Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión SÁBADO 1 4 2006 ABC AD LIBITUM DESDE MI BUHARDILLA SIN PULSO, SIN VIDA STÁ claro que José Luis Rodríguez Zapatero quiere pasar a la Historia y figurar en ella con letras grandes y recuadro de laureles. Todos sus gestos en los dos años que lleva instalado en La Moncloa apuntan en esa dirección. Hubo un momento en que pareció que el nuevo Estatut era su pasaporte para ese rincón de la gloria, y hasta Pasqual Maragall ha reconocido el esfuerzo realizado por el presidente Zapatero para lograr la ley de autogobierno más ambiciosa de los tres últimos siglos No parece ahora que vayan por ahí sus pasos de inmortalidad. El presidente no quiso ocupar la tribuna del Congreso en el histórico día de la aprobación del poléM. MARTÍN mico texto y dejó que fueFERRAND se la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, la que dejara sentenciado que el Estatut dejará especial huella en nuestra historia Zapatero es consciente de que alguien tendrá que pagar esa factura, porque las grandes transformaciones, especialmente en lo que afecta a la soberanía de los pueblos, tienen precio. El instinto, más que la razón, parece haberle aconsejado la búsqueda de la hornacina de su fama en los panteones del recuerdo por caminos distintos, y ya se le ve concentrado en la solución del problema de la violencia terrorista a partir del alto el fuego anunciado por ETA. El problema reside en que, mientras llega el momento de la gran gloria de Zapatero, y dando por buenos los efectos que pueden acompañar al Estatut, España está átona. No tiene pulso. Como nos recuerda el caso escandaloso, pero no único, de las detenciones efectuadas en Marbella, el país vive una intensa y bien organizada corrupción que afecta, para mayor alarma, a la columna vertebral de la primera, por volumen económico y capacidad de empleo, de las actividades nacionales. Sobre ese sucio magma se levanta un Estado que no avanza en sus infraestructuras en la medida en que lo demandan sus necesidades y que, en el plano de las administraciones autonómicas, reproduce con asustante precisión la patología previa del conjunto. A Mariano Rajoy le preocupa que estemos en el principio del fin de la España moldeada con la Constitución del 78. Eso es cierto; pero ¿es una circunstancia para el lamento o para la esperanza? El hecho de que nadie parezca saber adónde vamos, cuál es el destino nacional y cuáles sus límites y posibilidades es una espoleta para el susto, pero también es verdad que ello es una consecuencia de esa Constitución a la que ahora, más que antes, algunos miran con reverencia propia para los asuntos dogmáticos y no con el más sencillo respeto que merecen los acuerdos entre partes. En ese ambiente, no exento de confusión, el futuro histórico de Zapatero está en veremos. La ambición no es suficiente motor para llegar a la meta. Necesita además una ruta, un destino y muchísima cautela. MIS INMIGRANTES unos muy buenos días que se nos fueron en jugos, caOY a hablarles de Bei. Para mí, la Bei no es la chos y risas. Luego sobrevolamos los Andes como un Banque européenne d investissement sino cóndor de esos que ya nadie atisba, nos asomamos al el diminutivo de la chica que viene todos los río Guayas, que tiene la cadencia de los mares, y nos días a mi casa a organizarla y expandirla. A bajarle volvimos. Y nos dejamos en El Ecuador, además de un los humos. A sembrarla de panes y blanquearla de sol de justicia y el botón que le abrocha al mundo la leche. A llenarla de ajetreos y presencias. A devolvercintura, todo lo que un hombre puede esperar le, también, su equilibrio de sábanas frescas y de un hermano. suelos encendidos, de cervezas heladas y crisLa Bei ha aprendido algunas palabras del estales ardientes, de olor a pino y perfume de pañol de acá, y me ha enseñado unas cuantas sopa. Ése que sube hasta mi buhardilla por la del español de allá, sobrevividas a los siglos o espiral de la escalera, y me pone un humor de arañadas al quechua. Allí, con una etimología infancia en el olfato, y me da un abrazo intangique no acierto a rastrear, a la suciedad la llable que, de puro prieto, siempre se me hace man tatay y al calor apukai que es lo que agua. aún dice mi nena cuando teme quemarse. TamComo si tales artes no fueran suficientes, la LAURA bién ha aprendido a tolerar mi entonación casBei cuida de mi hija cuando yo no puedo o me CAMPMANY tellana, seca y como hiriente, y la premura con ausento. Cuidar es decir poco, porque además que vivo y discurro. A cambio me ha aleccionado, conla adora. Le da besos en las pupitas, para que sanen fieso que con escaso éxito, en la costumbre de la pahoy o mañana, le enseña los misterios del color en un ciencia y la virtud de la dulzura. Para decirlo con totorbellino de papeles, o los de la cuchara en las profundas las letras, a quien debo la libertad que ella se dejó didades de un potaje, le pone horquillas en el pelo, en el nombre de su pueblo, y acaso en el camino, no es para doblegarlo en beneficio de la frente, y a veces, a mis estudios, ni a mi trabajo, ni a mi absoluta fe en cuando se puede porque no jarrea, se la lleva al parla igualdad de los sexos, sino a mi Bei. que a coger castañas o flores de primavera, a columMe temo que las mujeres que vivimos como hompiarse sin consecuencias y a mancharse, como es su bres también necesitamos detrás de nosotras, o a obligación, de verdín y de tierra. En las oscuras tarnuestro lado, a una gran mujer. La que a mí me acomdes del invierno, le canta canciones de otros guaguas. paña vino de lejos con su carné de inmigrante, su vida La Bei es ecuatoriana. Nació en una aldea de montalimpia, su nostalgia imborrable y un sueño global de ña llamada La Libertad donde a pesar de la latitud rascacielos, aprendizajes y posibles. A estas alturas, hace frío, y donde a pesar del frío se cultiva el campo, ni yo me extraño de ella ni ella se extraña de mí. Y no se cría el ganado y se vive mucho al viento. Yo estuve es la única que conozco. Están Eva, y Loyda, y Diaen El Ecuador hace unos años y no tuve ocasión de na... Hay un algo sin nombre que les envidio. No sé si recorrerlo entero, pero sí de sospecharlo. Tras pasearregresarán algún día a sus países, pero por ahora me por Quito bajo la impresionante silueta del Pichinaquí es donde laten y trabajan, aquí es donde arriman cha- -el de los estornudos de ceniza- me marché a el hombro, aquí es donde llueven con sus manos y se Cuenca con el Vitorio, a casa de sus primos de ultraalzan con sus empresas. All the pleasure is mine mar, a abusar de la hospitalidad y el cariño de esa Bienvenidas, y gracias. rama profesoral y exiliada de su sangre, y a pasar E V -Cuando por fin me quite el pasamontañas y no quiera oír hablar más de domicilios registrados por la Policía ni de interrogatorios ni de encarcelamientos, me gustaría irme a vivir tranquilo a Marbella