Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 29 3 2006 Internacional 31 Las protestas baten récords en Francia Más de un millón de estudiantes y trabajadores se manifiestan contra el plan de empleo juvenil b La movilización de ayer alcanzó una cota histórica comparable a las protestas de 1995, cuando los sindicatos forzaron la retirada de las reformas de fondo de Juppé JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Entre 1 millón y 3 millones de estudiantes, sindicalistas, funcionarios, maestros profesores y trabajadores del sector público y privado se manifestaron ayer en París y cerca de doscientas ciudades más, en toda Francia, pidiendo al Gobierno que retire el Contrato Primer Empleo (CPE) Dominique de Villepin, primer ministro, reitera su proposición de mejorar sin retirar su proyecto. El presidente Chirac anuló todos sus desplazamientos para seguir la evolución de la crisis. El Consejo Constitucional debe anunciar mañana si considera o no anticonstitucional el CPE. Si el Tribunal lo rechazase, la crisis podría diluirse con la retirada obligada del proyecto. Si acepta la constitucionalidad del proyecto, la crisis se agravaría de manera inexorable. La movilización de ayer alcanzó una cota histórica comparable a las grandes jornadas de protesta de diciembre de 1995, cuando los sindicatos obligaron al Gobierno de Alain Juppé a retirar un proyecto de grandes reformas de fondo, mucho más importantes que el polémico y muy tímido CPE. Todos los indicadores confirman una escalada muy llamativa de la contestación. Entre 200.000 y 500.000 manifestantes a finales de enero y primeros de febrero. Entre 400.000 y 600.000 a primeros de marzo. Entre 1 y 1,5 millones hace diez días. Entre 1 y 3 millones ayer. El Ministerio del Interior reconocía ayer 1.055.000 manifestantes en toda Francia. La intersindical habla de 2.680.000. La CGT anunció más de 3 millones de manifestantes. En París y algunas capitales de provincias, las manifestaciones terminaron con incidentes relativamente violentos tras los que fueron detenidas unas doscientas personas. Un estudiante francés era ayer atacado por jóvenes encapuchados venidos desde los suburbios más empobrecidos REUTERS Cancelaciones y retrasos en los vuelos españoles MADRID. Un considerable número de vuelos con destino a Francia fueron cancelados ayer, y se teme que a primera hora de la mañana de hoy puedan producirse también nuevas anulaciones por la huelga general llevada a cabo en el país vecino. Al menos veinte vuelos entre España y Francia habían sido cancelados a mediodía de ayer en los aeropuertos españoles, al tiempo que se registraba una demora media de una hora en las rutas que sobrevolaban territorio francés, según señalaron fuentes de AENA. La huelga, convocada entre las 19.00 horas del lunes y las 07.00 horas de hoy afectó especialmente a los aeropuertos galos y a los servicios de tránsito aéreo, comunicaciones e información aeronáutica de Francia. La protesta francesa causó también la anulación de un vuelo Madrid- Bruselas por el fuerte retraso que se registró en el despegue que obligó a acoplar a los pasajeros en otra ruta. Hubo demoras superiores a dos horas en dos vuelos de la compañía Spanair que cubrían la ruta Estocolmo- Madrid y Oslo- Barcelona, y tuvo que anularse un vuelo Madrid- Francfort por retraso indefinido Miles de huelgas A esa marea humana es necesario añadir miles de huelgas. Cerca de doscientos vuelos anulados en los aeropuertos de París, donde los transportes públicos sufrieron muchos trastornos. Trenes atrasados, autobuses suprimidos. Escuelas e institutos de enseñanza media hicieron huelga. La gran mayoría de las universidades nacionales, total o parcialmente paralizadas. A la movilización masiva del sector público comienzan a sumarse los trabajadores del ámbito privado Y parecen significativas las manifestaciones de solidaridad sindical que llegan de España, Alemania e Italia. Con una opinión pública que apoya mayoritariamente sus reivindicaciones, sindicatos y estudiantes anuncian nuevas manifestaciones si no se retira el CPE. Mientras las manifestaciones de protesta se sucedían entre más de 180 ciudades, Villepin declaraba en la Asamblea Nacional: El Estado no admite un ultimátum. La República no se gobierna con la presión de la calle. Vuelvo a tender la mano a los sindicatos. Les propongo negociar algunas reformas de los dos puntos más delicados Todos los sindicatos y organizaciones sindicales rechazan tal propuesta y continúan pidiendo la retirada pura y simple del CPE. En el Gobierno y la Asamblea Nacional, los amigos de Nicolas Sarkozy, ministro del Interior, continúan confirmando su diferencia e insisten en proponer una negociación que permita consumar alguna forma de retirada estratégica Una gran mayoría de diputados de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) son partidarios de Sarkozy. Pero Dominique de Villepin también tiene partidarios sólidos. Unos y otros insisten en la unidad Pero la divergencia de criterios tácticos favorece la cohesión sindical y estudiantil. Tras la jornada de ayer, la crisis inicia una nueva fase de crispación, imprevisible. Villepin y sus fieles reafirman su disposición a negociar algunos puntos del CPE sin retirarlo. Pero parecen rotos los puentes de hipotéticas ne- gociaciones: reforzados tras la movilización masiva, reclaman la retirada incondicional del polémico contrato, antes de negociar nada. El margen de maniobra parece muy escaso. La próxima etapa será la sentencia inapelable del Consejo constitucional. Al principio de la crisis, el PS denunció el carácter anticonstitucional del proyecto, y presentó un recurso ante el Consejo. Varios miembros del Consejo son viejos amigos políticos de Jacques Chirac. Y tal indicador podría sugerir una solución de la crisis. Sin embargo, los mejores constitucionalistas independientes estiman que el proyecto de ley del CPE es jurídicamente impecable Se trata de un punto técnico y constitucional de un alcance político y social a todas luces inflamable. El Consejo Constitucional debe pronunciarse ahora y decidir si rechaza la ley o agrava la crisis