Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad MARTES 28 3 2006 ABC Trasplantan vasos sanguíneos para tratar casos de cáncer de pulmón b El Clínico de Barcelona ha trata- Físicos españoles descifrarán en un túnel del Pirineo la materia oscura del Universo Inaugurado el Laboratorio Subterráneo de Canfranc, a 800 metros de profundidad construcción se han invertido 3,7 millones de euros y su mantenimiento supondrá una inversión adicional de 20 millones en los próximos diez años ROBERTO PÉREZ CANFRANC (HUESCA) De todo lo que forma el Universo, menos del 4 por ciento es la materia que percibimos, la materia que conforma aquello que somos capaces de visualizar y que lo compone. El resto, es decir, casi todo, es algo casi desconocido para los científicos. Algo más del 20 por ciento es la denominada materia oscura, que se comporta como la ordinaria pero que los investigadores todavía no han sido capaces de definir con claridad, aunque sí sus efectos. El resto, más de un 70 por ciento del Universo, es la energía del vacío algo aún mucho más desconocido. Descifrar la composición del Universo sigue siendo, por tanto, un reto fundamental para la ciencia y ese es el objetivo del nuevo Laboratorio Subterráneo de Canfranc, en el corazón del Pirineo aragonés y a un paso de b En su do con esta técnica pionera a doce pacientes en los que no estaba indicada la cirugía y sólo era posible la quimioterapia y radioterapia ABC BARCELONA. El servicio de Cirugía Torácica del Hospital Clínico de Barcelona dispone de una nueva técnica de tratamiento del cáncer de pulmón que consiste en el trasplante de vasos sanguíneos de cadáver a pacientes con vasos del pulmón o mediastino afectados por tumores. Desde que en junio se pusiese en marcha esta técnica pionera en el mundo, se ha tratado a doce pacientes a los que no se podía operar, y todos ellos, según explicó el jefe de este servicio, Paolo Macchiarini, han mejorado su calidad de vida y estado, informa Efe. La mayoría de los enfermos tratados tienen entre 50 y 65 años. Hasta ahora sólo en un 25 de los enfermos de cáncer de pulmón no está indicada la cirugía. Con esta nueva técnica se puede intervenir al 5 de los que no tienen solución quirúrgica, y que sólo se podían tratar con quimioterapia o radioterapia. Macchiarini explicó que a los pacientes con los vasos del pulmón afectados por tumores o con el mediastino afectado (la cavidad situada entre los pulmones, el corazón y el esternón) generalmente no se les suele operar porque la morbilidad y la mortalidad es muy elevada. El especialista añadió, sin embargo, que en los casos en los que se opta por la cirugía a los enfermos se les implanta una prótesis vascular sintética, que se infecta muy fácilmente, lo que puede producir en el paciente un choque séptico, con riesgo muy alto de muerte. El silencio cósmico El laboratorio de Canfranc que se inauguró ayer, igual que los otros tres existentes en Europa, el que hay en Japón y otro más en Estados Unidos, buscan el silencio cósmico Lo buscan y lo consiguen, porque es requisito indispensable para dar con esa materia oscura y con la energía oscura que conforma el Universo, la fórmula de la composición del cosmos tras la que van los astrofísicos. Los investigadores lo llaman silencio cósmico porque se trata de aislar un espacio, de forma que a él sólo puedan llegar esas formas de materia y energía sin interactuar con otros elementos del planeta. La tierra, en este caso la capa de rocas de 800 metros de espesor situada sobre el laboratorio de Canfranc, actúa como filtro de la radiación cósmica. Lo que la ciencia ya conoce- -por lo menos lo que hoy por hoy se da por conocido- -se queda en la superficie; al interior sólo llega la forma de materia y energía que se trata de definir, de captar, de conocer, sin que haya otros elementos que distorsionen o enturbien las investigaciones. Francia. Ayer lo inauguró la ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, acompañada del presidente del Gobierno aragonés, Marcelino Iglesias, y del rector de la Universidad de Zaragoza, Felipe Pétriz. Los equipamientos Su construcción ha costado 3,7 millones de euros. Está a 800 metros de profundidad, bajo la roca del Pirineo. En los próximos diez años, el presupuesto de funcionamiento se elevará a 21,5 millones de euros: 18,5 serán financiados por el Ministerio de Educación y Ciencia, y el resto por el Gobierno autónomo, mientras que la Universidad de Zaragoza cede los derechos de uso del laboratorio. Este centro es consecuencia de más de dos décadas de trabajo de investigación, que arrancaron en 1986, a cargo de un grupo de investigadores de la Universidad de Zaragoza liderado por el profesor Ángel Morales, fallecido en noviembre de 2003. En su interior se han construido, entre otras dotaciones, una sala experimental de 7.200 metros cúbicos, permanentemente limpia para lo que cada dos horas su volumen total se llena con aire nuevo y tres veces por hora con aire climatizado; un laboratorio de ultrabajo fondo radiactivo de 1.050 metros cúbicos; y diversas instalaciones de servicios. Este laboratorio está especialmente diseñado para la medición de las partículas que podrían conformar la materia oscura del Universo. Otros tres en Europa En toda Europa sólo hay otros tres laboratorios similares: Gran Sasso, en Italia; Modane, en Francia; y Boulby, en el Reino Unido. El que se inauguró ayer en Canfranc tiene un elemento que lo hace especial. Según explicó Felipe Pétriz, el hecho de que no haya agua subterránea en ese punto hace que las investigaciones cuenten con unas condiciones óptimas que no se disfrutan en otros similares. La ubicación del laboratorio de Canfranc hace que esté blindado frente a la lluvia de rayos cósmicos que llegan a la superficie terrestre. En esa radiación, sólo algunas partículas pueden atravesar la montaña sin interactuar, es decir, de llegar en estado puro y, por tanto, capaces de ser detectadas como tales en el interior. Ese es el reto de los investigadores, captar y descifrar esa materia totalmente o casi desconocida, con la mirada puesta en los neutrinos y en formas aún desconocidas de materia. En este laboratorio trabajará el grupo de Física Nuclear y Altas Energías de la Universidad de Zaragoza, compuesto por veinticinco personas, entre investigadores, becarios y técnicos. Y a él acudirán igualmente investigadores de otros países en busca de la fórmula del Universo, de su composición y, por ello, también de sus orígenes. Vasos de cadáver Con la técnica se sustituyen los vasos afectados por otros de cadáver, como hacen los cirujanos vasculares con enfermos que tienen problemas de vascularización en las piernas, lo que permite restablecer el riego sanguíneo de la zona pulmonar. En el trasplante de vasos sanguíneos se sustituyen como máximo 10 centímetros de arteria, un material que hasta ahora se descartaba ya que las venas inferiores a 7 centímetros no son suficientemente largas para tratar problemas vasculares. Tras el implante del homoinjerto no hace falta tratar al paciente con antibióticos ni con fármacos para evitar el rechazo. Esta intervención no implica dejar tratamientos como la radioterapia o la quimioterapia, que, según el tamaño del tumor, se pueden aplicar antes o después de la resección, para hacerlo más pequeño o para limpiar la zona operada de células cancerosas.