Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 30 3 2006 47 Andalucía y Cataluña recibirán los mayores fondos para atender a las personas dependientes Una vacuna consigue en humanos resultados esperanzadores contra el virus de la gripe aviar La inoculación de un virus H 5 N 1 atenuado, a altas dosis, ofrece respuesta inmunológica b La investigación de este equi- La corteza cerebral madura más rápido en los niños más inteligentes A. A. C. MADRID. Científicos de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos han encontrado un vínculo entre la inteligencia y el desarrollo del cerebro durante la adolescencia, según detallan hoy en la revista Nature Durante décadas, la búsqueda de una relación entre la inteligencia y el tamaño del cerebro ha sido una controvertida historia plagada de polémicas, que no ha conducido a conclusiones firmes. En ese escenario aparece publicado hoy el estudio dirigido por el doctor Philip Shaw, que analizó con resonancia magnética por imágenes (MRI) el cerebro de 307 personas en diferentes momentos de su transición de la niñez a la juventud. Este concienzudo análisis reveló que los niños con un nivel de inteligencia superior mostraban un patrón de desarrollo cerebral diferente: determinadas partes de la corteza cerebral adquirieron un mayor grosor entre los siete y los once años, perdiendo posteriormente volumen durante la adolescencia. Este patrón de crecimiento se observó en algunos niños con un nivel de inteligencia medio, pero era mucho más rápido y pronunciado en aquellos con mejores resultados en los test de inteligencia. En última instancia, las conclusiones de esta investigación sugieren que la inteligencia guarda una estrecha relación con el patrón de crecimiento del cerebro durante la adolescencia, sin importar el volumen de masa cerebral. Estudios anteriores habían comparado exploraciones con resonancia magnética a niños de diferentes edades. El trabajo dirigido por el doctor Philip Shaw, por el contrario, es el primero diseñado para observar los diferentes cambios del cerebro de un grupo de niños desde que tenían cinco años hasta que cumplieron diecinueve. po norteamericano demuestra que será posible preparar una vacuna si muta el virus H 5 N 1 con riesgo para las personas G. Z. MADRID. La búsqueda de una vacuna contra el virus que provoca la gripe aviar es uno de los retos de la comunidad científica para detener una posible pandemia de gripe de producirse una mutación del H 5 N 1 con capacidad de transmisión. Un ensayo liderado por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos acaba de ofrecer resultados esperanzadores en una vacuna probada en humanos, al demostrarse una respuesta inmunitaria en los voluntarios que participaron en el estudio. La importancia de esta investigación reside en que demuestra que será posible preparar una vacuna en el caso de que el virus H 5 N 1 mute y el resultado tenga capacidad de transmisión con alto riesgo para los humanos. El virus utilizado en el estudio, según describe hoy el equipo dirigido por Anthony S. Fauci en The New England Journal fue un H 5 N 1 desactivado, aislado en 2004 en el sureste asiático, el mismo que ha provocado el fallecimiento de más de un centenar de personas desde 2003. Este mismo virus, con cambios en su superficie, se ha desplazado en menos de tres años desde Asia hasta Europa, infectando y provocando la muerte de millones de aves. SIGEFREDO guarden su cordón en un banco privado español a cederlo, si es compatible con un enfermo anónimo. La probabilidad de que suceda es muy baja, pero limitaría la actividad de algunas empresas. Algunos bancos interesados en instalarse en España ya han advertido que si se exige este requisito, los españoles seguirían enviando sus células fuera de España para tener la seguridad de que siempre las tendrán disponibles. La normativa nacional no sólo regulará la actividad de los bancos privados y públicos de cordón umbilical. También establecerá los requisitos para donar, almacenar y utilizar todo tipo de células y tejidos humanos. El estudio fue realizado en dos fases. En una primera, que contó con 118 voluntarios de entre 18 y 64 años, se formaron cinco grupos. Cada uno de ellos recibió dosis diferentes de la vacuna, desde los 7,5 microgramos a 15, 45 y 90, mientras que un quinto grupo recibía una sustancia placebo. Un mes más tarde se les inoculó otra vacuna de refuerzo. Tras recoger muestras de sangre antes y después de cada vacunación, los investigadores no encontraron ningún problema de seguridad. Comenzó entonces la segunda fase del estudio. En esta segunda se escogió a 333 voluntarios. Aquí fue donde se obtuvieron dos resultados bien diferentes: altas dosis (90 microgramos) lograron respuestas inmunitarias en el 54 de los pacientes; por contra, bajas dosis (15 microgramos) sólo encontraron respuesta en el 22 de los voluntarios evaluados. Las altas dosis de la vacuna fueron toleradas bien. Efectos secundarios como fiebre, malestar, dolores musculares y náuseas fueron encontrados en todos los grupos, independientemente de la dosis. Con el ensayo, los clínicos han comenzado a estudiar adyuvantes (sustancias que se añaden a las vacunas para prolongar o intensificar la respuesta inmunitaria del organismo) para la vacuna con el fin de reducir las dosis y riesgos para la salud. De la misma forma, estudios paralelos intentan producir esta vacuna en cultivos celulares en vez de en huevos. El objetivo es lograr una mayor producción en menos tiempo, con el fin de inmunizar a la población en riesgo.