Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Internacional ISRAEL, ANTE EL LEGADO DE SHARÓN VIERNES 31 3 2006 ABC Boicot del Cuarteto de Madrid a Hamás J. C. JERUSALÉN. El efecto dominó surgido tras el juramento del Gobierno de Hamás sigue su curso imparable. Primero fue Estados Unidos. Poco después lo anunció Canadá. Ayer lo hizo el Cuarteto de Madrid (EE. UU. la UE, Rusia y la ONU) Todos al unísono: si el Ejecutivo palestino de los fundamentalistas islámicos no reconoce a Israel, no renuncia a la violencia y entrega las armas, y no acepta los acuerdos del pasado entre Tel Aviv y la OLP, no recibirá más ayuda económica de Occidente. Mahmud Abbas y Ehud Olmert, quienes ayer sostuvieron una conversación telefónica por la victoria electoral del Kadima, comentaron en cambio la nueva situación creada tras los comicios palestinos. Sea como fuere, la suerte está echada y el boicot a Hamás y su Gobierno se extenderá por gran parte de la comunidad internacional para desgracia del pueblo palestino que otra vez pagará las consecuencias. Un colono israelí, armado con un fusil M- 16, pasaba frente a un grupo de palestinos ayer en la ciudad cisjordana de Hebrón EPA La Palestina imposible de Olmert Sus planes para Cisjordania convierten en utópico un Estado viable de sus nuevas fronteras para el año 2010, paralelas al muro ilegal, Israel se anexiona de facto parte de Cisjordania y de Jerusalén Oriental JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. La Palestina imposible que Ehud Olmert tiene en la cabeza y sus asesores ya han trazado en sus mapas es la misma que ideó, mucho antes de caer en coma, Ariel Sharón. La Palestina imposible de Olmert es la misma que confirmó en la prensa la mano derecha del primer ministro hebreo, Dov Weisglass, para justificar la evacuación de Gaza. La Palestina imposible de Olmert fue diseñada en la oficina del primer ministro israelí de manera unilateral, sin contar con los palestinos, tampoco con la comunidad internacional extasiada por la retirada de Gaza, mucho antes de que ni siquiera Hamás hubiese decidido presentarse a las elecciones legislativas, que luego ganaría. La Palestina imposible de Olmert, que cuenta con el consenso de la mayoría de los partidos políticos israelíes y de la opinión pública hebrea, como ha quedado demostrado durante la campaña electoral y con los resultados de los comicios del martes, consiste en anexionarse una buena parte de Cisjordania y mantener los más estratégicos y más poblados bloques de asentamientos judíos (Maale Adumim, que pronto estará unido a Jerusalén en un proyecto que critica incluso Estados Unidos; Gush Etzion, entre Belén y Hebrón, y el enclave de Ariel, muy metido en los Territorios Ocupados Palestinos) b Con el trazado La Palestina imposible de Olmert, incluida en su Plan de Consolidación, vería desalojados a 60.000 colonos judíos de los 240.000 que ocupan Cisjordania en contra de la resolución 242 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Es decir, 180.000 colonos, además de los 200.000 que viven en la anexionada Jerusalén Oriental, permanecerían más allá de las fronteras de 1967. La Palestina imposible de Olmert se toparía de bruces con el muro y la valla que Israel levanta en su mayor parte en territorio ajeno y que han sido declarados ilegales por la Corte Internacional de Justicia de La Haya, sentencia nunca reconocida por Tel Aviv, como tampoco las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. La Palestina imposible de Olmert, cuyo plan ha valido para que Hamás y Mahmud Abbas coincidieran al me- nos en una cosa al considerarlo el mecanismo definitivo para la aniquilación de Palestina no se verá recompensada con la retirada del Ejército israelí, que permanecerá desplegado en los enclaves judíos, a la postre evacuados, por razones de seguridad, con lo que los palestinos de a pie seguirán sometidos a los controles militares a las puertas de sus ciudades y en esas carreteras sólo para árabes en las que ya trabajan los ingenieros hebreos. La Palestina imposible de Olmert fue también ayer, Día de la Tierra, jornada en la que se conmemoraba el 30 aniversario de la muerte en 1976 de 6 árabes- israelíes que se manifestaron contra las medidas del Gobierno hebreo para transferir tierra de los árabes, musulmanes y cristianos, a manos judías, portada en muchos medios de comunicación locales. La Palestina imposible de Olmert, en contra de lo señalado por la ONU y la Hoja de Ruta refrendada por el Cuarteto de Madrid, no gozará de continuidad ni de contigüidad territorial. La Palestina imposible de Olmert no contará con la libertad de movimientos de sus ciudadanos en Cisjordania, que quedará a su vez del todo aislada y separada de Gaza. La Palestina imposible de Olmert recibirá en un futuro inmediato el visto bueno de Estados Unidos, como ya anticipó ayer en Berlín de manera implícita la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, lo que provocará que, con el tiempo, se sume al mismo carro la Unión Europea. ¿Una tercera Intifada? La Palestina imposible de Olmert, para la que el líder del Kadima se ha dado un plazo de un año para poner en marcha y de cuatro, hasta 2010, para caricaturizarla del todo, desencadenará, en palabras de Hamás y en opinión de analistas nacionales y extranjeros, la tercera Intifada, más dañina que las anteriores, con más víctimas, con ataques más puntuales y sofisticados, como ya se ha comenzado a apuntar con el lanzamiento el miércoles, por vez primera, de dos cohetes Katiusha de fabricación iraní, desde Gaza a Israel. La Palestina imposible de Olmert no impedirá formar la nueva coalición de Gobierno, salvo en el caso del cortejado Israel Beitenu, de Avigdor Lieberman, quien también ayer, Día de la Tierra, abogaba por transferir a los árabes- israelíes, ciudadanos de Israel de pleno derecho, con o sin su consentimiento, a los Territorios Palestinos. Esta es la Palestina imposible de Dov Weisglass. De Ariel Sharón. De Ehud Olmert.