Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 VIERNES 31 3 2006 ABC Internacional El Consejo refrenda la constitucionalidad del plan de empleo juvenil en Francia Sindicatos y estudiantes bloquean carreteras y estaciones, y convocan otra jornada de protesta ministro y el presidente de la Asamblea amenazaron con dimitir horas antes de conocerse la sentencia si el presidente Chirac retiraba el proyecto JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. El Consejo Constitucional aprobó ayer sin ninguna reserva la ley de Igualdad de Oportunidades y, en particular, el artículo que instituye un Contrato de Primer Empleo (CPE) que puede ser promulgado con rapidez. El presidente francés, Jacques Chirac, hará esta noche una declaración solemne a la nación. Sindicatos y asociaciones estudiantiles ya habían convocado una nueva jornada de huelgas y manifestaciones. La aprobación sin reservas del Consejo Constitucional obliga al jefe del Estado a ordenar la entrada en vigor rápida de una ley que ha desenterrado enfrentamientos nacionales de fondo. El Consejo está presidido por Pierre Mazeaud, un amigo íntimo de Chirac. También son miembros de la institución personalidades de izquierda (Pierre Joxe) centro (Simone Veil) e independientes (Dominique Schnapper, hija de Raymond Aron) Su sentencia inapelable inclina la balanza definitivamente a favor de los partidarios de la promulgación rápida del CPE. b El primer permitiría dar respuesta a la inquietud estudiantil y sindical Las primeras reacciones políticas, sindicales y estudiantiles sugieren sin embargo por ahora la agravación de la crisis social. Ayer por la noche, los sindicalistas más moderados pedían a Chirac que proponga una relectura del proyecto que debe instaurar el CPE, antes de su entrada en vigor. Desde el Partido Socialista, François Hollande, primer secretario, estima que Chirac corre el riesgo de ponerse al frente de un grave enfrentamiento social Por su parte, las asociaciones de estudiantes continúan en pie de guerra en muchos frentes. Esta noche, Jacques Chirac tendrá que dar muestras de convicción para intentar apaciguar a los sindicatos, los estudiantes, la patronal y a una opinión pública que da muestras de un pesimismo creciente. Antes de la aprobación por el Consejo Constitucional, los sindicatos habían anunciado su renuncia a cualquier diálogo con Dominique de Villepin si no se retiraba el CPE. ¿Aceptarán ahora alguna forma de diálogo, si el polémico contrato entra en vigor antes de comenzar a negociar? Nadie lo sabe. Pero hay serias dudas. A la espera de la nueva jornada de La Policía dispersa con gases a los invasores de las vías en una estación de Marsella protesta nacional, las asociaciones estudiantiles pusieron en marcha una nueva estrategia: bloquear carreteras y estaciones de ferrocarril, provocando atascos, retrasos y problemas en las afueras de París y una veintena de capitales de provincia. La Sociedad Nacional de Ferrocarriles confirmó ayer que la jornada ha estado marcada en varias regiones de Francia por numerosas ocupaciones de vías de comunicación, con trastornos importantes Sin clases En muchas universidades, los dos meses de crisis han retrasado los cursos. La enseñanza media también sufre la prolongación de la crisis. En numerosos institutos de enseñanza media y algunas universidades, las intervenciones de las fuerzas del orden permitieron abrir los edificios, pero los cursos estuvieron ayer bastante perturbados. El presidente se dirige esta noche a la nación para tratar de desactivar el conflicto social generalizado Las amenazas de Villepin Horas antes de conocerse la sentencia del Consejo, Dominique de Villepin, el primer ministro, y Jean- Louis Debré, presidente de la Asamblea Nacional, habían amenazado con dimitir al alimón si Chirac tenía la tentación de retirar el proyecto de ley. Ganada la batalla constitucional, la intervención de Chirac de esta noche dará un nuevo giro a la crisis. La sentencia del Consejo refuerza a Villepin, que tiene una cota muy negativa en los sondeos de opinión. Se atribuye al presidente la intención de convocar esta noche una gran negociación social entre el Gobierno, los sindicatos y las asociaciones de estudiantes, a la manera de las legendarias conversaciones de Grenelle de 1968, cuando la crisis de mayo de aquel año terminó con una negociación salarial. Esa posible negociación global Los sindicatos advierten de que la crisis se envenenará si Chirac promulga ahora la ley J. P. Q. PARÍS. Los principales sindicatos y asociaciones anunciaron el envenenamiento de la crisis si el presidente francés, Jacques Chirac, decide promulgar rápidamente la ley que debiera instaurar el Contrato de Primer Empleo (CPE) Bernard Thibault, secretario general de la CGT, el primer sindicato nacional, afirmó que Chirac correría un grave riesgo de envenenar peligrosamente la crisis si ordenase la promulgación rápida del CPE. Si el presidente toma esa decisión, estará amenazando cualquier posibilidad de diá- logo La dirección de FO, segundo o tercer sindicato, divulgó ayer un comunicado oficial en el que afirmaba que la crisis del CPE no es una crisis jurídica: es una crisis social; y Chirac cometería un grandísimo error promulgándola sin negociar Bruno Julliard, presidente de la UNEF, primer sindicato estudiantil, señaló que sería irresponsable que el presidente Chirac ordene promulgar un CPE rechazado masivamente por los estudiantes y los sindicatos Sindicalistas y estudiantes convocaron el miércoles una nueva jornada de acción, huelgas y manifestacio- nes para el próximo martes. La jornada de protestas del pasado martes logró la movilización de entre uno y tres millones de manifestantes. La coordinadora nacional de sindicatos y asociaciones estudiantiles ha exigido, hasta ahora, la retirada incondicional del CPE. La sentencia inapelable del Consejo Constitucional elimina cualquier duda jurídica: el proyecto fue aprobado por la Asamblea Nacional y el Senado, y está fuera de duda su constitucionalidad perfecta. Sindicatos y estudiantes rechazan esa lógica jurídica El margen de maniobra es limitado. Parece poco sensato pensar que Chirac retire el CPE una vez aprobado por el Consejo. ¿Sería posible aplazar su promulgación hasta la jornada de protestas del martes? ¿Arreglaría algo ese aplazamiento más o menos simbólico? ¿Podrá Chirac esta noche desactivar la crisis con su discurso?