Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 SÁBADO 1 4 2006 ABC Madrid La reforma de la plaza de la Cebada y la Cava Baja empezará en mayo y estará lista en 4 meses Se ampliarán las aceras y se construirá una glorieta elíptica regulada con semáforos b Las plazas de estacionamiento para residentes y las de carga y descarga de la Cava Baja quedarán intactas. Sí se perderán 31 de las 52 plazas del SER SARAH ALLER MADRID. Las obras para remodelar la plaza de la Cebada y la Cava Baja empezarán en mayo, justo después de San Isidro, y estarán listas en cuatro meses. Así lo anunció ayer el alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, que recorrió a pie el barrio y desgranó el contenido de esta reforma que pretende recuperar espacio para los peatones. El proyecto municipal no eliminará el tráfico en la zona, un detalle que algunos vecinos se encargaron ayer de reprochar al alcalde, pero sí reducirá su influencia, según dijo Gallardón, al mínimo indispensable En concreto, la intención del Ayuntamiento es construir una nueva glorieta elíptica en la plaza de la Cebada para facilitar, según el alcalde, la fluidez del tráfico. Estará regulada por semáforos, que evitarán los embotellamientos y, de paso, aumentarán la se- guridad de los viandantes. Para ellos está pensada también la ampliación de las aceras próximas, que pasarán a tener un ancho mínimo de dos metros. Como consecuencia de esa ampliación, los taxistas encontrarán cambios, puesto que su parada actual cambiará de emplazamiento y se situará en la calle de Toledo. Reclamaciones de los vecinos Unos metros más allá, en la calle de la Cava Baja, también habrá novedades. La más llamativa será la variación del tamaño de las aceras que, al igual que en la Cebada, pasarán a ser más amplias. En concreto, duplicarán su tamaño, al pasar de los 0,81 y 1,12 metros actuales a los 1,5 y 3 futuros, respectivamente. Para conseguir que las aceras de la Cava ganen terreno será necesario perder plazas de aparcamiento. Según el Ayuntamiento, la distribución de plazas resultante será la siguiente: se mantendrán todas las de residentes- -15 en total- además de las 7 destinadas a carga y descarga. Las que sí se perderán, en cambio, serán 31 de las 52 plazas de rotación del servicio de estacionamiento regulado que hay en esta vía. El alcalde, ayer, durante su recorrido por el entorno de la plaza de la Cebada El alcalde, que dio todos los detalles de la operación a pie de calle, recorrió la zona acompañado por sus concejales de Seguridad y Medio Ambiente, Pedro Calvo y Paz González, respectivamente. También hubo representación de los comerciantes de la zona, con el restaurador Lucio a la cabeza. A la cita, desde luego, no faltó nadie. Ni siquiera los vecinos, que aprovecharon el paseo al más puro estilo electoral del alcalde por pleno casco histórico para reclamar y sacar a relucir un rosario de cuestiones. La polémica de los parquímetros, la frustrada peatonalización de la Cava Baja, las obras de la capital, la conservación de la muralla árabe y su posible afectación a las viviendas próximas... Gallardón escuchó un poco de todo. Sobre la peatonalización de la Cava Baja, el alcalde recordó que la idea de no peatonalizar pero sí reducir el tráfico en la zona ha sido consensuada con vecinos y comerciantes Para apoyar esta tesis estaba el restaurador Lucio, que se refirió a la Cava, donde está emplazado su establecimiento, como la calle más industrial de España a la que en nada beneficiaría, dijo, el corte al tráfico rodado. Hubo quien recriminó al alcalde el empezar obras sin terminar otras y quien reclamó más limpieza y seguridad para Lavapiés. ANTES Y DESPUÉS EN LA CAVA BAJA La muralla árabe de la Cava Los más agobiados, sin embargo, eran los vecinos del número 30 de la calle de la Cava Baja, que han seguido con preocupación la idea del Ayuntamiento de recuperar los restos de la muralla árabe que linda con sus viviendas. Incluso invitaron al alcalde a entrar en el edificio- -rehabilitado en 1992- -para mostrarle el estado de conservación del lienzo árabe. Nunca se pensó en tirar nada dijo el alcalde para tranquilizar a los vecinos. Las casas habitables, recordó, no serán sometidas a reforma, que sólo afectará a aquellos inmuebles que soliciten ayuda municipal. En total, las obras presentadas ayer afectarán a más de 3.500 metros cuadrados. Además, se pretende renovar el aspecto de la zona, con una nueva pavimentación y la instalación de 210 Situación actual Recreación Los vehículos invaden ahora prácticamente todo el trazado de la calle. Hay 15 plazas de aparcamiento destinadas a los residentes en la zona, 52 de rotación del servicio de estacionamiento regulado y 7 reservadas para labores de carga y descarga. Como consecuencia de la habilitación de zonas de aparcamiento, las aceras de la Cava Baja son estrechas. Ninguna de ellas supera los 1,12 metros de ancho. El proyecto municipal prevé la renovación de pavimentos con enlosados, adoquinados de piedra granítica y asfaltado. Además se pretende modificar la sección de la calle, ampliando la anchura de las aceras para dar más espacio al peatón. Así, pasarán de los 0,81 y 1,12 metros actuales a 1,5 y 3 metros, respectivamente. Se instalarán 210 bolardos y se perderán 31 de las 52 plazas del servicio de estacionamiento regulado.