Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 30 3 2006 Nacional 23 Don Juan Carlos y Doña Sofía visitaron ayer Toulouse, donde se exilaron miles de republicanos tras la Guerra Civil. Qué suerte ha tenido España con esta Monarquía afirmó uno de ellos Un Rey que emociona a los republicanos ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS. ENVIADA ESPECIAL TOULOUSE. Apenas quedan ya unas decenas de exilados republicanos en la ciudad de Toulouse y los pocos que quedan rondan los noventa años. Sin embargo, dentro de ellos sigue viva una inmensa pasión por España, que han sabido transmitir a sus hijos y nietos. Las tres generaciones de españoles, unidas a otras familias que emigraron más tarde a esta ciudad por razones económicas, acudieron ayer a recibir a Sus Majestades los Reyes, que realizaron su primera visita a Toulouse, la capital del exilio. Dentro de la recepción, que se celebró en la Prefectura, eran unos 400, pero en la plaza del Ayuntamiento se congregaron unas 3.000 personas para dar la bienvenida a Don Juan Carlos y Doña Sofía. Entre los primeros se encontraba Francisco Folch, valenciano de noventa años, capitán de Artillería y presidente de la Asociación de Ex- combatientes y Víctimas de Guerra de la República Española, cuyo pañuelo no daba abasto para enjugar las lágrimas que se le escapaban cada vez que hablaba de los Reyes. Qué suerte ha tenido España con esta Monarquía afirmaba. Pero, ¿cómo, a usted no le gustaría que se proclamara la Tercera República? le preguntaron los periodistas, a quienes había mostrado varias bande- ritas tricolores. Lo que yo quiero es que en España no haya más guerras. Es mejor la guerra de las palabras que la de los cañones. Y, a pesar de todo, la Monarquía ha conseguido que España se hiciera democrática respondió. Folch recordó que estuvo combatiendo en todos los frentes aunque su intervención militar más importante fue la defensa de Barcelona en marzo de 1938, junto al castillo de Montjuic. Habló de sus compañeros que cayeron en el frente llenos de ilusión de cómo llegó a Toulouse en enero de 1940 y tuvo que rehacer su vida, de cuando pudo volver a España pero temía ser tratado como un rojo De sus palabras, sin embargo, no se desprendía el más mínimo rencor. Según relató, él era uno de los que llamaban al Rey Juan Carlos el breve Pero ahora, treinta años despues, ya no pienso así añadió. Para él, lo importante es que le lleguen imágenes de España como la que se difun- Los Reyes visitaron la fábrica de Airbus, tras recibir a la colonia española dió el pasado miércoles, con Zapatero y Rajoy estrechándose la mano en un saludo la España de la reconciliación por la que tanto luchó Don Juan Carlos. Por eso, cuando a Folch se le preguntaba ayer por el Rey, respondía: ¿Pero quiere usted que me vuelva a emocionar? A su lado estaba el refugiado Rafael Gandía, de 88 años y presidente de la Asociación Amical de Guerrilleros. Aunque estuvo combatiendo durante tres años en toda España defendiendo la República aseguró que él no ha sido verdaderamente republicano nunca Gracias a la Monarquía, el pueblo español ha tenido felicidad y tranquilidad durante treinta años, y con una República aún estaríamos en los primeros escalones manifestó. Gandía también se refirió a la emigración española, a la que calificó de ejemplar porque cuando los franceses tuvieron problemas, no se desentendieron, sino que se unieron a ellos EFE y lucharon Así, explicó, se ganaron el respeto y afecto de los franceses, que los tratan como a iguales Ya me puedo morir tranquilo También el Rey tuvo unas palabras de reconocimiento a los supervivientes del largo y doloroso exilio que siguió a nuestra contienda civil sin olvidar a quienes ya no pueden estar con nosotros Entre los ausentes, Folch recordó a un compañero suyo que, hace ya diez años, pudo saludar al Príncipe de Asturias cuando Don Felipe visitó Toulouse. Ahora ya me puedo morir tranquilo dijo aquel exilado al conocer personalmente al Heredero de la Corona, y así fue. Mientras aquellos republicanos que durante años combatieron en el frente manifestaban ayer su reconocimiento a Don Juan Carlos y Doña Sofía, fuera, en la calle se escuchaba la voz solitaria de un joven que repetía: España, mañana, será republicana A pesar de todo, la Monarquía ha logrado que España se hiciera democrática manifestó un exilado