Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional MIÉRCOLES 29 3 2006 ABC EL TRIPARTITO DE GIBRALTAR l pasado lunes fue un día verdaderamente histórico para el futuro de la colonia de Gibraltar. Y como medida de la trascendencia de la carta que el ministro de Exteriores británico, Jack Straw, envió a su colega español, Miguel Á. Moratinos, baste decir que aseguran quienes tuvieron ocasión de hablar con él ese día que la furia de Joe Bossano, por el contenido de la misiva interministerial, era bíblica. Straw escribió a Moratinos reconociendo que el derecho a la autodeterminación de los gibraltareños deberá conciliarse con los principios y derechos concurrentes en la Carta de las Naciones Unidas y el artículo X del RAMÓN Tratado de Utrech que PÉREZ- MAURA da a España el derecho de negación si alguna vez Gran Bretaña renunciara a la soberanía Es decir, las aspiraciones independentistas largo tiempo ambicionadas por algunos gibraltareños y que la nueva Constitución de la colonia- -cuyo borrador está concluido- -debía consagrar como objetivo, no serán tales si no se llega a ellas con la aprobación de España. Lo que cabe suponer que no será el caso ni con éste ni con ningún otro Gobierno que se diga español -con perdón por el ramalazo pseudonacionalista. Straw y el Gobierno de Blair han dado un buen ejemplo de que para modernizar una Constitución hay que mirar primero hacia atrás, ver de dónde venimos y por lo tanto a dónde queremos y podemos ir. Algunos gibraltareños- -y destacadamente el señor Bossano, ex ministro principal de la colonia- -querían ir hacia a la independencia. Y lo que Londres ha hecho- -con la hábil participación del Ministerio de Moratinos y su segundo, Bernardino León- -es recordar que los gibraltareños sólo existen porque hay un Tratado de Utrech desde 1713 que define las condiciones de existencia de esta colonia. Bossano y Caruana quieren olvidarlo, pero Londres no les permitirá hacerlo. Con este as en la mano, Moratinos puede ahora hacer la siguiente concesión: el proceso de Bruselas está finiquitado y Londres y Madrid van a poner en marcha una comisión tripartita con la presencia en la mesa del Gobierno de Gibraltar. Es una concesión histórica, pero a diferencia de lo que se pedía a España hace unos años, cuando los gibraltareños aspiraban a la independencia y querían sentarse a la mesa con España en igualdad de condiciones, ahora tendrán que hacerlo sabiendo que en la mesa se acomoda el todopoderoso Gobierno español que podrá conceder o negar la independencia a los gibraltareños. Yo en su lugar no sería pesimista. Si Carod- Rovira está convencido de que acabará lográndola para Cataluña, no veo ninguna razón para que Caruana y Bossano no pudieran lograr lo mismo para los llanitos. Pero quizá fuese mejor que esos 28.000 andaluces británicos dedicaran sus esfuerzos a ser puente entre dos países y no chinas en los zapatos de los españoles y británicos. E Resurgen los problemas de Lula con la renuncia del ministro de Hacienda La caída del cuarto hombre de confianza puede influir en su reelección b Guido Mantega reemplaza en el Ministerio de Hacienda a Antonio Palocci, quien dejó el cargo acorralado por las serias denuncias de corrupción VERÓNICA GOYZUETA CORRESPONSAL BRASILIA. Considerado como uno de los hombres clave del Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva y el garante de la estabilidad económica, Antonio Palocci renunció la noche del lunes al Ministerio de Hacienda, presionado por la oposición y acorralado por las denuncias de corrupción que lo perseguían desde el año pasado. En su lugar asumió Guido Mantega, ex asesor de Lula para temas económicos, que fue recibido con cautela por el mercado financiero. La nominación de Mantega exigirá esfuerzos políticos del Gobierno para garantizarle la estabilidad al nuevo ministro, no sólo en el medio político sino también entre los agentes económicos comentó el analista Rogério de la consultora Tendencias. Mantega es considerado conservador y divergente de Palocci, por lo que el mercado brasileño reaccionó ayer con nerviosismo. Sin embargo, el nuevo ministro contuvo los ánimos afirmando que la política económica se mantendrá como está. Médico y ex militante trotskista, Palocci contaba con la simpatía de trama de corrupción, que ya provocó la caída de otros hombres fuertes de Lula, como los ex guerrilleros José Dirceu, su ex mano derecha, y