Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid MARTES 28 3 2006 ABC SE DICE SE COMENTA A VUELTAS CON LA EDUCACIÓN El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Rafael Simancas, entró ayer de nuevo en el campo educativo con anuncios altisonantes en relación con los centros concertados y la calidad de la educación. Pero Simancas no pudo evitar entrar en su tema favorito, el de poner límites que los tribunales han derribado, al acceso a las subvenciones de todos los centros cualquiera que sea su modelo pedagógico y siempre que se ajusten a la ley. Y el pacto por la calidad no es una iniciativa suya sino un clamor del mundo educativo. MADRID AL DÍA ¿HAY PROBLEMAS O NO? El sindicato USO no se entera o no se aclara, lo que viene a ser lo mismo. Ayer, miembros de su sección en Aena alertaban de las condiciones de trabajo que sufrían los empleados de la T- 4- -en lo que a seguridad laboral se refiere- Pues bien, a media tarde, su secretario general matizaba esta denuncia afirmando que ni los hechos son tan graves ni era el momento para darles relevancia La razón: Vivimos un momento muy delicado con la negociación del Estatuto catalán, que sí es importante ¿Pero hay problemas en la T- 4 o no? PROTESTA LUIS PRADOS DE LA PLAZA D LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Desprecio al aerotaxi Diariamente, decenas de inversores que vienen a Madrid, han de aplazar sus citas e incluso cancelarlas, al igual que les sucede a los prósperos empresarios españoles afincados en la capital y que invierten en el extrajero. Cientos de trabajadores dependemos de este sector tan próspero y respetado en el extranjero: el aerotaxi- -pequeños aviones alquilados para realizar viajes de negocio y dotados como una oficina- El sector del aerotaxi en Madrid, permanentemente despreciado por Aena, fue desterrado a la Base Aérea de Torrejón de Ardoz, en principio por unos meses, hasta encontrar una solución. Ahora ocurre lo siguiente: nuestra Comunidad es la más próspera y con mano de miento o huelga encubierta de los controladores militares. Milagros Martínez Motos en el carril- bici Todavía no está inaugurado, ni siquiera totalmente terminado, pero el carril- bici ya forma parte de la remodelada calle de O Donnell, para disfrute de los aficionados a la bicicleta. Pero siempre tienen que aparecer algún listo en este caso muchas motos, que aprovechan la existencia del carril en la acera, justo al lado de la calzada, para eludir los atascos que se forman en esta calle, con el túnel todavía cerrado. ¿No hay ningún agente que pueda poner un poco de orden a este abuso de algunas motos? José María Hidalgo ANGEL DE ANTONIO Peligran los vehículos en la calle. Vivo en la calle de Añastro y cuando ayer salí de casa y vi un coche completamente calcinado, pensé que podría haberse tratado del mío. La zona se está convirtiendo en un lugar donde los vándalos campan a sus anchas, quemando vehículos, con total impunidad. Alejandro Vega obra más cualificada de España, por lo que atrae a inversores de todo el planeta y al mismo tiempo, empresarios madrileños, invierten en el extranjero. Cuando uno viene a Madrid en aerotaxi no sabe si podrá entrar en Torrejón o si será desviado a Barajas por problemas de aparca- DIMES Y DIRETES LOS NIÑOS (YA) NO VIENEN DE PARÍS dres extranjeras. No es cierto, olverán las obscuras cipues, que las mujeres de nuesgüeñas de tu balcón sus tro país tengan menos hijos que niños a colgar. Unas ciantes. güeñas y unos niños que casi Tienen alguno más, porque, ya no vienen de París ya que entre otras cosas, son más a telas madres francesas que viner hijos. Las madres con más ven en España sólo alumbrade 30 años, algo que resulta habiron (en el 2004) 1.024 niños, un RAFAEL tual en los últimos años, pertemodesto 1,63 por ciento de toPUYOL necen a las generaciones de los dos los nacimientos de madre últimos tiempos del baby boextranjera. om Y ese es el problema: hay más Decía hace días que España necesita alumbramientos, pero hay también más niños y que si las cifras de natalimás madres potenciales lo que da índidad no son peores es gracias