Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 MARTES 28 3 2006 ABC Cultura y espectáculos Mario Vargas Llosa cumple hoy setenta años. Felicidades. Galaxia Gutenberg Círculo de Lectores publica los dos primeros tomos de sus Obras Completas, dedicados a sus narraciones y novelas, y cuya edición ha estado a cargo del propio autor Mario, un cadete de 70 años POR FERNANDO IWASAKI Mario Vargas Llosa cumple 70 años. Marito Zavalita el Cachorro el Sartrecillo Valiente Todos los nombres de Mario suponen diminutivos o apodos que connotan frescura, lozanía y juventud, porque a pesar de los nietos, las canas y los datos provinientes del registro civil, Vargas Llosa conserva el espíritu palomilla y transgresor de aquel cadete que escribía novelitas pornográficas en el Colegio Militar Leoncio Prado. ¿Cuál es el sitio de Mario Vargas Llosa en la cultura universal y en la cultura en español? Creo que no hay en todo el mundo de habla hispana otro escritor o intelectual con mayor prestigio, influencia y predicamento que Mario Vargas Llosa. No hablo de premios, ni de ventas, ni de celebridad, sino de algo mucho más complejo y bienhechor. En efecto, a pesar de las distinciones y reconocimientos por el inmenso valor de su obra literaria, Mario Vargas Llosa es mucho más que un escritor, pues sus declaraciones, sus artículos, sus polémicas y sus ensayos le sitúan en una esfera inusual que apenas comparte con muy contados creadores del planeta. Así, en la trayectoria de Mario Vargas Llosa encontramos un carisma como no hay otro igual en las letras hispanas, y una influencia sobre otras comunidades culturales que apenas tiene parangón en el mundo entero. Y aunque los factores sean diversos- -su talento, su coherencia moral, sus principios y, por qué no, sus enemigos- todo ello ha contribuido a convertir al novelista hispanoperuano en un intelectual canónico y en un canon de intelectualidad. Podría citar sus denuncias contra Pinochet, Videla, Somoza o Fidel Castro, para dejar claro que siempre ha combatido a todos los dictadores por igual. Podría enumerar sus polémicas con Günter Grass, Octavio Paz, Salman Rushdie, George Soros o Régis Debray, para que podamos ponderar la dimensión mundial de las discusiones que convoca. En fin, que podría hacer inventario de todos los maestros y pensadores cuyas obras ha difundido y divulgado cuando no era políticamente correcto hacerlo- -Sartre, Camus, Aron, Popper o Berlin- tan sólo para hacer hincapié en su clarividencia y lucidez. Pero pienso que bastaría con admitir que Vargas Llosa se ha convertido en un moderno paradigma intelectual y especialmente en una referencia moral. No se me escapa que sus enemigos siempre han querido denigrarlo apostrofándole de conservador, pero el autor de Conversación en la Catedral siempre los ha dejado en posición des- Mario Vargas Llosa, en una fotografía de archivo airada cuando se ha pronunciado de forma rotunda a favor del aborto, del divorcio, del matrimonio homosexual, de la enseñanza laica y de la libre circulación de individuos por to- SIGEFREDO El liberalismo de Vargas Llosa conlleva una entereza moral insobornable do el planeta, distanciándose así de aquellos que constriñen la libertad al exclusivo dominio económico. En realidad, para Vargas Llosa la justicia y la libertad no son fines susceptibles de ser alcanzados por cualquier medio, sino principios que no podrían sostenerse sin respeto ni dignidad. Es decir, sin decencia. Por eso el liberalismo de Vargas Llosa es el más complicado de asumir y el más difícil de mantener, porque conlleva una entereza moral insobornable. La decencia no es la tolerancia, la decencia no es la sinceridad y la decencia no es la coherencia, pero supone las tres. Ser liberal es muy sencillo. Ser decente es otra cosa. Uno está persuadido de que el gran patrimonio de Vargas Llosa es su decencia. Una decencia que engrandece su obra literaria, que prestigia sus ideas liberales y que dignifica su trayectoria pública. Y uno está persuadido de que esa decencia se ha transformado en docencia, en paideia Por lo tanto, no existe un pensamiento de Vargas Llosa ni podemos hablar de un concepto de