Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 27 3 2006 81 Abertis presenta una oferta a su socio ACS para comprarle cuatro autopistas en Chile MICHEL CAMDESSUS Ex director gerente del Fondo Monetario Internacional Han sido inadecuadas las últimas decisiones de los gobiernos de la UE en materia energética MADRID. Ha pasado un día por Madrid para dar una conferencia y durante su estancia ha comprobado como sigue levantando expectación y llenando auditorios como el de la Cátedra La Caixa Economía y Sociedad, donde entre economistas y profesores de universidad reflexionó sobre la economía española y el nuevo orden económico internacional. Durante trece años fue director gerente del FMI, cargo que desde entonces ocupa Rodrigo Rato, con quien mantiene contacto permanente y admiro lo que hace ¿Cómo ve la marcha de la economía española? -Es campeona de europa en crecimiento. Tiene una capacidad de crear empleo magnífica, que envidiamos en Francia. Es verdad que hay limitaciones, que una gran cantidad de esos empleos son transitorios, pero hay tal dinamismo económico que la posibilidad de encontrar otro empleo cuando se pierde uno es mejor que antes. ¿Qué aspectos negativos encuentra? -La baja productividad, el desequilibrio exterior en cuenta comercial y corriente y, a mi parecer, lo más serio es el problema de envejecimiento del modelo económico, con demasiada concentración en vivienda y turismo. Es necesario sustituirlo por un modelo que se corresponda más con la economía del programa de Lisboa, más basado en el conocimiento científico, en la formación de alto nivel, en la innovación tecnológica... todas las cosas a las que España se ha comprometido en el marco de Lisboa y que, ojalá, sepa hacer, utilizando el auge de la economía. ¿Y positivos? -Hay dos o tres elementos cualitativos que me gustaría resaltar. Uno es el consenso social. La manera en que las cúpulas empresariales y obreras se reúnen, discuten y llegan a consensos, que no sólo contribuyen a la paz social sino también a la consolidación de la cohesión interna del país. El segundo, sobre todo cuando se compara con sus países vecinos, es la apertura de España a los flujos migratorios. Es impresionante que España en menos de media generación ha pasado de ser un país de inmigrantes a ser un país de inmigración. Ahora es el segundo país, después de Estados Unidos, en la aceptación de flujos migratorios, Sé que hay problemas, discusiones, que hay alguna xenofobia, pero España sigue siendo ejemplar en esa faceta. El tercer elemento es su apertura a Europa, su compromiso con Europa, ese vo- Se jubiló en 2000, pero sigue recorriendo el mundo defendiendo la idea utópica de una Europa unida y reclamando la solidaridad para los países en vías de desarrollo TEXTO: MAITE VÁZQUEZ DEL RÍO La economía española debería estar en el G 7 ¿Puede España estar entre las grandes potencias económicas del mundo? -Está haciendo grandes progresos. Recientemente España ya se ha adelantado a Canadá por su crecimiento del PIB, lo que le haría pertenecer al club del G- 7. El único problema es que ese club ya no funciona bien y ha perdido parte de su relevancia porque está integrado por países endeudados y deben entrar estados acreedores. Si se quiere resolver el problema más grave de la economía, los desequilibrios en las balanzas de pagos, se requiere un grupo en el que estén estados endeudados como Estados Unidos y acreedores como China, con Europa por medio. -Usted también ha propuesto crear un arbitraje entre los organismos internacionales... -Creo que es necesario que se cree una instancia de arbitraje que pueda actuar ante las discrepancias surgidas entre organismos como el FMI, el Banco Mundial o la OMC. Pero también para arbitrar las diferencias en la Organización Mundial de la Salud, la Organización Internacional del Trabajo o la propia ONU. Además, no es concebible que Europa tenga el monopolio del FMI y EE. UU. cuente con el Banco Mundial. Michel Camdessus to rotundo a favor del referéndum Todo esto nos señala que España ya está entrando de manera real y valiente en el nuevo siglo. Creo que esta es la hora de España. Es necesario que continúe sorprendiendo al resto del mundo, brindándole su colaboración y solidaridad para hacer de Europa un espacio privilegiado de la esperanza humana. -Pero también habrá que tener en cuenta a China... -España acaba de mejorar a Canadá, pero China ha mejorado a Canadá, Italia y Francia... Va a ser uno de los gigantes con el que tengamos que saber trabajar, alcanzando acuerdos con ellos. ¿Cree que van a seguir subiendo los tipos de interés en Europa? -El BCE continuará desempeñando su tarea, impidiendo que se le escape el control de la inflación de las manos. -Destaca la importancia del diálogo social. Sin embargo, en otros países parece que no funciona como en Francia- -Admiro el modelo español. El francés no es tan eficaz; es mucho más pobre. Y lo lamento. Los recientes acontecimientos en Francia se explican por ésto. Lamento que el nuevo contrato, que es un buen contrato, no se haya negociado en detalle y con el tiempo necesario con las cúpulas sociales, lo que parece que nos ha llevado a un callejón sin salida. Creo que la situación no es tan grave y que se puede salir. Para lograrlo es necesario que se escuchen unos a otros y que piensen en el interés general y no sólo en sus intereses políticos más inmediatos. ¿Cree que el actual modelo económico europeo hace sostenible el modelo social? -Todo modelo tiene que continuar adaptándose y cuando estamos condicionados a los desafíos de la globalización es cierto que se requiere de mucha más flexibilidad que, en países como el mío, la opinión pública no está dispuesta a aceptar. Hay momentos en la historia en que hay que saber moverse y, ojalá, seamos capaces de crecer a la altura de este desafío. -Los procesos de opas entre empresas energéticas europeas está mostrando la debilidad de la unión entre los países comunitarios... -Los Veinticinco deben avanzar un compromiso en política energética. Creo que han sido inadecuadas las últimas decisiones de los gobiernos comunitarios en materia de energía. Tengo la sensación de que los ejecutivos de España, Francia, Italia y Alemania están actuando como los generales que siempre preparan la guerra antes de que se produzca, actuando de forma instintiva. No se puede hablar sólo de campeones nacionales en un contexto de crisis mundial de la energía; hay que ver cómo se puede resolver el problema a escala mundial.