Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Estatuto de Cataluña VIERNES 31 3 2006 ABC UN ESTATUTO PARA UNA NACIÓN El tercer Estatuto catalán pretende lo mismo que los dos anteriores: resolver el encaje de Cataluña en España. No es tan ambicioso como el de 1932, pero sí supera al de 1979 (Viene de la página anterior) modificación de los recursos hídricos de su ámbito territorial. A medio camino entre Núria y Sau MARÍA ANTONIA PRIETO Cajas de ahorro Designación de los órganos rectores Competencia exclusiva para su regulación Corresponde a la Generalitat la competencia exclusiva sobre la regulación de la organización de las cajas de ahorro con domicilio en Cataluña, es decir, la determinación de sus órganos rectores y su estatuto jurídico. La competencia será compartida con el Estado en lo que se refiere a la actividad financiera, disciplina, inspección y sanción de las cajas. Esta competencia incluye el establecimiento de infracciones y sanciones adicionales. BARCELONA. Sólo siete años después de su aprobación, los partidos catalanes ya consideraban necesaria la reforma del Estatuto de Autonomía de 1979- -conocido como Estatuto de Sau- redactado en tres meses y en un contexto político complicado: el de la Transición. Durante años, la clase política catalana ha insistido en que aquEl texto ya nació con la fecha de caducidad incorporada, dado que exigió renuncias que el nacionalismo nunca ha digerido. Nacido al amparo de la histórica manifestación de la Diada de 1977- -que sacó a la calle a más de un millón de catalanes al grito de Libertad, amnistía y Estatuto de Autonomía el Estatuto de Sau se resolvió con un acuerdo de mínimos sobre las competencias que debían atribuirse a Cataluña. El 25 de octubre de 1979, dos años después del regreso del presidente de la Generalitat en el exilio, Josep Tarradelles, el 59,7 por ciento del electorado catalán acudió a las urnas a refrendar el nuevo Estatuto, que se aprobó con un 88 por ciento de los votos. ERC, que votó en contra en la tramitación en Las Cortes, pidió el sí en el referéndum. El Estatuto de Sau reconoce a Cataluña como nacionalidad que para acceder a su autogobierno se constituye en Comunidad Autónoma y, pese a las limitaciones denunciadas durante estos años, ha permitido, por ejemplo, mejorar los recursos financieros, así como el desarrollo integral de la Policía autonómica, la implantación del catalán como lengua vehicular en la enseñanza, y el control del tráfico. Los tres estatutos que ha tenido Cataluña- -el último en vías de tramitación- -se han guiado por un mismo objetivo: resolver lo que se ha llamado el encaje de Cataluña en España. Una inquietud que ha dominado al catalanismo y al nacionalismo desde que el decreto de Nueva Planta de Felipe V, en 1714, derogó los derechos y las leyes de autogobierno. El nacionalismo radical, representado por ERC, siempre ha tenido como referente el Estatuto de Núria, impulsado por Francesc Macià y aprobado en 1932 tras un referéndum en el que había conseguido el Abogacía Profesiones tituladas Regulación del régimen de colegiación Según el artículo 125, corresponde a la Generalitat la competencia exclusiva sobre regulación, organización interna, funcionamiento y régimen económico de los colegios profesionales, academias, cámaras agrarias, cámaras de comercio, de industria y de navegación y otras corporaciones de derecho público. Esta competencia, unida a la exigencia de que los jueces acrediten el conocimiento del catalán para ejercer en Cataluña y al hecho de que el catalán sea la lengua normal y preferente de las administraciones públicas, hace temer a un sector de la abogacía que su libertad de circulación en el territorio español quede mermada. Josep Tarradellas y Antonia Macià, a su regreso a Cataluña Dos años después de su retorno, se aprobó el vigente Estatuto de Autonomía respaldo del 99 de los votantes. Aquel texto hablaba de Cataluña como de una región autónoma dentro del Estado Español -Macià no pudo imponer su definición de Cataluña como un Estado autónomo dentro de la República Española hacía referencias a la autodeterminación en su Preámbulo y recogía importantes competencias en ámbitos como la enseñanza, la sanidad, la justicia, la cultura o el orden público. Catalán y castellano aparecían como lenguas oficiales y se fijaba que el nombramiento de jueces correspondía a la Generalitat. El 6 de octubre de 1934, de forma unilateral, el presidente de la Generalitat y sucesor de Macià, Lluís Companys, en una declaración de independencia en toda regla, proclama EFE a Cataluña como un Estado Catalán de la República Federal española La insurrección fue neutralizada, Companys encarcelado, y el Estatuto de Núria suspendido. En 1936 se levanta su suspensión y Companys regresa a la presidencia de la Generalitat, que durante ese paréntesis fue gobernada por cargos designados por el Gobierno. La Guerra Civil pone fin al Estatuto de Núria. El Congreso dio luz verde ayer al tercer Estatuto catalán. Entre las novedades, la inclusión del concepto nación y el reconocimiento de los derechos históricos en el Preámbulo. Lo más relevante, según los partidos que le han dado su apoyo, es un sistema de financiación que permitirá aumentar notablemente los recursos de la Generalitat. Deportes Ocio en catalán Descartadas las selecciones deportivas El Gobierno catalán tiene competencias exclusivas en materia de deporte,