Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura JUEVES 30 3 2006 ABC Una puerta al futuro Pronto, todos podrán tener una biblioteca on line. Y comprar capítulos sueltos, o accesos limitados... todo un mundo nuevo, con el que los escritores y vendedores de libros hoy ni siquiera pueden soñar Los límites de la ley Nosotros siempre nos hemos movido y siempre nos moveremos dentro de los límites legales. No tendría sentido forzar las leyes de ningún país. Especialmente ahora, que funcionamos ya casi en todo el mundo Digitalización bajo sospecha Lo que la gente quiere encontrar en nuestro buscador puede salir en la última página del libro, o en la primera... Por eso necesitamos tenerlo entero, aunque luego no mostremos más que una pequeña parte Un ejército digital Para digitalizar millones de libros hace falta mucha gente. Y eso supone una inversión muy considerable y que nosotros afrontamos solos, sin repercutir para nada a las editoriales, a las que además pagamos El máximo ejecutivo de Google Books (www. books. google. com) en la sede madrileña del famoso portal de internet MARCO MARINUCCI Máximo responsable mundial de Google Books Las editoriales tienen que realizar un acto de fe con nosotros MADRID. Es lo malo de trabajar en una empresa mundial. Que no para uno en ningún sitio. En especial cuando el negocio que diriges crece tan deprisa que da miedo, y eso a pesar de ser tan nuevo que, a veces, cuesta conseguir que se entienda bien. Marco Marinucci lo sabe, y por eso se dedica a recorrer el planeta con la misión de unir el ayer con el mañana. Google, con sus 150 millones de usuarios, ha decidido que es hora de que los libros den el paso hacia el mundo digital. Y todo augura que así será. ¿Qué puede aportar Google al mundo de los libros? -Uno de los principales beneficios de un programa como el nuestro es que funciona como una potente arma de comunicación, totalmente gratuita y dirigida a todos los usuarios de Google. Es decir, que es global. Si alguien busca algo, por ejemplo, sobre el Quijote, no La información se hace, día a día, digital. Y a esa verdad tampoco escapa el libro, uno de los soportes que, hoy por hoy, más y mejor información transporta TEXTO: JOSÉ MANUEL NIEVES FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO sólo aparecen los libros relacionados con el término, sino los puntos de venta más cercanos al lugar desde el que te estás conectando como usuario. Para un editor, esto es algo fundamental, porque uno de los grandes problemas a los que se enfrenta el sector editorial es el de encontrar un presupuesto para márketing y comunicación. A las editoriales les resulta muy difícil comunicar a la sociedad lo que están haciendo. ¿Cuántos libros tiene ya digitalizados Google Books? -Es difícil de decir, no me gusta aven- turar cifras concretas. Lo que sí puedo asegurar es que tenemos, de largo, la mayor base de datos de libros de todo el mundo. ¿Para qué sirve digitalizar millones de libros? -Cada vez más, los resultados normales de Google no serán páginas web, sino otras cosas, porque el sistema aprende de forma automática que la información relevante, la que más se relaciona con los términos introducidos para la búsqueda, son informaciones que a menudo están en los libros. En los próximos años, cada vez más resul- tados relevantes sobre cualquier tema serán enlaces directos a páginas de algún libro. Y cuantos más libros haya digitalizados, más información tendrá el sistema. Esto abre la consulta de libros también a un montón de gente que, en principio, no está buscando libros, sino información. Y resulta que esa información se la encuentran dentro de un libro... ¿Cómo funciona el mecanismo de incorporación de nuevos títulos al sistema? -Hay tres tipos de libros que se pueden ver en Google Books. Primero, los libros de las editoriales, de los que sólo mostramos cinco páginas, previo acuerdo con la editorial que tenga los derechos. Después están los libros de dominio público, que se pueden mostrar enteros; y por fin los libros de las bibliotecas, sobre los que no tenemos derechos. De esos libros no mostramos