Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Internacional SÁBADO 1 4 2006 ABC DIPLOMACIA E HIPOTECAS l encarecimiento modesto pero real de las hipotecas inmobiliarias debiera recordar a cada cual hasta qué punto la prosperidad de España y Europa son frágiles y están amenazadas por acontecimientos que escapan al sonambulismo carpetovetónico y europeo. Buena parte de los ingresos de millones de ciudadanos están hipotecados a las exportaciones dirigidas a la zona euro. Pero hace años que la zona euro crece mucho menos que EE. UU. y las grandes potencias emergentes, India o China. Hace años que la UE invierte mucho menos que los EE. UU. y sus principales rivales comerciales JUAN PEDRO en I+ D, retrocediendo QUIÑONERO comparativamente. La situación de los grandes vecinos no invita al entusiasmo. A pesar de la evidente eficacia de los modelos inglés e irlandés, el fin de reino de Tony Blair corre el riesgo de ser menos glorioso de lo esperado. Francia está postrada en una grave crisis. En vísperas electorales, Italia no se percibe como un modelo de dinamismo. Y la Alemania de Angela Merkel está parcialmente maniatada a una gran coalición que tiene la ventaja del consenso provisional y el inconveniente de la cohabitación entre proyectos enfrentados. Hace semanas, Moscú recordó con brutalidad la dependencia energética continental. Bastaría una decisión en el Kremlin para recortar de manera inquietante los abastecimientos donde se funda nuestra hipotecada prosperidad. Las alternativas ¿Oriente medio, Argelia? hacen más palmario el ilusionismo europeo. La UE ni siquiera es capaz de influir en Hamás. ¿Qué haría Europa si Teherán termina por dotarse de misiles balísticos de largo alcance? ¿Qué harían Madrid y la Unión ante una amenaza de agitación islamista en el Magreb? Ya es difícil y dramático contener la todavía tímida marea humana que busca pan y libertad en nuestras cosas. ¿Qué harían Marbella, Alicante, Valencia o el cantón de Cartagena contra grupúsculos islamistas capaces de morir matando, como en Bagdad? La diplomacia europea es una piadosa ilusión cuya realidad práctica no va mucho más allá de los saneados sueldos que cobra una burocracia apátrida. Los teóricos de la construcción política de Europa conocen bien esas realidades. Pero se refugian en el escapismo administrativo, insistiendo en la necesidad de relanzar la Unión. Sin embargo, en el terreno institucional, no será posible mover ficha antes de las presidenciales francesas (primavera 2007) Luego comenzarán largos años de imprevisibles negociaciones. En los terrenos empresarial, político y diplomático, los intereses nacionales y patrióticos tienen una importancia crucial. En el terreno económico, el encarecimiento lento de las hipotecas marca una tendencia la de una realidad que escapa a nuestro control y puede amenazarnos con crueldad. El Ayuntamiento de Nueva York ha hecho públicas las desesperadas conversaciones que mantuvieron las víctimas del 11- S con los servicios de emergencia desde el coloso en llamas E La última llamada MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Shimmy Biegeleisen pasó sus últimos siete minutos de vida frustrado ante el teléfono. Eran las 9.52 de la mañana del 11 de septiembre de 2001. En su llamada al número de emergencias de la ciudad el hombre buscaba ayuda para él y otras seis personas que habían quedado atrapadas en una oficina de la planta 97 de la torre sur. El humo era muy espeso, clamaba. La llamada fue transferida de un operador a otro, con toda la desesperación que ello acarrea. Primero, el operador de emergencias. Luego, el de la Policía. Después, el de los bomberos. Por último, un ruido infernal. El edifició se desplomó sobre ellos. Los retazos de audio que ponen voz a la tragedia casi cinco años después fueron dados a conocer ayer en 11 discos compactos que contienen casi once horas de contactos telefónicos. El Ayuntamiento de Nueva York se ha resistido cuanto ha podido, y de hecho un juez ha tenido que forzarle tras una demanda interpuesta hace dos años por el diario The New York Times y nueve familiares de víctimas. La única concesión que ha hecho el juez es permitirle que borre las voces de las víctimas por respeto a la intimidad de las mismas, lo que deja al oyente con una sola parte de las conversaciones, la de los empleados municipales que contestaban las llamadas. Son 130 personas las que buscaron ayuda a través de este servicio, muchos de ellos en representación de grandes grupos que se habían reunido en diferentes salas del edificio para buscar juntos una ruta de salida que nunca encontraron. Sólo dos recibieron las instrucciones que podían salvarles: evacuar el edificio. A los demás se les tranquilizó con la promesa de que la ayuda estaba en camino y se les ordenó que se quedaran donde estaban sentados. La Torres Gemelas en llamas, tras los impactos de los dos aviones AP No salga al pasillo, tiene que quedarse en la oficina se oye decir a una operadora de la Policía En la Cantor Fitzgerald lanzaron los ordenadores contra las ventanas para poder respirar tiendo... Un segundo, señor, le voy a conectar En contra de sus instrucciones, en la planta 104 de la torre norte, donde entre 20 y 50 personas se refugiaron en una sala de conferencias de la empresa Cantor Fitzgerald, los empleados arrojaron los ordenadores por la ventana para romper los cristales en busca de un poco de aire fresco. O al menos eso le contó Andrew Rosenblun a su esposa en Long Island. La existencia de estas conversaciones pilló desprevenidos a mu- Instrucciones de manual No, señor, no puede. Tiene que quedarse ahí hasta que llegue alguien se oye decir a una operadora de la Policía. No salga al pasillo, tiene que quedarse en la oficina. Están subiendo por las escaleras, están a punto de llegar asegura otra. Las voces transmiten mecánicamente instrucciones de manual, y muy pocas se salen de la formalidad del papel. Todas recomiendan mojar toallas para cubrir las rendijas de la puerta. Sí, ya entiendo que hace calor y que le cuesta respirar. Póngase la toalla mojada en la cabeza. Lo sé... Sí... Lo entiendo, señor... Lo entiendo... Lo entiendo... Lo en- chos de los familiares que ni siquiera sabían que su ser querido tuvo la oportunidad de pedir auxilio por teléfono. Sólo 27 personas han sido identificadas, gracias a que facilitaron sus nombres durante la llamada. Los familiares de éstas pueden recoger el audio en el Ayuntamiento, pero no todos están seguros de querer revivir la pesadilla que han tratado de olvidar en estos cinco años. La familia de Alayne Gentul, jefa de personal de una de las empresas que ocupaba cuatro plantas de la torre sur, ha recogido el disco pero no piensa oírlo: Sólo hemos ido a por él para dejar la opción abierta para los niños confiaron al diario The New York Times. Esta opción es la que quieren tener abierta los demás, que urgen al ayuntamiento a hacer públicas todas las voces para que puedan ser reconocidas por sus familiares. No queremos convertir a las operadoras en cabezas de turco prometió un portavoz de las familias, pero continuaresmos nuestra lucha y apelaremos al Supremo aseguró.