Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 28 3 2006 Internacional 29 Moussaui admite que el 11- S iba a estrellar un avión contra la Casa Blanca También confiesa que conocía los planes contra las Torres Gemelas b A pesar del esfuerzo de sus abo- gados, el único detenido por los atentados de Al Qaida testificó ayer en el juicio que podría condenarlo a pena de muerte MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. En menos de una hora sentado en el estrado, Zacarías Moussaoui, el único detenido en relación con los atentados del 11- S de 2001, se las arregló para hacer pedazos todo el caso que sus abogados defensores habían construido durante cuatro años y medio, gánandose con ello una probable sentencia de muerte. Incluso, él mismo dijo ayer que iba a pilotar un quinto avión en la fecha de los atentados que cambiaron la historia, lo cual nadie había podido probarlo. Por algo sus abogados habían intentado desesperadamente evitar su testimonio, pero nada logró hacerle cambiar de opinión, ni a él, ni a la jueza que lo consintió. Su confesión previa en abril pasado ya había servido para declararlo culpable de conspiración para cometer actos de terrorismo. Con este jucio, que está en recta final, el Gobierno pretende obtener del jurado la pena capital en lugar de cadena perpetua, al considerar que si hubiera cooperado con el FBI cuando fue detenido se hubiera podido evitar la muerte de casi 3.000 personas. Moussaoui relató ayer que su compañero de armas en aquel vuelo mortal que debía acabar estrellado contra la Casa Blanca era Richard Reid, detenido tres meses después y condenado a cadena perpetua por intentar prender los explosivos plásticos que había ocultado en la suela de su zapato durante un vuelo de American Airlines que cubría la ruta entre París y Miami. Durante el juicio que se celebra en Alexandria (Virginia) cuya población se inclina con más frecuencia hacia la pena de muerte, el vasco francés de 37 años había irrumpido a gritos contra la autoridad de jueces y proclamas de apoyo a Al Qaida. Esta vez, para pesar de sus abogados, fue absolutamente correcto y calmado. Moussaoui dijo reconocer los rostros de 12 de los secuestradores que participaron en el 11- S, y saber que Mohamed Atta, líder de esos atentados, estaba muy involucrado Sin embargo, y esto es lo único a lo que aún puede aferrarse la defensa para salvarlo, Moussaoui asegura que no conocía el día en que se iban a producir, ni los detalles de los mismos. Ni siquiera sabía que los doce secuestradores a los que ha reconocido se encontraban en EEUU. Tan sólo se le había dicho que la misión se produciría después de agosto de 2001, y que dos de los aviones se dirigirían contra las Torres Gemelas. Zacarías Moussaoui Reunión con Bin Laden Según su declaración, Al Qaida le pidió convertirse en un terrorista suicida contra EE. UU. en 1999, pero él lo rechazó. Un año después tuvo un sueño que comentó con Osama bin Laden, el cual le convenció para sumarse a la misión. Moussaoui dice no haber tenido ningún papel predominante en Al Qaida, sino que su trabajo era más bien de intermediario para lograr alojamiento a sus miembros. Su juicio ha estado incluso a punto de ser desestimado por la jueza, cuando se conoció que una de las abogadas del Gobierno había compartido información confidencial con los testigos pa- AP ra inclinar su testimonio, pero tras dos días de deliberación la jueza decidió dar una oportunidad más al Gobierno. Moussaoui admite haber mentido al FBI cuando fue detenido el 16 de agosto de 2001 con la excusa de una violación migratoria tras ser denunciado como sospechoso por los profesores de una escuela de vuelo de Minnesotta, donde aprendía a pilotar un 747, sin que le interesase cómo despegar o aterrizar el avión. Con su silencio y sus mentiras intentaba no frustrar los atentados en marcha, tal como sostiene el Gobierno, pero ayer dijo que los agentes no le hicieron las preguntas correctas