Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 28 3 2006 27 Irak pide el control total de la seguridad tras el ataque de tropas de EE. UU. a una mezquita Ucrania aguarda a que el derrotado Yúshenko elija a un aliado de gobierno para mantenerse en el poder Haniyeh cambia el tono de Hamás y propone negociar con el Cuarteto El Parlamento aprobará hoy o mañana al nuevo Gobierno radical islámico tres veces al primer ministro palestino: no habrá diálogo si no reconoce a Israel, abandona la violencia y acepta los acuerdos del pasado J. CIERCO JERUSALÉN. Como aquel famoso anuncio televisivo: por mucho que Hamás se ponga a limpiar a fondo su cocina, siempre quedarán restos de grasa bajo esa estricta prueba del algodón llevada a cabo por Estados Unidos, la Unión Europea y, por supuesto, Israel. Mientras los radicales islámicos no vayan a la raíz de la suciedad; no reconozcan al Estado judío, entreguen las armas y abandonen la violencia, y acepten los acuerdos firmados entre las partes (casi nunca cumplidos) en el pasado, el Mister Proper de turno, ya sea en inglés o hebreo, negará la mayor a un Gobierno elegido democrática y libremente por el pueblo palestino pero formado por una organización terrorista a ojos de Washington, Bruselas y, por supuesto, Tel Aviv. Ayer, durante su discurso en el Consejo Legislativo de Gaza, conectado por videoconferencia con la sede de Ramala, el designado primer ministro, Ismail Haniyeh, cambió el tono, moderó su vocabulario, lanzó guiños a Occidente, mencionó cinco veces la palabra paz por sólo una el término resistencia apostó por negociar una solución justa al sempiterno conflicto con el Cuarteto de Madrid (EE. UU. la UE; Rusia y la ONU) y se refirió a su Estado de acuerdo con las fronteras de 1967 (no las ya enterradas, también por Hamás, de 1948) eso sí, con Jerusalén Oriental como capital. Palabras conciliadoras en muchos aspectos, rebajadas sin duda de tono, novedosas en cuanto a la apuesta por negociar con la comunidad internacional pero, a la postre, palabras que b EE. UU. y la UE niegan Haniyeh saluda tras dirigirse ayer al Parlamento palestino en Gaza AP AFP se teme, por supuesto, la posibilidad de un gran atentado del Yihad Islámico, del FPLP o de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa (Hamás sigue anclado en su tregua de más de un año ya) Medidas de seguridad Las medidas de seguridad son, como siempre, extremas. Más de 22.000 policías movilizados; el Ejército a pie de urna; los Territorios Ocupados Palestinos tan clausurados como es habitual cada vez que se celebra una festividad o un acontecimiento político o social judío; la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, entre paréntesis hasta nueva orden para evitar incidentes. Israel, en estado de alerta, un estado en el que se ha encontrado por desgracia con demasiada frecuencia en el último lustro. tienen que ser acompañadas de hechos y que no recogían las tres exigencias fundamentales a Hamás de Occidente y, por supuesto, de Israel: reconocimiento de Israel, abandono de la violencia y aceptación de los acuerdos del pasado. Washington y Bruselas rechazaron la oferta de diálogo de Hamás por no cumplir los tres requisitos. Los otros dos miembros del Cuarteto de Madrid, Rusia y la ONU, han diseñado una estrategia distinta. Moscú ya ha El primer ministro palestino intervino ayer ante el Parlamento para presentar su Gabinete hablado con los radicales palestinos; la ONU podría hacerlo al querer asumir un papel de mediador. Haniyeh, consciente de que Occidente no se va a apear de sus exigencias, advirtió asimismo de que el pueblo palestino ni se arrodillará ni se rendirá ante posibles sanciones económicas aunque diferenció entre la UE siempre nos ha ayudado y ha apoyado nuestro derecho a la libertad y EE. UU. debe revisar su política y convertirse en un mediador equitativo, obviando sus dos varas de medir Todo eso, y más, lo dijo ante unos diputados entre los que no se encontraban los encarcelados en Israel. El último, el líder del FPLP, Ahmed Saadat, quien tras ser tomado al asalto hace dos semanas en Jericó compareció ayer ante un Tribunal israelí al que se negó a reconocer pero que le juzgará por su relación con el asesinato de ministro hebreo de Turismo, Rehavam Zeevi. El jefe del Ejecutivo palestino, que será ratificado por el Parlamento junto a su Gobierno hoy o mañana y jurará su cargo el jueves una vez regrese Mahmud Abbas de la cumbre de la Liga Árabe en Sudán, se guardó la carta de la resistencia para el final de su intervención. Fue el momento más aplaudido por sus fieles: Protegeremos el derecho de nuestro pueblo a defenderse contra la ocupación. Nunca hemos sido partidarios de la guerra, del terrorismo, del derramamiento de sangre pero ha sido y es la ocupación israelí la que ha ejercido todas las formas de terrorismo contra nuestro pueblo, expulsándolo de su patria, acorralándolo, empujándolo al hambre Lo dicho, puede limpiar a fondo su cocina pero la clave está en la prueba del algodón. Y la grasa que Estados Unidos, la Unión Europea y, por supuesto, Israel le exigen eliminar está pegada desde hace décadas a los fogones, siempre alumbrados, de Oriente Próximo.