Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 30 3 2006 99 Televisión y radio LORENA BERDÚN Cristina en Con dos tacones en TVE- 1 Diego Martín, que interpretara a Carlos (el ex novio de la pija) en Aquí no hay quien viva no se incorporará a los capítulos de la nueva temporada de la serie, que regresa a la parrilla de Antena 3 el próximo jueves 6 de abril. No soy ninguna intrusa en el mundo de la interpretación De sexóloga televisiva en Dos rombos a actriz en Con dos tacones la noche de los jueves en TVE- 1. Lorena Berdún es desde hace una semana Cristina, una mujer sobradamente preparada, llena de ironía y con un serio problema: le gustan los hombres casados TEXTO: CARMEN ANIORTE Caffarel reitera en el Congreso que no será despedido un solo empleado ABC MADRID. La directora general de Radiotelevisión Española (RTVE) Carmen Caffarel, reiteró ayer en el Congreso de los Diputados que no será despedido un solo empleado de RTVE, al tiempo que pidió a todos los grupos parlamentarios y a los sindicatos consensuar el Plan de Saneamiento del ente público. Caffarel aseguró, además, que se equivoca quien afirma que la vertebración territorial depende de las desconexiones territoriales de TVE, ya que lo esencial son las políticas en materia fiscal, sanitaria o educativa. En este sentido, expuso las funciones que deberán tener los centros territoriales, en particular la de hacer que la realidad de una región sea conocida en el resto de España y rechazó, asimismo, que los centros pasen a convertirse en minitelevisiones autonómicas Carmen Caffarel aclaró que no es un expediente de regulación de empleo ni una simple reconversión industrial sino una iniciativa para dar respuesta a un mandato del Parlamento, recogido en los Presupuestos Generales del Estado de 2006 para sanear la deuda del ente público. Si no cumplimos en plazo con este mandato, el ente público no tendrá recursos para hacer frente a los gastos del año porque se nos prohíbe taxativamente el endeudamiento recordó. MADRID. -A usted le gusta hablar de las intimidades, pero a la hora de saber de usted es bastante reacia... -Desde que me dedico al mundo de la televisión y aparezco en los medios, nunca me he negado a hablar con vosotros, pero con una salvedad, solamente hablo de mi trabajo. De mi vida privada no hablo nada. Eso solamente me pertenece a mí. Lo único que le puedo decir es que me siento muy contenta. ¿Por qué tomó la decisión de dejar Dos rombos en pleno éxito? -Mejor así. Son decisiones que se toman. Soy de la opinión de que cuando dejas algo estando en lo más alto lo considero un regalo para uno y para los que te siguen. Reconozco que no fue fácil tomar esa decisión tan drástica. Dos rombos era un programa, pese a las críticas, que estaba muy bien valorado, y personalmente me produjo muchas satisfacciones. Lo único que reconozco es que era un trabajo agotador y necesitaba descansar y tomarnos, tanto el programa como yo, un descanso. -Y para romper con todo se mete a actriz... -Soy de cambios drásticos. En principio, tras la experiencia de Dos rombos decidí tomarme unas vacaciones y descansar. Casualmente me hablaron de presentarme a una prueba, y aquí me tiene. ¿Cómo afronta esta serie? -Es evidente que con mucha ilusión. Con dos tacones al margen del elenco, que es estupendo, cuenta con unos guiones excelentes y disparatados. Además, hacer esta serie supone un doble reto para mí. Por un lado, significa adentrarme en el mundo de la interpretación; y por otro, trabajar en un género tan complicado como lo es la comedia. -Eso es empezar complicándose la existencia. ¡Sí, hija! me van los retos. Son ganas de complicarme la vida y me encanta asumir riesgos. Nunca hay que cerrarse a nada. ¿Qué pasa por la cabeza de una psicóloga para cambiar el chip y dedicarse a ser actriz? -Soy psicóloga, sexóloga y actriz. Esto último no porque yo quiera, sino porque he estudiado arte dramático. No soy ninguna intrusa en el mundo de la interpretación ya que, como le digo, estoy preparada para ello. El devenir de los acontecimientos me ha ido llevando por distintos caminos, de los que he ido adquiriendo nuevas experiencias. ¿Su faceta de psicóloga le va a ayudar para conocer el loco mundo de la interpretación? -Por supuesto. También para conocer de una manera más especial a los personajes y afrontarlos de manera diferente. ¿Se parece Cristina a usted? -Sólo en que somos mujeres y las dos tenemos la misma profesión. Mi personaje, Cristina, tiene unos casos de juzgado de guardia; vamos, de los que aparecen en los tratados, pero raramente en la vida real. Son historias tan disparatadas como toda la serie. ¿Qué tiene que decir a los que aseguran que esta producción de BocaBoca es la versión femenina de Todos los hombres sois iguales -Puede que sí. Aquí nosotros hablamos de nuestros defectos, pero tratados con mucho sentido del humor. ¿Esta nueva faceta le va a hacer olvidar su labor de comunicadora? -Todo lo que se hace en la vida va por etapas. Ahora estoy en la de actriz, no descarto volver dentro de algún tiempo a otra cosa o implicarme en otros retos. Siempre hay que estar a la que salta. ¿Qué es lo que más le gusta de Con dos tacones -Esta serie es entretenimiento en estado puro. Gasto anual de RTVE Caffarel subrayó que cifras como el gasto anual de más de 3.000 millones y los 20.000 empleos indican que los servicios públicos de comunicación están triplicados excepcionalmente. Hay una estructura desproporcionada, unas pérdidas desmesuradas y una plantilla insostenible asegura Caffarel, que añadió que en RTVE hay demasiados puestos directivos y mandos intermedios, así como servicios triplicados La directora general de Radiotelevisión Española destacó la necesidad de reinventar este servicio público y dejar atrás para siempre el antiguo mastodonte heredado de tiempos del monopolio Hay que sanear la empresa a fondo y hay que hacerlo con respeto a los derechos de los trabajadores agregó. En este sentido, declaró que todas las bajas van a producirse con una compensación económica o con jubilaciones anticipadas o bajas voluntarias incentivadas Lorena Berdún, en el sillón de las confidencias