Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional MARTES 28 3 2006 ABC El vídeo grabado en una ludoteca muestra gritos y tirones de oreja b Las imágenes que la empleada del centro infantil grabó para denunciar a la dueña por malos tratos a los niños provocaron que ésta fuera detenida de nuevo ABC BARCELONA. Las diez horas de grabación de una ludoteca de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) examinadas por la policía han permitido comprobar que la dueña del establecimiento, detenida por presuntos malos tratos, chillaba a los niños e incluso levantó a uno de ellos tirándole de las orejas, aunque no hay ninguna imagen que la muestre obligándoles a comerse sus vómitos, como se denunció informó Efe. La Policía Nacional decidió detener de nuevo el pasado sábado a la dueña de la ludoteca El món dels barrufets Saray O. M. a la que el viernes pasado había dejado en libertad con cargos, tras visionar la totalidad de la grabación, que dura unas diez horas. Saray O. fue denunciada por una empleada de la ludoteca, a la que, al parecer, iba a despedir, y que adjuntó una grabación con imágenes que había tomado en el centro infantil con una micro- cámara oculta tras un botón. En las aproximadamente diez horas de grabación examinadas por la policía se observa cómo la detenida trata a los niños a chillidos, a uno de los cuales llega incluso a levantar del suelo tirándole de las orejas, aunque no se aprecian agresiones más graves. Tampoco se observa en la grabación que la detenida obligara a los niños a comerse sus propios vómitos, como relató a la policía la empleada de la ludoteca que denunció a Saray O. El pasado domingo la titular del juzgado de Instrucción número 1 de Vilanova i la Geltrú prorrogó hasta hoy la detención de Saray O. que volverá a ser interrogada por la juez. Dos operarios trasladan el cadáver de una de las dos víctimas mortales tras la explosión de gas EFE Muere un matrimonio en Elche en una explosión de gas provocada por el marido La estufa que estaba en la habitación de los fallecidos tenía las gomas seccionadas una anciana de 97 años de cuyo cuidado se encargaban los fallecidos, tiene quemaduras en el 35 por ciento del cuerpo M. T. BOLÍVAR ELCHE. Dos personas perdieron ayer la vida cuando a primera hora de la mañana se produjo un incendio como consecuencia de una explosión de gas butano en el interior de una vivienda en la ciudad alicantina de Elche. Lo que en un principio parecía un desgraciado accidente, se reveló como un nuevo episodio de violencia doméstica. Ésta es la primera hipótesis que barajan los investigadores, que hallaron las gomas de una estufa de gas seccionadas en la habitación donde se produjo la deflagración. El inmueble, un bajo situado en el portal número 12 de la calle Miguel de Unamuno, en el barrio Zapatillera, pertenece a una anciana de 97 años que resultó herida de gravedad por la deflagración, mientras los dos fallecidos eran, al parecer, dos ciudadanos rumanos que vivían con ella y se encargaban de su cuidado. La explosión causó un segundo herido de carácter leve, una vecina también de avanzada edad que bajaba por las escaleras del edificio cuando pocos minutos después de las nueve de la mañana se produjo el brutal estallido. En la explosión también resultaron heridas leves otras tres personas que pasaban junto al bajo cuando se produjo la deflagración: un hombre de 35 años, una mujer de 27 años y una niña de 2 años de edad. Todos ellos fueron atendidos en el lugar de los hechos por el SAMU. Las primeras hipótesis de la Policía Local, que se desplazó hasta el lub La propietaria del inmueble, gar de los hechos poco después de iniciarse el incendio, apuntaban a una explosión de gas ciudad. Sin embargo, los técnicos de la empresa Cegas, que se encarga del suministro en Elche, y que se desplazaron hasta la zona para cuantificar los daños, descartaron esta hipótesis al indicar que no les constaba que la gasista suministrase este servicio en la zona de la explosión, próxima a la Cruz Roja. Hasta la calle Miguel de Unamuno se desplazaron también dos vehículos del parque de bomberos con seis efectivos y una ambulancia, que trasladó a la anciana herida al hospital de Elche después de ser atendida en primera instancia por un técnico del servicio sanitario. Este técnico, que vive cerca de la vivienda incendidada, fue quien avisó a los servicios de urgencia y atendió a algunas víctimas en la misma calle. La propietaria del inmueble fue ingresada en la unidad de quemados del centro hospitalario, ya que presentaba quemaduras en el 35 por ciento del cuerpo. Asimismo, la segunda anciana, cuyas heridas eran de carácter leve, fue también trasladada al hospital ilicitano mientras los bomberos controlaban y extinguían las llamas. Dada la levedad de las heridas, la mujer permaneció en observación. Aunque la estructura del edificio no resultó dañada por la explosión, los servicios de urgencias decidieron desalojar al resto de vecinos con carácter preventivo, si bien el abandono de las viviendas, según la Policía Local, fue voluntario Los afectados, que describieron la explosión como el estallido de una bomba que hizo que las camas se movieran pudieron regresar a media mañana, con el incendio extinguido, para recoger sus enseres personales. Los mayores daños materiales se produjeron en el interior del bajo y en la habitación donde se inició el incendio, por lo que los bomberos se vieron obligados a apuntalar la primera planta del inmueble, que no tiene suministro eléctrico, y el arquitecto municipal expresó que la estructura tendrá que ser reafirmada Investigación policial Según los bomberos, la deflagración se produjo en una habitación de la vivienda al explotar el gas butano acumulado en una estufa. Cuando los efectivos desplazados extinguieron el incendio declarado en esta habitación, hallaron los cadáveres de dos personas totalmente calcinados, hecho que ha imposibilitado hasta el momento su identificación. La brigada científica del Cuerpo Nacional de Policía continúa la investigación para esclarecer el origen de la explosión, mientras la mayoría de los vecinos pudieron regresar a sus casas a última hora de la tarde. Los únicos que no pudieron regresar a su vivienda fueron los propietarios de la planta superior al bajo, muy afectada por la explosión, por lo que se han instaldado en casa de unos familiares. La identificación de los cadáveres esta siendo muy complicada porque quedaron totalmente calcinados Tras ser desalojados, los vecinos pudieron regresar a sus casas a última hora, excepto los de la primera planta