Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión VIERNES 31 3 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil CONTRADICCIONES SOBRE OTEGI E EL ESTATUTO DE CATALUÑA, LA REDUCCIÓN DEL ESTADO Y LA IMPLOSIÓN NACIONAL de la clase política nacionalista y socialista de Cataluña en el L penoso tránsito del nuevo Estatuto de autonomía de que predomina una concepción caciquil del poder y una supreCataluña por el Congreso- -culminado ayer con su ma desconfianza hacia el Estado, a la vez que una inútil resisaprobación en la Cámara- -no ha hecho bueno un texto tencia a los grandes vectores que marcan el futuro de las socieque, procedente del Parlamento catalán, incorporaba una gedades contemporáneas: la globalización, las soluciones de totanética incompatible, en su espíritu y en su letra, con el régilidad a los problemas generales, la unificación de las lenguas, men constitucional de 1978. Los Estatutos de autonomía de las las nuevas tecnologías y el renovado papel de los Estados como nacionalidades y regiones españolas forman parte del llamado factores de la gran interlocución internacional en la Unión Eubloque de constitucionalidad, expresión que remite al carácropea y fuera de ella. Este virus anacrónico que incorpora el ter básico de sus contenidos para la convivencia nacional y a la texto aprobado ayer, conducirá a que sus mandatos devengan correlativa necesidad de respetarlos y de, en su caso, modifino sólo inaplicables sino disfuncionales e inútiles para el procarlos por el procedimiento establecido y con el máximo congreso de Cataluña. senso. El Estatuto de autonomía de Cataluña aprobado ayer por el Congreso con el Al provocar la implosión de doLo más grave del paso normativo daayer en el Congreso es que, al provovoto en contra, aunque por motivos bien car la implosión de la nación y propiciar diversos, del PP, ERC y EA, atenta frontalla nación y propiciar la la reducción del Estado, el Estatuto de mente contra el núcleo duro de la constitureducción del Estado, Cataluña se comporta como un caballo cionalidad de 1978 porque se permite- -y de Troya en el sistema constitucional esno importa que sea en el preámbulo- -defiel nuevo Estatuto se pañol de 1978. De hecho, implica una denir a Cataluña como nación mediante la elementos básicos de la descripción que de esa comunidad hace comporta como un caballo rogación de y permite que ésta sea subConstitución su parlamento; y comete la impertinencia vertida desde el carácter orgánico de un jurídica y política de entender que el artíde Troya en el sistema Estatuto autonómico. Por ello, resulta culo segundo de la Constitución reconoimprescindible que el PP interponga en ce la realidad de Catalunya como una naconstitucional de 1978 su momento recurso de inconstitucionacionalidad de tal modo que interpreta lidadpara conocer siel TC avala esta opeese artículo sin título para hacerlo y, aderación político- jurídica o la desautoriza. más, de modo arbitrario. Ni una ni otra Y en función del fallo del máximo intérprete de la Constitución declaraciónson compatibles con el precepto segundo de la Carnos situaríamos en escenarios muy diferentes. ta Magna que sanciona la unidad indivisible de la nación esLa afirmación de Mariano Rajoy según la cual este Estatuto pañola, patria común e indivisible de todos los españoles Eses el principio del fin delEstado no es hiperbólica ni exagerata incompatibilidad propicia, como consecuencia ineludible, da. Responde a una mera compulsa entre el texto constitucioque se haya producido una auténtica implosión del principio nal y el autonómico. La responsabilidad contraída por el Goconstitucional según el cual el Estado autonómico se basa en bierno, el PSOE y el PSC al amparar y alentar esta iniciativa es la unicidad de la nación española. histórica y grave. Y además, completamente inútil para saciar los apetitos soberanistas- -independentistas- -de buena parte UEBRADO el basamento histórico, político y jurídico de del nacionalismo catalán. Tanto ERC como CiU ya han advertiEspaña como Nación única, la reducción del Estado en do que el nuevo texto no satisface sus expectativas; en modo Cataluña es un corolario inevitable. Y así se comprueba en el alguno lo asumen como definitivo. No estamos ante una cláutextoaprobado que se blinda frente a las competencias del Estasula de cierre del Estado autonómico, sino ante la apertura de do, depreda las que le son propias y eleva el nivel de interlocuun proceso encubierto de transformación del modelo de Estación de la Generalitat hasta situarlo a la altura del Gobierno do que si ahora es unitario autonómico irá migrando, mediancentral. Esta bilateralidad que atraviesa de principio a fin el te los Estatutos y demás leyes orgánicas, a una suerte de confetexto autonómico, se corresponde también con el troceamienderación en la que jugarán unos titulares de alta capacidad to del Poder Judicial, que siendo único por su propia naturaleeconómica y demográfica- -es decir, los más ricos- -con otro za como expresión de la soberanía cuya titularidad corresponconjunto homogeneizado por su menor desarrollo y la ausende a todos los españoles, queda en manos de los poderes autónocia de determinadas características