Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MARTES 28 3 2006 ABC AD LIBITUM POR OTRA PARTE AL SERVICIO DEL ESTADO ACE sólo unos días, no muchos, José Luis Rodríguez Zapatero no se fiaba de Mariano Rajoy; pero, como para demostrar la condición efímera de los supuestos de la política, esa desconfianza se ha vuelto cordialidad y deseo de proximidad. Debe ser que la necesidad, antes incluso que la razón, fuerza el entendimiento y que, como decían los abuelos, a buen hambre no hay pan duro. Así que, en principio, cuando hoy se encuentren en La Moncloa los dos grandes titulares de la bipolaridad política a la que se ha reducido el pluralismo político nacional- -lo de los nacionalismos es algo distinto a las ideologías- -será posible el entendimiento. M. MARTÍN Hasta es posible que, en FERRAND las fotos que inmortalicen la entrevista, Rajoy aparezca, como es en realidad, de mayor estatura que Zapatero y no igual o más bajito, como ha venido sucediendo hasta el presente. La entrevista entre los líderes del PSOE y el PP es conveniente y necesaria. Cursa, eso sí, con retraso y mejor hubiera sido un mínimo acuerdo previo a la declaración etarra de alto el fuego que el que ahora se trata de forzar, parece, en olvido del llamado pacto antiterrorista y otros supuestos de buena vecindad que proceden entre dos grupos políticos llamados a la alternancia en el poder. Antes era Penélope la que deshacía por las noches su propia labor diurna; pero aquí, en la confusión de los papeles, es Zapatero el que se ha dedicado a destejer lo tejido en el aznarato y Rajoy, que asiste a la tarea con ecléctica sonrisa, resulta tan enigmático como la Mona Lisa. Las circunstancias aconsejan un cierto entendimiento entre los dos primeros partidos nacionales. Es más, lo vienen demandando desde antes que Zapatero impulsara, con más ímpetu que buen sentido, el despropósito del Estatut; pero ahora, con la situación creada por la actitud etarra, lo conveniente pasa a ser imprescindible. Se trata de que el Estado salga fortalecido de un proceso que será largo y complejo. Por eso la cooperación de Rajoy con el Gobierno ha de tener el límite de la prudencia para que, si llega el caso, el funcionamiento de la alternancia desdramatice y alivie el hipotético exceso del poder. También sería deseable que del encuentro entre los dos grandes líderes nacionales salga la conclusión de que, además de la solución al problema terrorista y del conflicto territorial que polariza la atención gubernamental, la nación necesita profundizar en cambios y medidas que la fortalezcan en lo económico para bien de lo social. Llevamos dos años, todo el zapaterismo, viviendo de unas rentas que ya se acaban y es necesario ajustar los mecanismos, sin escaramuzas electoreras, para que España, en la línea del nuevo liderazgo europeo que marca Angela Merkel, se disponga para el nuevo ritmo al que forzosamente tiene que acompasarse el Viejo- -en ocasiones, viejísimo- -Continente. ¿A QUIÉN MULTARÁ EL GUARDIA? franceses y el primer ministro Villepin: se tomó una mediSPAÑA es un país de incontinencia legislativa, da sensata, pero sin prever la repuesta, y ahora ha degeneatemperada por el incumplimiento. La vieja sentenrado en un conflicto de poder en el que nadie puede ceder. cia de algún político de la Restauración canovista Otro ejemplo de contestación activa: contraviniendo ordetomó, en tiempos de la dictadura franquista, un modo más nanzas municipales e ignorando supuestos despliegues poautoritario: lo que no estaba terminantemente prohibido liciales, el botellón continúa congregando los fines de seestaba rigurosamente ordenado y aunque, en mi torpeza, mana a miles de jóvenes en calles y plazas de las no alcanzo a determinar cuál es la versión más ciudades españolas. apropiada a estos tiempos de mudanza constituTodas estas demostraciones, pasivas y activas, cional, para mí tengo que el principio sigue vigenson contra disposiciones que carecen de sentido te en la sociedad española. Del Gobierno y del Conporque se dictan desde el espíritu del ordeno y greso de los Diputados no cesan de emanar proyecmando olvidando la idiosincrasia y las costumtos, leyes, reales decretos, órdenes ministeriales, bres de la ciudadanía. Muy pocos discuten que fureglamentos, en cantidad sólo comparable a la que mar sea un hábito insalubre o que abrocharse el dictan, promulgan y disponen los organismos ejeJOSÉ M cinturón de seguridad constituya costumbre altacutivos y legislativos de las Comunidades AutónoGARCÍA- HOZ mente recomendable, pero el legislador también demas... La guinda de este atracón dispositivo probería saber que el Boletín Oficial del Estado carece de capaviene de Bruselas, cuya burocracia resulta igualmente incidad, por sí solo, para erradicar usos sociales profundacontinente a la hora de reglamentar asuntos tan estrambómente arraigados en la ciudadanía. Cuando no van acomticos como el grosor y altura de las cañas de los ruibarbos o pañadas de un suficiente cuerpo inspector y o coercitivo, determinar el grado de la curvatura de los plátanos. las buenas palabras se las lleva el viento. Dada semejante maraña legislativa, incluso para el ilusSea como fuere, nos encontramos en una situación en la trado resulta difícil deslindar el grano y la paja. Y la opique la mayoría de la población- -por ejemplo, la que no nión sólo acaba reaccionando a leyes y disposiciones que usa cinturón de seguridad para circular en coche por la afectan de forma inmediata a su vida cotidiana. La resciudad, o la que escritura una compraventa inmobiliaria puesta frente a lo que el común considera disposiciones con precio oficial distinto del efectivo- -vive fuera de la inadecuadas tiene básicamente dos formas: el incumpliley, lo cual no deja de ser un contrasentido mayúsculo del miento y la protesta pública. Basta pasear por las calles de que sólo se pueden derivar consecuencias negativas. Cecualquier núcleo urbano nacional para constatar que aperrar la brecha que existe entre normas y realidad parece la nas el diez por ciento de los conductores lleva abrochado el primera tarea de una sociedad que quiera organizarse de cinturón de seguridad, como ordena el Código de Circulaacuerdo con los estándares de un Estado de Derecho, pues ción; la ley antitabaco, que seguramente es la que más reel incumplimiento generalizado supone abrir la puerta pavuelo ha levantado en las últimas semanas, ha alcanzado ra la arbitrariedad del poder que puede así elegir a los culun grado de cumplimiento muy pobre, según publicaban pables. Ante un centenar de conductores que sin utilizar la semana pasada los reporteros del The Wall Street Jourel cinturón de seguridad esperan el semáforo verde, el nal. Los ejemplos de protesta activa contra disposiciones guardia puede elegir a quién multar: ¿a la más guapa? ¿al legales o administrativas son menos frecuentes, pero tammás feo? ¿al primero? Seguramente decidirá que a ninbién existen. El más actual es, sin duda, el boicot contra los guno, y con esa decisión, el Código de la Circulación dará parquímetros municipales madrileños; salvadas las disun nuevo paso hacia el limbo. tancias, el pulso entre algunos ciudadanos madrileños y el josemaria garcia- hoz. com alcalde, Ruiz- Gallardón, recuerda al de los estudiantes H E