Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 Espectáculos VIERNES 31 3 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO En tierra de hombres Lifting de corazón Machitos de mano dura y sesos blandos EEUU. 2005. 126 m. Director: Niki Caro Intérpretes: Charlize Theron, Frances McDormand, Woody Harrelson JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Moraleja: el tango rejuvenece Argentina Director: Eliseo Subiela Intérpretes: Pep Munné, María Barranco, Moro Anghileri E. RODRÍGUEZ MARCHANTE elícula para ser revisada por los machitos de mano fácil, cerebro corto y atributos menores. Esos que anidan en el fondo de los países, hundidos en la era de Cromañón y que de repente se topan con la civilización, que ha avanzado y les acaba arrollando como si fuesen, que lo son, fósiles condenados a desaparecer, barridos del mapa por los tiempos modernos. Trata la historia de la lucha de una mujer por hacer valer sus derechos como ser humano en el duro mundo de las minas, pero de las minas de verdad, de tipos duros, machos de andamio, de los de arrancar prendas íntimas a bocados, con grito gutural fácil, ladrillos en la boca y serrín en la cabeza. La película ahonda con crudeza en el acoso sexual que sufren las mujeres en la mina, cómo lo que empieza como broma grosera y estúpida va creciendo en chabacanería y volviéndose cada vez más peligroso. Es en esa ley de la selva donde se mueve el trabajo de Niki Caro, con agilidad, con realismo, con sufrimiento y con indignación ante la injusticia e impotencia de la protagonista (tremenda Theron) que lucha con denuedo ante un muro de nubes negras ancladas en la podredumbre de unas costumbres arcaicas. Va todo por buen carril hasta que Caro se doblega en el final, una guinda amarga trucada en pastelón yanqui con forma de escena boba indigna del resto de la película, un fondo teatral de quinto orden. Triste epílogo para quitarle el lustro al buen trabajo realizado. Una pena. P E Moro Anghileri y María Barranco, en una escena de la película Lifting de corazón entre el amor joven o el verdadero MARTA MOREIRA VALENCIA. El director argentino Eliseo Subiela Últimas imagenes del Naufragio El lado oscuro del corazón estrena hoy en toda España Lifting de Corazón una comedia romántica, con algo de enredo, en la que se aborda de nuevo el pernicioso efecto que ejerce el paso del tiempo sobre el amor verdadero horadado por la convivencia, pero sobre todo sobre el amor pasional, que como tal es pasajero. María Barranco, Pep Munné y la joven actriz argentina Moro Anghileri encabezan el reparto de esta coproducción española- argentina en la que Subiela abandona el tono melancólico de otras cintas por un estilo más desenfadado, inspirado, según él, en Sonrisas de una noche de vera- no de Ingmar Bergman. Narrada en algún momento como si el guión se basase en un bolero, la historia parte de un matrimonio sevillano, burgués y moderno, que se rompe cuando las prietas carnes de una jovencita bonaerense se cruzan en el camino de Antonio (Pep Munné) un prestigioso cirujano andaluz que sucumbe sin por ello atraverse a abandonar a su esposa, fiel compañera de viaje. Las mujeres son aquí heroínas, los únicos personajes que toman las riendas de su destino y saben sacar provecho de las crisis personales, mientras que el género masculino navega en una pueril ambigüedad. En Lifting de corazón aflora también un axioma personal del director: que el amor verdadero es trabajo y compromiso, no fuegos artificiales l rasgo más característico del cine de Eliseo Subiela: un sano y surrealista impudor, una absoluta y total falta de recato en el modo de arrojar ahí, al cuadrado, el manantial de sus ideas y sentimientos, convirtiendo a sus personajes en destellos de honestidad y desvergüenza. Eso, y un auténtico ojo para orlar actores y más exactamente, si se me permite, actrices. Cuerpos desnudos que levitan sobre las camas, hadas que no se dejan cazar, litros de nostalgia resbalan por la cascada del tiempo, una imposible mezcla sonora de Benedetti y Borges. En Lifting de corazón cuenta otra historia de pérdidas y de encuentros, de amores en borbotón, de pasiones que huyen al compás del tiempo, de la vejez y de las viruelas. El protagonista es Pep Munné con un sorprendente acento andaluz, y la historia se centra en su vaivén entre dos mujeres y dos estados, tanto geográficos como emocionales, pues la aventura transcurre entre casa y Buenos Aires y entre un médico maduro y burgués a punto de ser abuelo y un predador a la caza de una pieza que interpreta una impresionante actriz llamada Moro, Moro Anghileri. ¿Y qué tiene esta película que no tengan otras que han contado lo mismo? Pues, el impudor de Subiela, que no le ahorra al espectador ni una esquirla de abrasador sentimiento y diálogo extremo; impudor que tampoco oculta en sus ecos digestivos (el taxista) ni en sus flatos morales y vitales o en su aliño de drama y comedia.