Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 29 3 2006 Cultura 61 José Luis Gómez recupera la histórica puesta en escena del Informe para una Academia de Kafka El actor y director asombró a los espectadores hace treinta y cinco años con esta obra b He vuelto a hacerlo no porque quiera reproducir un éxito sino por una necesidad interior dice el director del teatro de La Abadía, donde se estrena hoy esta obra JULIO BRAVO MADRID. El 2 de noviembre de 1971, un joven actor llamado José Luis Gómez, que acababa de regresar a España después de varios años de aprendizaje en Alemania, presentó en el teatro de la Zarzuela Informe para una Academia Aquel monólogo, basado en el texto de Franz Kafka, fue todo un acontecimiento en el panorama escénico español, y ha quedado como un importante jalón en la historia reciente de nuestro teatro. Treinta y cinco años después, José Luis Gómez recupera aquel texto y aquel recuerdo para poner en pie un montaje que guarda, según explicó ayer en su presentación, muchas novedades. José Luis Gómez, director del teatro de La Abadía- -donde se presentará este Informe para una Academia desde hoy y hasta el próximo 30 de abril- es actualmente uno de los actores y directores más respetados de nuestra escena. Asegura que no ha querido reproducir un éxito, y que poner en pie de nuevo este texto ha sido una necesidad interior He cumplido 65 años y no tengo intención de jubilarme- -justifica- llevo cuarenta años de actividad escénica, y he recibido la medalla de Oro de las Bellas Artes. Es un buen momento para la reflexión, e incluso para la confesión Franz Kafka escribió Informe para una Academia en el año 1917. En él, un simio se presenta ante la Academia científica para contar cómo era su vida simiesca, que ya ha abandonado después de ser capturado y trasladado a Hamburgo. Según Gómez, Kafka escribió este texto como metáfora del precio que tenía que pagar un judío para ser asimilado en la sociedad alemana. El actor y director va más allá y se refiere en su montaje al precio que tenemos que pagar todos por nuestra asignación imprescindible al tejido social Humor y poesía José Luis Gómez ha hecho en esta nueva producción que Pedro el Rojo sea un mono artista y lo ha situado en un espacio ambiguo que tiene algo de camerino, de hogar. Éste es un espectáculo muy poético con un mundo de poesías y de paradojas muy intenso; está lleno de humor Con respecto al montaje de 1971, dice el actor y director que aquello era más bien un recital, y aquí un actor encarna a un personaje. El mundo de Kafka no estaba allí; estaba su texto, pero no era un monta- José Luis Gómez, caracterizado como Pedro el Rojo je en realidad En este espectáculo, al texto de Informe para una Academia se le han sumado tres breves cartas de Franz Kafka. Uno de los aspectos que más destacaron en la puesta en escena de 1971 fue el trabajo físico que realizó José Luis Gómez. Ahora, con treinta y cinco años más encima, el actor y director admite que ha necesitado de un trabajo especial porque está mucho tiempo ROS RIBAS Entierro del dibujante Mena Los restos mortales del popular dibujante y colaborador de ABC José Luis Martín Mena recibieron ayer por la tarde cristiana sepultura en el cementerio de La Almudena. Antes, numerosas personas habían acudido a la capilla ardiente para dar su último adiós al humorista, que llevaba varias décadas alegrando a los lectores de ABC. En la imagen, Alfredo Amestoy y otros compañeros del Club de Amigos de la Boina, que rindieron homenaje al dibujante en el cementerio en presencia de su viuda, Blanca Abella Gavela agachado y con las piernas flexionadas, y que ha realizado también un trabajo de voz, porque hay muchos ámbitos vocales que no están en la vida diaria Sin embargo, añade Gómez, lo que fue epatante en aquella época hoy lo hacen mejor otros muchos actores y no es tan importante en este montaje José Luis Gómez ha contado para esta puesta en escena con varios de sus colaboradores habituales: Carlos Aladro y Fefa Noia han sido sus ayudantes de dirección; Silvia de Marta ha desarrollado la escenografía ideada por el propio Gómez (en la que, como guiño al montaje de 1971, está el pupitre que aparecía en aquél) Pepe Rubio ha vestido a Pedro el Rojo; y José Manuel Guerra firma la iluminación. ÁNGEL DE ANTONIO