Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura VIERNES 31 3 2006 ABC Muere Salvador Elizondo, cronista del instante b Farabeuf la novela que no es novela que hace poco cumplió 40 años, revolucionó las letras mexicanas y se convirtió en un clásico maldito del siglo XX La nueva piel del melodrama, en ABCD las Artes y las Letras ABC MADRID. Del folletín decimonónico al serial radiofónico y de éste a la telenovela, el melodrama ha ido cambiando de piel, y convertido en culebrón, se ha transformado en un fenómeno mundial capaz de convocar a más de dos mil millones de telespectadores. Reflexionan sobre este asunto, en el número de este fin de semana de ABCD las Artes y las Letras, Ibsen Martínez, Fernando Castro Flórez, Domingo Hernández Sánchez, Hilario J. Rodríguez y Félix Romeo. Entre otros contenidos de interés, ABCD ofrece también mañana a sus lectores una entrevista con el ensayista norteamericano Ted Fishman, autor de China S. A. que analiza las nuevas perpspectivas mundiales que abre el imparable desarrollo económico protagonizado por el gran país asiático. Las páginas de Arte se detienen en la primera exposición en España del pintor alemán Peter Zimmermann, que en el CAC Málaga ejemplifica los nuevos derroteros de la pintura contemporánea. Cine se ocupa del legado brechtiano, y Música, de la Semana de Música Religiosa de Cuenca. Detalle de una de las obras expuestas en la Casa de Rembrandt AFP Rembrandt vuelve a su casa de Amsterdam con una completa retrospectiva La búsqueda de un genio reúne obras del Louvre, la National Gallery o el Metropolitan JAVIER HERNÁNDEZ ENVIADO ESPECIAL AMSTERDAM. La antigua y burguesa Beerstrat, en pleno corazón de la Venecia del Norte, recibió en 1631 un vecino muy especial, un artista al que su Leiden natal se le había quedado pequeña. Rembrandt ansiaba una posición social mayor. Y la encontraría en Amsterdam, primero en su taller y luego dejando que ellos se encargarán de venderle sus obras por medio mundo. Mañana, aquella coqueta casa de tres plantas convertida ya en museo abre al público La búsqueda de un genio la gran retrospectiva incluida dentro del grueso de exposiciones del cuarto centenario del nacimiento de uno de los maestros de la pintura holandesa. La exposición, que reúne sesenta obras, entre retratos, grabados, paisajes e incluso bocetos de algunos de sus cuadros más célebres, arranca con un Autorretrato fechado en 1640, que el Museo Thyssen- Bornemisza ha cedido para la ocasión. En realidad- -explica el conservador Ernst van de Wetering- -eran encargos, porque ya entonces tenía fama mundial Rembrandt va más allá de sus fotográficos juegos de luces y sombras. Sus cuadros viajan del naturalismo, buscando el análisis y la reflexión del espectador, dos constantes que se hicieron más acusadas con la muerte de su mujer, Saskia, y dos de sus tres hijos. A esa tragedia, Rembrandt tuvo que añadir que su obra maestra, Ronda de noche (1642) no fue entendida en aquellos años en los que al cúmulo de desgracias se le une la ruina económica, que le obliga a dejar su casa y vender su colección de arte. Obras que estaban desaparecidas Sus retratos se vuelven más tenebristas. Pero, en palabras de Van de Wetering, sigue su evolución -Rembrandt huye de las llamadas influencias de los clásicos- -como en Retrato de John Amos Comenius (1660) Estudio de una mujer de 1640, también ha vuelto a donde se gestó. El Louvre, la National Gallery de Londres o el Metropolitan de Nueva York son algunos de los museos que han cedido las obras del artista, que cuelgan de la sala de estar, el cuarto donde daba clases de pintura o en su estudio. La retrospectiva, que es un proyecto de cooperación de instituciones como el Rembrandt Research Project, el Rembrandthuis Museum y la Gemäldegalerie berlinesa, también incluye dos cuadros durante mucho tiempo desaparecidos, El sabio en el púlpito y La sabia con sombrero MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. El cáncer lo había ido apartando del mundo y dejado a solas con sus letras. Estoy como Luis XIV: después de mí, el diluvio. Ya, que se lo lleve todo la chingada decía en diciembre pasado, en una de las raras ocasiones en que la enfermedad le permitió abandonar su casa de Coyoacán para celebrar los cuarenta años de Farabeuf o la crónica de un instante la novela que no es novela con la que revolucionó las letras mexicanas y se convirtió en un clásico maldito En la madrugada del jueves un paro respiratorio puso fin a la vida de Salvador Elizondo. Pasó dulcemente del sueño a la muerte y como él quería: sin sufrimiento y rodeado de su familia, en su cama relataba a La Jornada su esposa, la fotógrafa Paulina Lavista. Hace tres años, tras ser sometido a una intervención quirúrgica, Elizondo reconocía: La muerte es nada. ¡Nada! Creo que si hay infierno y cielo, será muy divertido. Las diez horas que estuve con anestesia son las mejores que he pasado en mi vida, sumido en la nada: ni más grande ni más chico, ni más bueno ni más malo, ni más corto ni más largo. Todo da igual Elizondo nació en la capital mexicana en 1932. Tras acercarse al séptimo arte (llegó a rodar un corto de diez minutos, Apocalipsis en 1960 publicó su primer libro de poesía, al que siguieron libros de relatos como Narda o el verano El retrato de Zoe y otras mentiras El Grafógrafo o Teoría del infierno y otros ensayos En 1965 aparecerá Farabeuf Este libro parte de una fotografía de un suplicio chino publicada en un diario pequinés de comienzos del siglo XX, que ya inspirase las lucubraciones de Georges Bataille en Las lágrimas de Eros José Emilio Pacheco lo definió como un escritor para escritores a lo que Elizondo asentía con insistencia. Necesariamente, he tenido que ser un escritor para un cierto público. Mi obra está traducida al inglés, pero en ediciones universitarias. No se vende en las librerías dijo a Milenio No soy un escritor exitoso, sino de minorías, afortunadamente En enero de 2004 le fue extirpado el peroné para reconstruir su maxilar y apartarlo de la vida pública. A su muerte le sobrevive Pasado anterior una obra inédita que entregó al Fondo de Cultura Económica y que reúne más de 300 artículos de prensa. Tras recibir un homenaje en el Palacio de Bellas Artes, sus restos mortales serán incinerados.