José Genoino, ex presidente del oficialista Partido de los Trabajadores, y su ex ministro Luiz Gushiken. El principio del fin La gota de agua, sin embargo, fue la violación del secreto bancario del cuidador de una mansión conocida como República de Ribeirao Preto alquilada por los ex asesores de Palocci donde supuestamente se realizaban negocios irregulares y fiestas con prostitutas. La decisión de exponer públicamente las cuentas de un hombre humilde, sólo por denunciar que Palocci frecuentaba la mansión, provocó la condena de los medios brasileños. Las investigaciones, exigidas por la oposición, probaron que la violación del secreto fue dirigida por el presidente del banco Caixa Economica y por un asesor directo del ministro Palocci. Todos los involucrados en el caso renunciaron o fueron destituidos. Con la renuncia, Palocci pierde el fuero privilegiado frente a la justicia brasileña y corre el riesgo de ser procesado y preso por corrupción, lo que puede traerle dolores de cabeza a Lula, que busca su reelección este año. La oposición ya pidió la presencia de Palocci en las comisiones parlamentarias que investigan la corrupción en el Gobierno. Guido Mantega AP los sectores económico y financiero por haber asumido con pulso firme los acuerdos firmados por su país con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y conducido la economía con estabilidad. Pero el ministro venía tambaleándose en el cargo desde agosto pasado, cuando aparecieron las primeras denuncias de irregularidades en su gestión como alcalde de Ribeirao Preto (2001- 2002) una de las ciudades más pujantes de Sao Paulo. Palocci fue involucrado por uno de sus ex asesores en la supuesta Blair sufre la mayor huelga en ochenta años debido al cambio en el régimen de pensiones EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. A las últimas dificultades de Tony Blair por mantener su autoridad como primer ministro se sumó ayer una jornada de huelga, seguida por más de un millón de trabajadores, que los sindicatos convocantes catalogaron como la mayor desde 1926, al menos en lo que se refiere al sector laboral dependiente de los municipios. Especialmente seguida en las principales ciudades del país, la protesta de 24 horas supuso el cierre de escuelas, bibliotecas, centros deportivos y oficinas municipales, e interrumpió los servicios de transporte públicos locales y de recogida de basura. En Londres la incidencia fue menor, pero el 70 por ciento de las escuelas no abrieron sus puertas y lugares emblemáticos de la capital, como la Torre de Lon- dres, paralizaron su actividad y estuvieron cerrados a los turistas. La huelga responde a la decisión del Gobierno de invalidar la actual normativa por la que los trabajadores de los servicios municipales podían jubilarse anticipadamente a los 60 años con el cobro íntegro de sus pensiones. Los once sindicatos convocantes consideran que este tipo de empleados deberían tener la misma consideración que los funcionarios de la Administración, los policías, los maestros y el personal sanitario, para quienes seguirá en vigor la posibilidad de coger el retiro a los 60 años sin perjudicar la cuantía de su pensiones. Las fuerzas sindicales estarían dispuestas a aceptar que el cambio afecte al personal de nueva contratación, pero insisten en preservar los derechos de quienes ya están em- pleados. En caso de que sus demandas no sean aceptadas, los sindicatos podrían volver a protagonizar diversas acciones de protesta en las jornadas previas a las próximas elecciones municipales de mayo, en el que se renovarán buena parte de los entes locales británicos. La convocatoria electoral del 4 de mayo será el mayor test político desde las generales del año pasado y debe marcar tanto el grado de acogida del nuevo liderazgo conservador de David Cameron como el margen con el que cuenta Blair para seguir en el poder. Esa cita con las urnas es considerada decisiva para establecer el calendario de la sucesión de Blair en la persona del ministro de Hacienda, Gordon Brown. Aunque la huelga de ayer afecta también a Brown, en tanto que es responsable de las leyes sobre pensiones, el secretario general del sindicato T G, Tony Woodly, centró sus críticas en el primer ministro. Las tres cuartas partes de los trabajadores municipales son mujeres. Blair piensa que las trabajadoras mal pagadas son fáciles de manejar, pero está equivocado dijo.