Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 30 3 2006 55 Cultura y espectáculos Espectadores de una sala cinematográfica madrileña esperan el comienzo de la proyección de la película JULIÁN DE DOMINGO Los propietarios de las salas cinematográficas dicen que la cuota de pantalla es inconstitucional Los exhibidores aseguran sentirse acosados por la Administración de España (FECE) acusa también a las cinco principales distribuidoras de EE. UU. de actuar con prácticas oligárquicas propias de un cártel J. B. MADRID. La Federación de Cines de España (FECE) que engloba al noventa por ciento de las salas de toda España, ha presentado un informe en que califican la Ley del Cine y la imposición de la llamada cuota de pantalla como contraria a nuestra Constitución Los exhibidores denuncian también la competencia desleal que practican las Administraciones públicas, a través de muchos ayuntamientos y diputaciones que realizan exhibiciones cinematográficas abiertas y públicas y muchas veces gratuitas. Tampoco las distribuidoras se escapan de las denuncias de la FECE; según los exhibidores, el sector se encuentra condicionado por prácticas contra la competencia de las principales compañías de distribución de cine Ya en 2003, la Federación presentó una denuncia contra cinco distribuidoras estadounidenses (Cob La Federación de Cines Principales puntos del informe Denuncia de FECE por abuso de posición de dominio de las cinco majors estadounidenses. Los exhibidores han denunciado ante el Tribunal de Defensa de la Competencia a las principales distribuidoras por imponer condiciones obligadas y concertadas a los cines. Cuota de pantalla impuesta e inconstitucional. La exhibición se planta ante el Gobierno, que mantiene en la vigente Ley del Cine una regulación del sector sin contraprestaciones, al imponer a las salas la exhibición de una cuota de películas españolas y europeas, sean o no rentables. Competencia desleal de Ayuntamientos y Diputaciones. Las Administraciones Públicas programan exhibiciones abiertas y públicas y muchas veces gratuitas que distorsionan la competencia. La exhibición necesita ampliar los plazos de explotación de las ventanas cinematográficas. Las salas quieren tener un plazo mayor de exhibición exclusiva antes de que las películas puedan ser editadas en DVD o programadas en televisión. Administraciones y por las cinco majors estadounidenses, a las que acusan de abusos y exigencias ilegales La imposición de condiciones comunes- -dice el informe- sin posibilidad de negociación, por parte de las principales distribuidoras americanas representan de hecho prácticas de oligopolio propias de un cártel y una vulneración de todo el acervo legislativo español y europeo en materia de libre mercado lumbia, Buenavista, Fox, UIP y Warner) ante el Tribunal de Defensa de la Competencia. Según FECE, las citadas compañías imponen condiciones obligadas y concertadas a los cines que obligan a que los exhibidores españoles les paguen un 15 por ciento más que en el resto de Europa. La merma de ingresos por esta razón ha sido cuantificada en 280 millones de euros en los últimos cinco años. La cuota de pantalla es uno de los principales caballos de batalla del informe. Éste es muy claro en el diagnóstico: La cuota de pantalla no resuelve la crisis del cine español y su imposición a los exhibidores es inconstitucional Desde 1941, los cines están obligados a programar un porcentaje mínimo de películas españolas. Concretamente, la Ley del Cine de 2001 establece que las salas deberán programar cine español o del resto de los países de la Unión Europea como mínimo un día por cada tres días de exhibicíón de películas de terceros países. Fórmula fracasada Los exhibidores piden la supresión de esta cuota de pantalla, una fórmula que consideran fracasada, aunque se muestran pesimistas ya que el Ministerio de Cultura la considera innegociable. En su informe, la FECE segura que la cuota ha supuesto en los últimos cinco años una minoración de ingresos a las empresas de exhibición que alcanza los 840.953.531 euros, que se ha convertido de hecho en una subvención impuesta que se añade a las otras recibidas por las productoras españolas y europeas Se quejan también los exhibidores de haber estado siempre fuera de las generosas y abundantes subvenciones que, año tras año, se han repartido productores españoles y distribuidoras, con la generosidad de los Presupuestos Generales del Estado, para contribuir a sacar al cine español de un estado permanente de crisis, que dura ya cerca de 70 años Las salas de cine, asegura el informe presentado ayer por la FECE, atraviesa uno de los peores momentos desde su nacimiento. Los exhibidores aseguran haber invertido mil quinientos millones de euros en los últimos cinco años, que les ha permitido crear uno de los mejores parques de salas de cine de todo el mundo Por contra, denuncian, se encuentran acosados por las