Ayer, la carestía de la vivienda en Madrid dejó de convertirse en una preocupación. Agustín fue uno de los afortunados que recibirán un piso en el Ensanche de Vallecas por 515 euros al mes. Al séptimo año podrá decidir si lo compra, empleando para ello la mitad de lo pagado por el arrendamiento en todos estos años. Al final, este madrileño podrá disfrutar de su piso en la capital por menos de 140.000 euros. A los 40 pisos sorteados en Vallecas aspiraban los más de 106.000 jóvenes inscritos en la lista única de aspirantes a una vivienda del Gobierno regional. Los 258 pisos más rifados ayer se repartían entre Colmenar Viejo y Valdemoro, y aspiraban a ellos sólo unos 3.000 jóvenes, también inscritos en la lista única pero empadronados en estos ayuntamientos: algunos Consistorios se reservan las adjudicaciones de estas viviendas a sus vecinos. La administrativa Inmaculada Jiménez es vecina de Colmenar y, al igual que Agustín Poveda, ayer resultó agraciada con un piso. Es casi la única coincidencia con Agustín: este Plan de Vivienda es el primero al que se inscribe, hace justo un año; y obtuvo la vivienda en su pueblo, no en la capital, así que el alquiler se reducirá a 441 euros al mes y, al séptimo año, podrá comprarlo por menos de 120.000 euros. Mi número ha sido de los últimos, Decenas de miles de madrileños están pendientes de cada sorteo no me lo creía exclamaba ayer sonriente, contenta no sólo por ella: También le ha tocado un piso a mi prima y a una amiga aseguraba sin dejar de reír. Inmaculada siguió el sorteo en la propia Oficina de Vivienda, así que además de la felicitación de sus allegados la recibió del consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Mariano Zabía, y del alcalde de su localidad, José María De Federico. Me han dado la enhorabuena y poco más, yo estaba muy nerviosa, llamando a mi familia prosigue. Mariano Zabía aprovechó el sorteo para anunciar que a finales de este mes se celebrará el cuarto, en el que se sortearán 267 pisos más en Colmenar Viejo, y destacó que por el momento ya se han adjudicado más de 1.200 viviendas en seis localidades, aunque se tiene suelo para construir un total de 50.000 de las 79.000 casas que prevé aco- ABC Es imposible aspirar a un piso libre, el otro día nos pidieron por uno de dos dormitorios en Coslada 300.000 euros meter en esta legislatura. El PSOE, por su parte, volvió a dudar de esta previsión del Gobierno regional. Su portavoz de Juventud en la Asamblea, Javier Gómez, afirmó que la presidenta regional la incuplirá ya que lleva sorteados, que no entregados, el 1, 52 por ciento del total de su promesa electoral, y quedan apenas 15 meses para finalizar su mandato informa Ep. UGT, además, pidió al Gobierno regional que abandone su estrategia de brindis al sol y asuma un auténtico compromiso para resolver el problema de la vivienda juvenil Ni Agustín ni Inmaculada estaban ayer para críticas. No tenían mucha idea de las características del piso, ni siquiera de cuándo se lo entregarán, pero les daba igual. Lo que queremos es irnos a vivir de una vez juntos a una casa que podamos pagar resumía Agustín.