Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 28 3 2006 61 Fallece el dibujante Mena, colaborador de ABC y creador de personajes como Cándido La Policía usará detectores de acero para descartar que la obra de Richard Serra esté enterrada DUMAS EN EL LEONCIO PRADO MARIO VARGAS LLOSA Fragmento del prólogo del Tomo I Muere Stanislaw Lem, el autor que hizo de la ciencia- ficción una fábula moral Una enfermedad del corazón acabó ayer con su vida en Cracovia de Solaris y Qatar falleció ayer en la Clínica de Cardiología de Cracovia a la edad de 84 años, según informó su asistente personal, Wojciech Zemek ANDRÉS IBÁÑEZ MADRID. Stanislaw Lem ha muerto. ¿Podríamos encontrar un abogado mejor para el denostado género de la ciencia ficción? La voz de Lem se establece ya claramente con la aparición del astronauta Ijon Tichy, cuyos innumerables viajes aparecen recogidos en Diarios de las estrellas Viajes y Diarios de las estrellas Viajes y memorias pero la era dorada de nuestro autor son los doce años que siguen al Octubre polaco de 1956, durante los cuales publicó cinco novelas de ciencia ficción, diez colecciones de cuentos, una obra de teatro de ciencia ficción, tres obras de teatro para la televisión y también importantes obras ensayísticas: Diálogos presentada como una sociología cibernética y Summa technologiae (1964) una de sus obras más ambiciosas y brillantes. b El autor etiéndome al Colegio Militar Leoncio Prado, donde estuve interno en 1950 y 1951- -a mis catorce y quince años de edad- -mi padre dio un imprevisto impulso a mi vocación de escribidor, habiéndose propuesto más bien lo contrario. La soledad del internado, sobre todo esos sábados y domingos que la consigna me tenía encerrado, hubiera sido irresistible sin la lectura. Ahora, gracias a ella, recuerdo esos encierros con entusiasmo y gratitud. De ellos han desaparecido lo que debió ser la rutina, el atroz aburrimiento y la envidia hacia los compañeros que salían, y sobrevivido los gestos de los mosqueteros, el colorido de la Corte de los Milagros, las intrigas y las hazañas de los personajes de Alejandro Dumas, un autor que literalmente leí en estado de trance y que me exaltó y pobló de sueños y deseos como no lo había hecho antes ninguno de esos fabuladores a los que tanta felicidad deben mi infancia y mi primera adolescencia: Salgari, Julio Verne, Karl May, Dickens Dumas fue el primer escritor que llegué a idolatrar personalmente y al que quise imitar. Y el recuerdo de Dumas está inseperablemente unido a mis dos años en el Leoncio Prado porque, qué duda cabe, él fue, con el Víctor Hugo de Los miserables el mejor amigo que yo tuve. M La Summa technologiae La Summa de Lem investiga cuestiones hoy tan candentes como la inteligencia artificial, la ingeniería genética o la posibilidad de creación de cyborgs y está llena de términos maravillosos como intelectrónica imitología teletaxación cerebromática o fantomología Terminologías aparte, la Summa es una reflexión muy seria, y plantea, desde mi punto de vista, la cuestión central en el conocido debate sobre si es lícito o no manipular el código genético para lograr la inmortalidad ¿Cuál sería la característica principal de esta criatura tan longeva? se pregunta Lem. Porque la longevidad nunca puede ser un fin en sí misma. Ha de servir a un cierto propósito. Algunas de las obras de Lem son obras clásicas de ciencia ficción, como El invencible Regreso de las estrellas uno de sus libros más deliciosos, donde se describen bellísimos viajes interestelares, o Solaris uno de sus libros más profundos, que trata de un gran océano flotante que es un ser inteligente que intenta una comunicación con los seres humanos, una metáfora de nuestro propio planeta oceánico. Otros, como La investigación o La fiebre del heno son obras de intriga con elementos de ciencia ficción. Otros, en fin, como Vacío perfecto o Un valor imaginario obras inclasificables en la tradición posmoderna de Lem, fotografiado en su casa de Cracovia Jorge Luis Borges o Italo Calvino. El primero reúne una serie de críticas de libros imaginarios, y el segundo es una colección de prólogos de obras inexistentes, por ejemplo de una Historia de la literatura bítica (es decir, REUTERS libertad en Vargas Llosa, mas sí podemos decir que cuando emplea palabras como justicia libertad y cultura lo hace desde una perspectiva de valor, y las enuncia como ideales conscientes con una finalidad ética y pedagógica. Y quien enseña con el ejemplo, hace docencia de la decencia. No obstante, puestos a destacar un rasgo ejemplar de Mario Vargas Llosa, me gustaría romper una lanza por su vitalidad y curiosidad intelectual, su heterodoxia e ilusión aventurera, pues esas y no otras virtudes son las que lo han animado- ¡cumplidos los 60 años! -a estudiar el alemán, a ayunar como un fakir y a desafiar el miedo escénico por teatros de España, México y Perú. Julio Verne escribió sobre los capitanes de 15 años, pero Vargas Llosa nos va a enseñar lo que hacen los cadetes de 70 años, aunque tenga tres o cuatro nietos. -Leandro, ¿dónde está tu abuelo? -Capeando una vaquilla con Curro Romero. Al Este de la ciencia ficción Stanislaw Lem vendió más de 27 millones de ejemplares de libros y fue traducido a 41 idiomas. Debutó en 1946 con la novela El hombre de Marte que fue publicada por entregas, aunque el texto que le consagró como uno de los escritores de ciencia ficción más agudos fue Astronautas publicado en 1951. Entre los títulos más conocidos destacan Ciberiada Las historias del piloto Prix o Qatar La novela más conocida de Lem fuera de su país, Solaris fue llevada dos veces al cine, la primera dirigida por el ruso Andrei Tarkovski, y la segunda, de producción norteamericana, la protagonizó el actor George Clooney. la literatura creada por entes no humanos) o de la Extelopedia Vestrand una enciclopedia de hechos futuros. Stanislaw Lem, heredero de la tradición de humor negro de Swift, Voltaire o Kafka, defendió su literatura como una vía intermedia entre el moralismo banal de la ciencia ficción soviética y el exceso de tecnología y de maquinismo de la americana. Sus mejores libros son fábulas morales y poéticas sobre inteligencia y la identidad, el lugar del hombre en el cosmos y el futuro de nuestra civilización. Más allá de los géneros y de las clasificaciones limitadoras, son literatura, simplemente literatura, es decir poesía. Solaris sigue allí El océano rara vez se repite dice Kelvin refiriéndose al viviente planeta- océano de Solaris Porque es posible que Lem haya muerto, pero Solaris sigue allí, flotando en el vacío, creando formas, imágenes, criaturas imaginarias que son tan complejas, tan hermosas y tan sorprendentes como las reales.