Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 28 3 2006 99 La Liga Profesional envía una carta a los árbitros solicitando sus cuentas para abonarles lo que se les debe Fernando Alonso considera que el circuito australiano de Albert Park se adapta a las condiciones del R 26 El héroe de Wembley lucha contra su pasado con la vista en el futuro Koeman, al igual que Geovanni y Simao, no puede olvidar su experiencia azulgrana E. O. LISBOA. Siento más emoción que ante cualquier otro partido. Mi móvil ha sonado más en el último mes que en todo lo que iba de año y nunca podré dejar de lado mi pasado azulgrana, pero creo que mi obligación es intentar sorprender, buscar los defectos del Barcelona. Se puede. Ellos tienen dos piernas, como nosotros Ese fue su mensaje de ayer en la comparecencia ante los medios de comunicación. Ronald Koeman (43 años) se sentará esta noche en el banquillo después de haber jugado este partido un buen puñado de veces. En el de vuelta en el Camp Nou prefiere ni pensar. Se emocionará, como ya hizo el martes pasado cuando ejerció de espía en el encuentro contra el Getafe y se vio rodeado de amigos por todas partes. Es íntimo de Txiki Beguiristain y mantiene una relación más que correcta con Rijkaard, que fue compañero suyo y sólo es un año mayor. El héroe de Wembley no sólo está en el corazón del barcelonismo desde que en el minuto 111 de la final contra el Sampdoria acertara con aquel misil teledirigido que convulsionó el coliseo londinense. Su órgano vital también es azulgrana. Y su meta es sentarse un día en el banquillo del Camp Nou, como ya se sentó en el del Ajax- -2 Ligas, 1 Copa y 1 Supercopa- -y se puede sentar la temporada próxima en el del PSV, el equipo que le lanzó a la fama como jugador antes de aterrizar en el Camp Nou, no sin antes decir no a una oferta del Real Madrid, que había sido Rijkaard conversa con su segundo, Eusebio, en el entrenamiento de ayer en La Luz historia barcelonista y al mismo tiempo sentó las primeras bases de su poderío, fertilizado después con el éxito del año siguiente (62) y tres finales más (63, 65 y 68) en esa década. Berna medio acabó con la carrera de un técnico, Enrique Orizaola; Luis Suárez fue traspasado al Inter y se aceleró el cambio de presidente, puesto que Miró Sans había presentado su dimisión tres meses antes. AP En 1961 el Benfica ganó al Barça la final de Berna (3- 2) y al año siguiente, al Madrid en Amsterdam (5- 3) en la actualidad, resume en pocas palabras aquellos años de grandeza. Éramos una máquina de hacer goles. Dos o tres por partido. Nuestro modelo táctico era el impuesto por Brasil en el Mundial 58, 4- 2- 4 pero el sistema no era una orden, sólo era una idea. En nuestro fútbol la diferencia la marcaban los hombres, no lo sistemas Al frente del equipo estaba un técnico húngaro, Bela Guttman, que hoy permanece presente en la vida del Benfica más allá de por aquellas dos Copas de Europa, por su profecía maligna. Destituido de mala manera al año siguiente, aventuró que el club no volvería a ganar esta competición en el resto de su historia y ya son cinco las finales perdidas. A las tres de aquella década- -63 (Milán) 65 (Inter) y 68 (Manchester United) -hay que añadir las del 88 (PSV) y 96 (Milán) víctima de sus tremendos pelotazos. Pero no será Koeman el único ex que esta noche sienta un cosquilleo especial cuando mire a la cara de los barcelonistas. También el capitán del Benfica, Simao, y el brasileño Geovanni formaron parte un día de su club y su salida no fue precisamente como la de su entrenador. Mientras Koeman sonríe cuando habla del Barça. Simao y Geovanni tienen presente que allí fracasaron. Que llegaron como refuerzos de postín y salieron en patinete. El primero, que aunque no lo pueda parecer sólo tiene 26 años, es el capitán del equipo y su arma letal. Ha madurado. Mantiene la velocidad y el remate que le llevaron al Camp Nou en la etapa final de José Luis Núñez como presidente, pero ahora además tiene gol y juega por todo el campo, no sólo en la banda. Le costó al Barça 14 millones y lo terminó vendiendo por 12. Mejor negocio que el brasileño Geovanni, que pasará a la historia del club como uno de los fichajes que ejemplarizan más el despilfarro de la era Gaspart. Llegó procedente del Cruzeiro y su precio final fue de 22 millones. Salió sin haber demostrado todo lo que había dejado entrever en su país y llegó gratis al Benfica, donde intenta hacerse un hueco de titular sin conseguirlo. Hoy los dos buscan venganza. Simao compareció ayer ante la Prensa y anunció que entraremos fuerte porque tenemos nuestras opciones Geovanni puede ser el arma secreta durante el partido y, aunque sea por un día, quiere entrar en la historia del Barça. El Juventus, con bajas importantes ante un Arsenal descansado Partido de los grandes en Londres entre el Arsenal y el Juventus (20.45, La 2) Los italianos tienen importantes bajas, pues no podrán contar con Del Piero, lesionado, ni con Nedved, que está sancionado. Además, el Arsenal llega al encuentro más descansado que su rival puesto que vio cómo se aplazaba su partido de la pasada semana ante el Porstmouth por la lluvia. La única novedad en los ingleses puede ser la presencia de Campbell en lugar de Senderos. El partido será de recuerdos para dos de los grandes protagonistas del encuentro. Vieira por el lado italiano, ya que vuelve al escenario de sus grandes éxitos, y Henry por el otro, que se enfrentará a un equipo en el que el francés no pudo triunfar. Según Wenger, la pelea del medio campo decidirá el signo del partido. Allí se encontrarán el mismo Vieira y su sucesor en el once titular de los de Londres, Cesc Fábregas. Para el técnico francés, ambos equipos hacen la misma lectura del fútbol, pero la forma en la que expresan sus intenciones en el campo son diferentes Por su parte, Capello alineará a Mutu en lugar del sancionado Nedved. La maldición de Guttman Al año siguiente, la víctima fue el Real Madrid. Amsterdam fue el escenario de una de las mejores finales de la Copa de Europa junto a la de Glasgow (Real Madrid- Eintracht, 7- 3) en el 60. Se adelantó el equipo blanco con dos tantos de Puskas, pero Rui Aguas y Cavem empataron. Otro tanto de Puskas permitió al Madrid irse al descanso con ventaja. Volvió e empatar Coluna y Eusebio, la gran estrella del equipo benfiquista, selló la victoria con dos tantos. A rey muerto, rey puesto. El Benfica reinaba en el continente con un fútbol tan ofensivo, creativo y técnico como el del Madrid. Eusebio, el gran embajador del club