Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 29 3 2006 Economía 89 Bruselas rebajará hasta un 60 el coste de hablar por el móvil en el extranjero La comisaria Reding dice que se paga un precio que no tiene justificación b El nuevo reglamento eliminará Un juez levanta la fianza a los dos directivos de Repsol en Bolivia ABC SANTA CRUZ (BOLIVIA) La Sala Penal Primera de la Corte Superior de Santa Cruz levantó ayer la fianza de 40.000 euros impuesta el 15 de marzo a dos directivos de Andina, filial de Repsol YPF en Bolivia, aunque mantendrá el resto de medidas cautelares, por lo que no podrán salir del país y deberán comparecer ante el tribunal una vez al mes. Las medidas afectaban al ahora ex director general de Andina, el español Julio Gavito, y al director de Operaciones, el argentino Pedro Sánchez, a quienes se había impuesto la fianza tras prestar declaración ante la justicia, según informaron a Ep fuentes judiciales bolivianas. La decisión constituye un paso más en el marco de la investigación por un supuesto contrabando de 230.400 barriles de petróleo por un monto que supera los 9,2 millones de dólares (7,7 millones de euros) y que llevó hace unas semanas a retener por unas horas a los dos máximos representantes de la compañía. El pasado 21 de marzo Gavito presentó su renuncia como secretario general de Andina. el pago del tramo internacional, que en la actualidad abonan todos los usuarios cuando reciben una llamada fuera de su país MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. Las operadoras de telefonía móvil europeas no tuvieron ayer un buen día. Viviane Reding, comisaria europea de Sociedad de la Información, anunció que va a proponer al Colegio de Comisarios que adopte un reglamento para este sector, destinado a reducir el coste de usar el móvil fuera del país de origen, denominado itinerancia o roaming en inglés, entre un 40 y un 60 dependiendo de los casos. Reding aseguró que el precio que se paga en la actualidad no tiene ninguna justificación El anuncio de la comisaria se produce después de que lanzara una advertencia hace seis meses a las operadoras, mediante la publicación en una página web de la CE de los precios que cobran estas compañías por la itinerancia para darle más transparencia. Sin embargo, la advertencia cayó en saco roto ya que, según Reding, a pesar de que esta página web se ha convertido en uno de los sitios más vistos del portal de la CE, con casi un millón de visitas, algunas empresas han subido incluso los precios En esta web se puede comprobar, por ejemplo, que por una llamada de 4 minutos los precios de la itinerancia pueden variar desde los 0,20 euros pagados por un usuario finlandés que llame a su país desde Suecia, a los 13,05 euros de la llamada de un usuario maltés en Letonia. Nueva normativa en 2007 El reglamento en el que trabaja Bruselas, y que podría ver la luz a principios de 2007, establecerá que los operadores de telefonía móvil no cobren a sus homólogos de otros países cantidades muy por encima de los costes reales, una regulación para las tarifas minoristas y la eliminación total del pago por las llamadas recibidas al viajar a otro país de la UE, así como el principio de país de origen. Esto último, de aprobarse finalmente en estos términos, supondrá, por ejemplo, que si un ciudadano alemán llama a un taxi en una visita a Sevilla con su teléfono móvil alemán pagará el equivalente a una llamada local como si estuviera en Alemania. Reding cuenta con el apoyo del presidente del Grupo Regulador Europeo (ERG) Kip Meek, quien ayer expresó el respaldo a Reding de todos los reguladores, a excepción hecha de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) El organismo español es partidario de limitar los precios mayoristas en itinerancia (los que se cobran entre los operadores) porque considera que la única forma de garantizar una disminución de precios que pagan los usuarios es regulando directamente los precios finales (los que cobran los operadores a los usuarios) La propuesta remitida a Bruselas por la CMT plantea que a los abonados que se encuentren en el extranjero se les cobre un precio similar al de su país de origen, más un pequeño porcentaje adicional. Este ingreso extra sería destinado a compensar las inversiones que realizan las operadoras para garantizar el servicio en países marcadamente receptores de turismo, como el caso español.