Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 JUEVES 30 3 2006 ABC Internacional Elecciones en Israel PARLAMENTO SALIENTE Shinui 15 Laboristas 19 Likud 38 Shas 11 Unión Nacional, 7 Meretz, 6 Partido Nacional Religioso, 6 Unidad por la Torá y el Judaísmo, 5 Hadash, 3 Balad, 3 Israel Baaliya, 2 Lista Árabe Unida, 5 Mar Med iterráneo 50 km Resultados al 99,5 escrutado Laboristas 20 Shas 13 Israel Beitenu Likud 11 12 Unión Nacional 9 Pensionistas 7 Tel Aviv Cisjordania Gaza TOTAL: 120 diputados ó 62.3 Otros 20 EGIPTO Infografía ABC Al Kadima le costará más cara la coalición de gobierno tras su corto triunfo en las elecciones Deberá llegar a un acuerdo con laboristas, pacifistas, ortodoxos y jubilados después del grave derrame cerebral de Ariel Sharón, las victorias de Hamás y Kadima ponen boca arriba las cartas en Oriente Próximo JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Ha sido uno de los trimestres más intensos- -y de intensidad sabe de sobra esta convulsa región- -en la historia de Oriente Próximo. Todo comenzó la noche del 4 de enero. Entonces, Ariel Sharón, primer ministro de Israel, reciente creador del Partido Kadima y responsable del adelanto electoral para el 28 de marzo, sufrió un grave derrame cerebral en su rancho de Los Sicamores en el Neguev, que a la postre le ha dejado en coma en una cama del hospital Hadassah de Jerusalén y le ha alejado para siempre de la actividad política. Apenas tres semanas después, los radicales islámicos de Hamás, contra el pronóstico de muchos, ante la resignación de otros, ganaban con rotundidad- -cosas del sistema electoral palestino- -los comicios legislativos, provocaban un terremoto sin precedentes en los territorios de Gaza y Cisjordania, en Israel, en los países vecinos y en todo el mundo. Para encontrar la salida a tan complejo laberinto faltaba la celebración de las elecciones generales en Israel, con un panorama político inédito, con un partido de centro recién fundado a imagen y semejanza de un líder ya fuera de juego y con el recuerdo de la evab Casi tres meses cuación veraniega de Gaza y el aviso de la desconexión de parte de Cisjordania en un horizonte eclipsado. Al fin, tres meses después en los que ha cambiado el rostro de los personajes, su vestuario, su maquillaje, sus peinados, el guión de la obra, el decorado, la banda sonora e incluso la actitud de los espectadores, casi nunca pasiva, las cartas ya están boca arriba. Cada jugador conoce su mano y puede apostar lo que crea oportuno. Hamás está en el poder, en una cohabitación imposible con Mahmud Abbas (ayer juraron sus cargos los ministros del nuevo Gobierno en Gaza y en Cisjordania; ayer ordenó EE. UU. a sus diplomáticos la suspensión de cualquier contacto con los miembros de dicho Ejecutivo y pronto puede hacer lo mismo la Unión Europea) Y los comicios israelíes han sido ganados, con un margen mucho menor del esperado (las encuestas llegaron a situarlo con 44 escaños y se ha tenido que conformar con 28) por el Kadima, primero de Sharón, hoy ya de Ehud Olmert. Trazado de fronteras Pese al revés sufrido (nunca una victoria fue tan amarga) el heredero de Arik podrá apurar su jugada para formar un Gobierno de coalición (su El futuro Gobierno israelí dispondrá de un año para diseñar al detalle la salida parcial de Cisjordania apuesta incluye a los laboristas, al sorprendente Partido de los Pensionistas, a los pacifistas del Meretz y a los ultraortodoxos sefardíes y ashkenazíes, lo que sumaría 75 escaños, 14 más de los necesarios para la mayoría absoluta) con el que afrontar sus próximos retos y trazar, como es su principal objetivo antes de 2010, las nuevas, definitivas y permanentes fronteras del Estado de Israel. Otras combinaciones serían posibles para formar esa alianza gubernamental pero Olmert ya ha dejado claro que no contará con los partidos que se opongan a su llamado Plan de Consolidación respecto de Cisjordania. Así, el Likud e Israel Beitenu (tras el fracaso de Benjamín Netanyahu, Avigdor Lieberman podría utilizar su reforzada plataforma para fusionar ambos partidos) quedarían fuera del nuevo Ejecutivo, así como los partidos árabes- israelíes y, por supuesto, los representantes de los colonos. Y es que, para cumplir su Plan de Consolidación que rechazan Hamás y la ANP pero podría aceptar la comunidad internacional, Olmert tiene que ordenar la evacuación de más de 60.000 colonos de Cisjordania (otros 170.000 permanecerían donde están) algo que sin duda no se llevaría a cabo entre los besos y abrazos que pudieron verse este verano durante la retirada de Gaza. Como botón de muestra, el violento desmantelamiento hace unas semanas de la colonia ilegal de Amona. Olmert, quien aseguró a George W. Bush que esta decidido a perpetuar el legado de Sharón, ya ha creado su equipo para negociar con los partidos que JORDANIA Kadima 28 ISRAEL SIRIA aspiran a sumarse a una coalición que, con la sentencia de las urnas, le saldrá mucho más cara de lo que tenía previsto. Tendrá que ceder, una vez le invite el jefe del Estado, Moshé Katsav, a formar el Ejecutivo, más ministerios de peso de los deseados. Y a partir de ahí, aprobado el Gobierno por el nuevo Parlamento tan atomizado como siempre, más atomizado que nunca- -cosas de la ley electoral israelí- -dispondrá de un año para diseñar al detalle la evacuación parcial de Cisjordania, el Plan de Consolidación que desembocará en el trazado de las nuevas fronteras de Israel y, por ende, del hipotético Estado palestino que pueda crearse en el futuro entre bantustanes.