lingüísticas y culturales. mos mediante eufemismos que aluden a procesos de desconY si así sucede, como es probable, la afirmación de Rajoy se centración y descentralización. El carácter privativo del catáhará visible a los que ahora la tildan de catastrofista. logo de derechos exclusivos- -algunos de los recogidos en el Estatuto no figuran en la Constitución- -para los ciudadanos A creencia, asentada en sólidos argumentos y datos objeticatalanes, y la imposición de deberes adicionales a los generalvos, de que España es una Nación, informa la Constitumente establecidos para el resto de los españoles, quiebra tamción y la precede; no es, por tanto, una expresión meramente bién el principio democrático de la ciudadanía que se fundasentimental, sino un hecho histórico que se ha consolidado menta en un estricto principio de igualdad. por el devenir constante de nuestro país. España es una NaEl carácter intervencionista que este texto otorga a los podeción plural, pero es una, sobre la que se estructura un Estado res de la autonomía catalana, no sólo desmiente la naturaleza unitario que reconoce y ampara el derecho a la autonomía de liberalcon el que sedefine la democracia en lassociedades occilas nacionalidades y regiones. Esta fórmula plasmada en 1978 dentales, sino que colisiona con criterios constitucionales que al máximo nivel legal, solemne y democráticamente asumida, preservan derechos individuales y colectivos de la injerencia no puede ser alterada por una iniciativa de cortas miras y amde las Administraciones. En el futuro, los ciudadanos de Catabiciones pequeñas. Tarde o temprano- -en el TC, en la propia luña tendrán un régimen de intervención de los poderes públisociedad catalana, en las urnas- -está llamada a encallar y a cos que retrotraerá su espontaneidad social al siglo pasado. diluirse como una ensoñación minoritaria alentada por el teEl nuevo Estatuto catalán, elaborado con una muy deficienmor de los nacionalismos al tiempo actual y la prevención de te técnica jurídica, largo y farragoso, reiterativo y sobreabunlos socialistas a no poder continuar en el poder. dante, prolijo y agresivo, es el resultado de un estado de ánimo E Q L L auto del juez Grande- Marlaska, que impone a Otegi la prisión provisional eludible con fianza de 250.000 euros, debe ser acatado y respetado, porque es el resultado de ejercer la función jurisdiccional, si bien cabe subrayar, por relevantes, las declaraciones del portavoz del CGPJ, Enrique López, alertando sobre las presiones recibidas por el juez en estos días, así como el malestar de Rajoy con Zapatero por no haberle comunicado el cambio del criterio de la Fiscalía. No se trata de volcar sobre el auto determinados juicios de intención política, que serían ahora tan impertinentes como lo fueron antes las presiones partidistas para evitar el encarcelamiento del dirigente batasuno, sino de enmarcar la decisión del magistrado en un nuevo escenario que conviene valorar en su justa dimensión. Indudablemente, el cambio de criterio de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, decidido por el fiscal general del Estado, confirma la prioridad política con la que éste fija sus posiciones. Cuestión distinta es el análisis técnico de la decisión judicial, a la vista de los hechos que el propio auto contiene y de la normativa sobre prisión provisional. Tanto el juez como la Fiscalía se han mostrado de acuerdo en que, durante los últimos meses, Otegi ha incurrido en reiteración delictiva y en que se han reforzado, por tanto, los indicios de criminalidad contra el dirigente batasuno. El juez añade que permanece el riesgo de fuga. Y hay que recordar lo obvio: que Otegi llegó a esta vistilla ya procesado por integración en ETA en grado de promotor; que sigue actuando como portavoz de una organización disuelta y suspendida por ser parte de ETA; que organizó una huelga proetarra, con más de cien actos violentos; y que ya se le había impuesto prisión provisional, que eludió con fianza de 400.000 euros. Sumando los hechos reconocidos por el juez y fiscal a los antecedentes de Otegi, si algo queda absolutamente acreditado es la ineficacia de la prisión eludible con fianza como medida cautelar para evitar la reiteración delictiva. Otegi, en libertad con fianza, ha seguido delinquiendo y nada hace pensar que dejará de hacerlo en el futuro, porque sigue representando a una organización terrorista que tiene una actividad pública notoria. Ciertamente, no hay proporcionalidad entre la gravedad de las imputaciones hechas a Otegi y la posibilidad que se le ofrece de eludir la cárcel con una nueva fianza. La extensión de esta alternativa a Olano y Petrikorena, cuyas prisiones fueron incondicionales por los mismos motivos por los que fue citado Otegi, no hace más que aumentar las contradicciones de la decisión judicial. Con esta ponderación entre el fin perseguido y la medida cautelar decidida, el juez ha creído que aplica los presupuestos de la prisión provisional de manera equilibrada y constitucional. Parecía que Otegi había consumido todos los márgenes de flexibilidad legal y de paciencia judicial. Pero, según el auto, Otegi aún tiene margen. Criterio respetable, pero discutible. Muy discutible.