Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MIÉRCOLES 29 3 2006 ABC AD LIBITUM VISTO Y NO VISTO EL TRIUNFO DE LA CORTESÍA EUNIONES como la que ayer celebraron, en La Moncloa, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy tienen más valor escénico que conceptual. Una sociedad imagocrática, como la nuestra, necesita asistir en vivo y en directo a la representación del entendimiento de sus líderes. La liturgia no construye la fe, pero la realza y así acontece en la política cuando las ocasiones, por trascendentes, requieren ampliar el ámbito de las decisiones con la apariencia- -basta la apariencia- -de un generalizado acuerdo entre las grandes fuerzas representativas. Ayer, mientras los fotógrafos y las cámaras de la televisión inmortaM. MARTÍN lizaban el encuentro enFERRAND tre los dos líderes, Zapatero y Rajoy hablaban, por no aparecer en los telediarios como figuritas de porcelana, de los riesgos de viajar en helicóptero en memoria del accidente que padeció el presidente del PP; pero, convenientemente aderezada por los profesionales de las televisiones, la imagen transmitida era de mayor cercanía y entendimiento que la que, también en función de sus cargos respectivos, suelen ofrecer ambos personajes. Eso es suficiente para que cunda el sosiego y, simultáneamente, brote la desesperación en los cuarteles propagandísticos de los dos grandes partidos nacionales. Marcar diferencias, y fijar clientelas, es más difícil en el sosiego que con la ayuda de una buena bronca. En más o en menos, y en lo que respecta a la búsqueda de un final para el terrorismo que nos aflige desde hace casi medio siglo, Zapatero y Rajoy están condenados a entenderse. Ninguno de los dos está dispuesto a romper la imagen cooperadora en un asunto que, además de grave, está a flor de piel en la sensibilidad nacional y sin grandes diferencias entre los votantes de cualquiera de los dos hiperpartidos. Otra cosa serán, o podrán ser, los tejemanejes que se traigan entre bastidores los equipos que, en el Gobierno o en la oposición, entienden del problema. Tanto el presidente del Gobierno como el líder popular nos han reseñado el esperado encuentro con palabras huecas. Así corresponde a la prudencia. Estos mensajes han de ser poliédricos porque cada una de sus caras tiene un destinatario diferente y no es cuestión de que el voluntarismo, tan tentador, arruine una posibilidad que, aunque difícil, constituye un punto de apoyo para desplazar del mapa nacional la ya acostumbrada hipótesis del terrorismo con la palanca que significa la unión, aunque solo sea táctica y coyuntural, de dos partidos que representan a más del ochenta por ciento de los votantes. A mayor abundamiento de cautelas, que todas son pocas, los dos líderes han tenido el buen sentido de disimular las voces más ásperas de sus respectivos equipos de confianza, y eso, que no sé si será eficaz, eleva el valor de la cortesía, cosa muy de agradecer en tiempos de vibrante mala educación. TE DEUM DE LA PAZ R P tes para provocar ausentes involuntarios entre nosoAZ y siesta. He aquí el sempiterno programa tros- -en lenguaje antiguo: si los terroristas etarras permáximo de España. Y parece ser que otra vez ha petran atentados para matarnos- esto se debe únicaestallado la paz. El árbol de la paz es el olivo, cuyo mente a nuestra condición de españoles, con lo cual, defruto es la aceituna: recogerla fue siempre tarea de mujejando nosotros de ser españoles, dejarán ellos de matarres. Primero habló Penélope Cruz, que dijo: Intentar nos. Y en ésas estamos. Te aeternum patrem omnis tecombatir la violencia con la violencia es inconcebible. rra veneratur. El extranjerizante Guerra, jubón carmeY ahora lo ha hecho Sharon Stone, quien, con su mejor sí y calzón verde de supremo estadista de Deresonrisa vertical, ha declarado: Mi principal precho, ya ha extranjerizado a Cataluña, y ahora se ocupación es la paz en el mundo. Tanta paz está dispone a extranjerizar al resto de España. pidiendo a gritos un Te Deum ¡Ah, esta alegría matinal de estar estrenando la ¿Que qué es un Te Deum Un Te Deum es nacionalidad y la vida! Cuando Rodríguez, el nieun himno latino de acción de gracias que se canto del Abuelo Emblemático, salió al cuatro pies ta en ocasiones especiales, como, por poner un tendido de Iraq después de las bombas de Madrid, caso, para conmemorar una victoria. ¿Una victosu ministro Caldera pregonó con ruido de turuta: ria... de quién? ¡Qué más da! ¿No nos tienen di ¡Se abre un nuevo orden mundial! Y un orden cho los kantianos que el que se priva de la aleIGNACIO RUIZ QUINTANO nuevo, en efecto, quedó inaugurado. El New gría difícilmente puede dársela a los otros? AleYork Times llama ya a los etarras luchadores grémonos, pues, y cantemos: Te Deum laudaEl Washington Post grupo paramilitar La BBC, semus: Te Dominum confitemur. Te aeternum patrem, paratistas Y Odón Elorza, memorial de ausencias inomnis terra veneratur. Etcétera. Unos atribuyen su auvoluntarias Así que, oficialmente, para la gran cultura toría a Nicetas de Remesiana, cuyo nombre, por cierto, del progreso que nos invade, el único terrorista propiasignifica triunfador, victorioso pero otros sostienen mente dicho- -dicho, naturalmente, por Hugo Chávez- -que es obra conjunta de San Ambrosio y San Agustín, sería el presidente Bush. aunque esto ya nos lo aclararán los recaudadores de Con las cárceles aliviadas de campeones del socialisTeddy Bautista cuando nos pasen el cepillo por cantarlo. mo salvaje, el Estado de Derecho deberá rellenar las cel Te Deum laudamus... Yo lo cantaría en la catedral das con fumadores, automovilistas y ruidosos, que siemde Justo- -ya saben, la constancia de un ideal -en pre podrán entretener la condena viendo reportajes- siMejorada del Campo, verdadera justicia poética para Esmulación de Jon Sistiaga sobre, por ejemplo, el calor paña, con el aliento saliendo en suspiros de las garganque en los últimos veranos soportaría en Córdoba el tas de los indultados de la pena de muerte, que somos newyorktimesiano luchador Henri Parot. ¡Gloria a Rotodos. De oficiante, Alec Reid, el cura párroco irlandés. dríguez en las encuestas y paz en la playa a los hombres Tras de él, renqueante, la figura un tanto desmedrada de de buena voluntad! ¿No hablaban de voluntades los del nuestro Estado de Derecho, que, por su cara de lezna, capuchón? bien podría ser la de Alfonso Guerra, el extranjerizador Claro, que si buscamos algo más laico que el epigrama de Cataluña. Te Dominum confitemur. de Belén, siempre está la oda a Franco de Víctor Manuel: ¡Proverbial astucia, la de los catalanes! Penélope Cruz No han de ocultar hacia el hombre que trajo esta paz no concebía combatir la violencia con la violencia. Ensu admiración. Laralá, laralá, laralá. Siesta y paz. La tonces, ¿con qué? Rubert de Ventós, epígono de Penélope paz que, según Maquiavelo, sólo es el aplazamiento de la Cruz, concibió combatirla con una martingala: si los guerra. Requiescat in pacem. campeones del socialismo salvaje ocasionan acciden-