al aporte ces de hijos por mujer reducidos (tasa de las madres inmigrantes. de fecundidad de 1,3) Las cifras generales de nacidos viCon muchas menos mujeres en edad vos están creciendo desde finales del de procrear- -quizás alrededor de un siglo pasado, pero en esa recuperamillón- -las madres extranjeras alumción, autóctonos y foráneos han tenido bran bastante más retoños. una participación desigual. Los niños de fuera ya no vienen de En el año 2004 nacieron 57.000 niños París, sino de Marruecos, Ecuador, Comás que en el 2000, pero de ellos un terlombia, Rumanía, o de la lejana China. cio correspondió a hijos de madres esLas cigüeñas adquieren tonalidades pañolas y dos tercios a niños de ma- V variadas abigarrando la paleta étnica de nuestra natalidad. La aportación absoluta y relativa de las extranjeras a la natalidad no ha cesado de crecer. En el año 2000 sus 25.000 niños suponían el 6 por ciento del total de nacidos en España y en el 2004 sus casi 63.000 hijos representan cerca del 14 por ciento. Pero ese constante aumento no lleva el paso con el incremento de mujeres inmigrantes en edad fértil. Son muchas menos que las españolas, pero crecen más que los hijos que tienen, lo cual está provocando en ese grupo un retroceso de la proporción nacimientos por cada mujer desde comienzos de siglo. Saludémoslo pero no magnifiquemos por el momento el papel reproductor de la inmigración. Y esperemos a ver si los fuertes volúmenes de mujeres que nos llegan suponen un nuevo impulso a la natalidad o si las extranjeras van a acompasar su ritmo al comportamiento lánguido de las españolas. Ojalá que las cigüeñas no se queden sin trabajo. Fundación Instituto Empresa esde el punto de vista más ortodoxo- -acción o palabra de que uno obre mal o piense mal de otro- el escándalo es una figura de nuestro tiempo que empezó a alborotar al personal hace algunas décadas y que está grabada en una canción de Raphael a grito pelado: ¡escándalo, es un escándalo! que vino a describir el tumulto, la inquietud y el ruido, tanto como el desenfreno, la desvergüenza y los malos ejemplos. A golpe de escándalos se van aceptando como normales situaciones que nadie hubiera intentado proponer ni con el disimulo del lenguaje figurado de asombro o pasmo. El otro día sentí un alboroto grande al observar cómo alguien supuestamente responsable de nuestro urbanismo declaraba estar conforme con arreglarle la descacharrada economía a un famoso club de fútbol, con tal de participar en las plusvalías que se desprenden: parte quiero, y si no me chivo en la desfachatez más castiza. Los viejos escrúpulos de antes se van perdiendo en la moda de los escándalos consentidos, y hasta provocados, tal vez porque se agazapan en el interior de las zanjas que se abren, o porque salen a toda leche camino de las alcantarillas quenosestán mostrandocomo previsión de ahorro de agua que somos capaces de ofrecer, en plena escandalera de la cosa. Igualdad de trato, que dicen, negocio con justicia distributiva dos pelotazos, mejor que uno. En el mirador figurado y familiar de la escandalosa, acudir en la disputa de frases duras no forma parte de mi intención, aunque se me ocurre algo a partir de las escandaleras en que andan metidos los parquímetros. A la movilidad le ha salido la competencia de la movilización, como a las agresiones no necesarias contra el automóvilhan empezado abrotarle sarpullidos de primavera que nada tienen que ver con el orden ni con la moderación, pero que tampoco se solucionan con un reparto extra de píldoras del día después ni otras gaitas de la propaganda social al uso. Eso pasa por sostenella y no enmendalla cerrar un barrio entero al tráfico, cortes, más pinturas y más calles donde cobrar, exigencias burocráticas, confusiones para molestar todo lo posible a unos usuarios que, además, le han subido el impuesto del coche. Todo, coincide con el alboroto de obras. Paso a paso, sería mejor, sin perder los controles de dobles filas, carga y descarga... Esta manera de imponer el SER no es un Servicio de Estacionamiento Regulado; mejor le va, Sociedad de Escándalos Recaudatorios.