Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 30 3 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA CLEPTOCRACIA ARBELLA es un paraíso gobernado por una cleptocracia. El gilismo, aquella aventura que se filtró por las rendijas del desencanto popular, no era más que una máquina de robar que durante tres lustros ha funcionado con el motor a todo trapo. Gil se cargó el sueño de buganvillas del príncipe Hohenlohe para levantar en su lugar una horrenda muralla en la que detrás de cada ladrillo quedaba impresa la huella de un delito. Cuando el Padrino fue a la cárcel y perdió la alcaldía por sentencia judicial, dejó el negocio al cargo de una banda de muertos de hambre que en verano se vestían como parientes de los Soprano. Pronto estallaron las peleas por el botín, y aquel escenario de lujo en el que atracó Onassis, jugó al golf Sean Connery, amó Ira de FürsIGNACIO tenberg y aún pasea DeboCAMACHO rah Kerr sus ojos luminosos entre la bruma del alzheimer, acabó convertido en un esperpento con ribetes de novela negra. De vez en cuando, en las laderas de Sierra Blanca suenan disparos de algún ajuste de cuentas, pero los ladrones profesionales, los mafiosos que llegaron a disfrutar de sus turbias fortunas al sol de la California europea, son los únicos que no roban en esta Marbella del Pantojo y la alcaldesa con rulos y bata de cola. Al calor de las recalificaciones surgió una casta de nuevos ricos horteras que firmaban convenios para urbanizar zonas verdes en los puticlubs donde se solazan los cachorros de los jeques del petróleo. Antiguos camareros tienen hoy colecciones de relojes Cartier y menestrales de tres al cuarto dan fiestas de cumpleaños en el Ritz. Algunos pasaron por el maco pero no cantaron la traviata; como le dijo Gil a Julián Muñoz, de la cárcel se sale, pero de la miseria no Esa debe de ser la única ciudad del mundo en la que un gerente de Urbanismo va dos veces a la cárcel y vuelve a su despacho; ayer lo guindaron por tercera vez, quizá porque alguien ha decidido comprar inmunidad con un chivatazo, y de paso se llevaron al talego a unos cuantos ediles y a esa alcaldesa de cuplé que canta en un coro rociero. En Marbella se cumple aquello que escribió Julio Camba de que los concejales roban igual que los toros mugen o los caballos relinchan. Los tres últimos alcaldes han pasado más tiempo en los juzgados que en el ayuntamiento; allí junto al bastón de regidor les ponen directamente las esposas. Lo curioso del caso es que la banda de esquilmadores no ha dejado de sacar mayorías absolutas; es el efecto Barrabás en el que el pueblo vota a los ladrones, quizá porque en el fondo todo el mundo aspira a que le alcance la derrama del pillaje. El que no ha recalificado un terrenito trabaja en una obra ilegal; ha sido la democratización de la rapiña, un ambiente nauseabundo que no podían perfumar todos los jazmines de la Costa. Ahora parece que llega la catarsis, si es que no resulta demasiado tarde para encontrar a los justos de Sodoma. El que no afana es un gil, dice el viejo tango del Cambalache; en Marbella lleva quince años ocurriendo exactamente lo contrario. M ZAPATERO Y RAJOY, SÓLO ELLOS E trata también de un problema exterior. Condiciona el futuro europeo, el diálogo trasatlántico, la relación con el islam... Sobre todo la relación con Francia. Duran Lleida acertó: señor Zapatero, está usted obligado a intentarlo. Está incluso obligado a equivocarse, si el camino no llevara al final esperado. A la hora de la verdad, los toreros deben estar solos: antes o después del final pueden aparecer los peones. Pero en la faena, el diestro está solo. Sin peones políticos, mediáticos, fácticos... Zapatero se arriesga a una cornada políticamente mortal. También Rajoy, desde el otro lado del espejo. Sus votantes les respaldarán o rechazarán, sólo a ellos dos. Sin las víctimas, nada tendrá cimientos duraderos. Las víctimas, recordó alguien, siempre tienen razón. ¿Por qué vías secretas ha madurado el proceso? No hablaremos de ello en una columna de periódico. No tenemos información alguna. Pero reconoDARÍO cemos el valor de todas las víctimas, VALCÁRCEL en su comunicado. Sin ellas nada puede construirse. El terrorismo mata. Extiende además el terror, crea y rompe las relaciones personales. Ese efecto desnormalizador, putrefactor, ha condicionado la vida española a lo largo de 30 años de transición. El cese de la violencia es el final de toda violencia y todo terror. Durante largos años el término violencia ha sido favorable a quienes mataban. Matar no es violentar a alguien. Matar es matar. Acción que introduce muerte allí donde hay vida. Matar a un hombre o a una mujer que va por la calle, a una muchacha que prepara la cena, es un acto escalofriante, sólo parecido a la tortura, y aun así... Estupor de Jordi Pujol en 1978: o sea, que esta gente mata... Quiere decirse que matan físicamente a quien discrepa de ellos... No puedo entenderlo, no puedo entenderlo, repetía el sucesor de Josep Tarradellas. Tampoco podrá construirse la paz sin el apoyo del Partido Popular. Entre Zapatero y Rajoy suman 21,6 S millones de votos (sobre 25,8) con 312 escaños sobre 350. ETA ha sido infiltrada. Francia ha prestado todo su apoyo, con la ayuda del BND alemán, especializado en estos trabajos... Aunque la carga mayor haya recaído sobre los servicios españoles, la Policía y la Guardia Civil. Lento proceso, infiltración irreversible. Y sin embargo, la búsqueda de una salida para ETA da al país grandes esperanzas. Con la constitución de 1978, el Estado concedió una amplia amnistía al País Vasco: gobierno autonómico, recuperación foral, el concierto y el cupo, libertades económicas y un modelo de recaudación fiscal diferente del resto de España. Ideólogos primero, activistas luego, terroristas después (primer muerto, el cabo Pardines, pobre motorista de Tráfico, en tiempo de Franco, 1968) mantuvieron su desafío al Estado democrático, después de 1978. La democracia se defendió con todas las armas a su alcance. ¿Distinción teórica? En modo alguno. Existe la paz aparente, la paz de Franco, 25 años de paz, paz falsa, fundada en la violencia (Tomás de Aquino distinguía la tranquilitas ordinis, opuesta a la verdadera paz, de la paz alcanzable, unitas ordinis, no basada en la coacción) El 11 de septiembre de 2001 y el 11 de marzo de 2004 abrieron la puerta a un mundo diferente. No existe ya la amenaza de una gran guerra sino la amenaza del terror. No existe la paz perfecta, pero existe la paz con dignidad, con libertad, sin coacción. Esa paz, base de la convivencia, debe ser mantenida por el Estado, por los meta- estados, para todos los ciudadanos. No será perfecta; a veces será trágica; pero será paz verdadera. Una precisión: nadie discute hoy su poder a Rodríguez Zapatero. Hay que apostar paralelamente por Mariano Rajoy. En el Partido Popular, sólo Rajoy tiene la responsabilidad, nadie del pasado ni del presente (sin interferencias contaminantes, pacto Z- PJR) Sólo el acuerdo entre los jefes de los dos partidos, PSOE y PP, podrá sacar adelante la nueva etapa. Trabajo titánico, lejos de las grandes palabras: la verdadera paz requiere, necesariamente y por este orden, piedad, dignidad, memoria y justicia.