Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 VIERNES 31 3 2006 ABC Estatuto de Cataluña Rajoy lamenta ante el silencio de Zapatero el principio del fin del Estado constitucional de 1978 El Congreso aprueba el proyecto con sólo el 54 por ciento de los votos de la oposición, la satisfacción de los partidos nacionalistas y el mutismo del jefe del Ejecutivo marcaron el desarrollo del pleno J. L. LORENTE M. MARÍN MADRID. 189 votos a favor- -PSOE, CiU, PNV, IU, CC, BNG- 154 en contra- -PP, ERC e EA- -y dos abstenciones- -Chunta Aragonesista y Nafarroa Bai- Ése fue el resultado de la votación final del Congreso en uno de los debates más importantes de la legislatura, el relativo a la reforma estatutaria catalana. El nuevo Estatuto pasó el trámite de la Cámara Baja con sólo el 54 por ciento de apoyos. Ese porcentaje contrasta con los argumentos pasados del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que durante el debate sobre el plan Ibarretxe puso en duda la idoneidad de aprobar una reforma estatutaria con el 51 por ciento de respaldo parlamentario. Tres fueron las notas más destacadas de la sesión de ayer en el Congreso. En primer lugar, la dureza con la que se empleó el líder de la oposición, Mariano Rajoy, en su estrategia de descalificar el proyecto. Segundo, la satisfacción de los partidos nacionalistas, que ven cómo, por primera vez, una reforma estatutaria da el título de nación a una comunidad autónoma. Y, por último, el mutismo del presidente del Gobierno. b La contundencia del jefe Resultado de la votación 189 votos a favor: PSOE, CiU, PNV, IU, CC, BNG 154 votos en contra: PP, ERC, EA 2 abstenciones: Chunta Aragonesista y Nafarroa Bai PRÓXIMOS TRÁMITES 1- La Mesa del Senado abrirá el plazo de presentación de enmiendas 2- El texto pasará a la Comisión General de Comunidades Autónomas y después al pleno (mayo) volverá al Congreso y, después, al Parlamento catalán Rajoy no está dispuesto a rebajar el tono de oposición dura al Gobierno, pese al clima de entendimiento que el pasado miércoles alcanzó con el jefe del Ejecutivo en materia de lucha antiterrorista. El último de los objetivos del presidente del PP fue hacer guiños a los diputados socialistas- -especialmente, aquellos pertenecientes al antiguo sector guerrista- -que se han mostrado críticos con el nuevo Estatuto, aunque sus palabras estuvieron cargadas de reproches. Señorías, no podemos admitir a que a la chita callando, con mucho golpe de pecho constitucional y patriótico, con mucho decir que aquí no pasa nada, nos encontremos, a efectos prácticos, con dos Estados sostuvo el líder de la lo oposición. Pero no quedó ahí la cosa. A renglón seguido señaló: ¿Por qué les da miedo confesar la verdad? Temen a la verdad porque saben que en cuanto los ciudadanos descubran el pastel lo impedirán 3- Si la reforma es enmendada en el Senado, 4- Celebración del referéndum en Cataluña, en junio si el proceso no se dilata en el Senado La respuesta de Rubalcaba Tras haber escuchado a Rajoy, Rubalcaba imputó al PP una estrategia y una retórica tremendistas le acusó de haber hecho durante meses burdas afirmaciones sobre el aborto o la eutanasia y de exagerar y dramatizar hasta las mentiras dijo que practica una catalanofobia exacerbada y un discurso separador y excluyente que daña a España y a ustedes mismos Para el portavoz socialista, toda la ofensiva del PP contra el Estatuto catalán no esconde sino un rechazo del modelo constitucional del Estado autonómico Es algo así como tuvimos que tragar con esto en la transición, pero hasta aquí. Basta ya dijo Rubalcaba sobre la motivación del PP. Además, Rubalcaba, que hizo especial hincapié en que el Estatuto nace pactado pese a disponer sólo de poco más del 54 por ciento de los votos del Congreso, dejó claro que el PSOE no permitirá que el texto estatutario, una vez aprobado, quede en suspenso a la espera de que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre su contenido. No habrá, pues, ninguna vía para recuperar el recurso previo de inconstitucionalidad. El TC ya ha desmontado la primera de sus falacias. Ahora, no saben ustedes- -dijo Rubalcaba dirigiéndose a los bancos del PP- -las ganas que tenemos de leer su recurso El dirigente socialista insistió también en que ni el PSOE ni el Gobierno de Zapatero aceptan la definición de Cataluña como nación Rubalcaba se remitió a la conocida teoría de que, de un lado, figura en el preámbulo- sin ca- El PSOE y el Gobierno quisieron que todo el protagonismo del debate corriera a cargo de Rubalcaba ra De la Vega quiso entrar en el cuerpo a cuerpo político con el líder del PP. El discurso inicial de Rajoy- -muy aplaudido por las bancadas de su grupo- -consistió por partes iguales en remarcar la responsabilidad de Zapatero en el embrollo del Estatuto, relatar los puntos inconstitucionales del texto y apelar a la conciencia de los sectores socialistas más críticos con la reforma catalana. Sin la presencia de Zapatero, el presidente del PP llegó a proclamar que estamos en el principio del fin del Estado tal y como los españoles lo diseñaron en 1978 Precisamente, la ausencia del presidente del Gobierno fue uno de los principales argumentos de la intervención de Rajoy. En un momento de su discurso, el presidente del PP hizo una pausa, se dirigió a los diputados socialista y exclamó: Su líder no tiene la valentía ni la vergüenza torera de estar hoy aquí, en la sesión más importante de la legislatura, para debatir con el líder de la oposición Estas palabras dejaban claro que Reunión con Maragall El jefe del Ejecutivo acudió al palacio de la Carrera de San Jerónimo cuando ya habían transcurrido casi tres horas de debate y lo primero que hizo fue entrevistarse en la zona de gobierno de la Cámara Baja con el presidente de la Genetalitat de Cataluña, Pasqual Maragall, que presenciaba el Pleno desde la tribuna de invitados. Ya en el hemiciclo, Zapatero guardó silencio en todo momento. No entró en ningún caso al trapo que reiteradamente le tendía Rajoy, que se pasó casi toda la sesión retando al presidente del Gobierno para que saliese a la tribuna de oradores. El PSOE y el Gobierno quisieron que todo el protagonismo del debate corriera a cargo de su portavoz parlamentario, Alfredo Pérez Rubalcaba. La vicepresidenta primera del Ejecutivo socialista, María Teresa Fernández de la Vega, se limitó a hacer una defensa genérica del texto con idénticos argumentos a los empleados por el Gobierno en los últimos meses. Ni siquie- rácter normativo dijo- y de otro, no es más que una descripción del Parlamento catalán. Es él quien ha definido a Cataluña como nación, no este Parlamento El PSOE- -arguyó como conclusión- -no va a votar ni la secesión, ni la ruptura de España ni la vulneración de la Constitución Incluso, pronosticó que cuando el PP llegue al Gobierno gobernarán con este Estatuto... y hasta nos harán creer que es obra suya Rajoy no suele contestar a Rubalcaba. Es más, no permanece en el hemiciclo cuando habla el portavoz socialista. Esta vez sí se quedó y lo hizo para arremeter contra el dirigente del grupo mayoritario: Señor Rubalcaba, es usted un perfecto profesional de defender una cosa y la contraria sin que se le mueva un solo músculo La jornada concluyó entre abrazos de parlamentarios catalanes y se despidió con un apretón de manos que Artur Mas y Zapatero exhibieron en señal de victoria con varios diputados de ERC como cabizbajos testigos.