Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional LUNES 27 3 2006 ABC ESTO NO ES MAYO DEL 68 no siempre se asombra de que los hijos sean más conservadores de lo que fueron sus padres. Asombra la movilización de los estudiantes franceses que toman al asalto las calles porque exigen estabilidad antes de los 26 años para, a su tierna edad, contratar una hipoteca, echar raíces y cuidar la barriguita con derechos adquiridos. Desde luego, nada que ver con aquellos insensatos de Mayo del 68 que se manifestaban con el Libro Rojo de Mao, maullando como gatos filósofos: Mao, Mao, Mao arrancando adoquines porque decían que ahí abajo estaba el mar, y lanzando aquella consigna hoy olvidada que dice que ALBERTO hay que explorar sisteSOTILLO máticamente el azar Afortunadamente, aquellos insensatos nunca llegaron a tomar el poder. Pero crearon escuela y, después de ellos, los jóvenes licenciados pensaban que, antes de los 26 años, lo imprescindible no era la hipoteca, sino viajar a Katmandú, convivir en una comuna friki de San Francisco o cultivar coles biológicas en una granja del Moncayo. Cuando crecieron se hicieron profundamente reaccionarios, asustados de los extraviados caminos a los que les había conducido su vocacional inestabilidad. Pero ya estaban en edad. La nueva revuelta de la juventud francesa, en cambio, exige el inmovilismo y pide al Estado que impida el menor cambio. Es el anti Mayo del 68. Un síntoma más de la fiebre conservadora de la que adolece nuestro país vecino, que ya votó contra la Constitución europea también bajo el temor a la incertidumbre de un cambio no deseado. Aquí somos más castizos. Y mientras en Francia siguen empeñados en que la historia se hace de revolución en revolución, nosotros estamos en lo del motín de Esquilache: el botellón, que es el equivalente del chambergo y el embozo... toros, majos y verbenas, o lo que es lo mismo, esparrame y calimocho hasta las tantas. A cada país su tradición. Tal vez por eso dicen que la economía española es mucho más liberal que la francesa. Hoy, la juventud movilizada en Francia exige instalarse desde la más tierna edad en la estabilidad sin fisuras que se construyeron sus mayores cuando decidieron sentar cabeza. Tal vez hagan bien. Tal vez, como dice Horacio, la felicidad está en la dulce mediocridad. Pero no hay estabilidad que perdure si no se asume un mínimo riesgo. Uno de los autores predilectos de los ancianos de aquel 68 era William Blake, que decía aquello de que del agua estancada sólo debes esperar corrupción No se puede aspirar a la estabilidad desde la cuna a la sepultura. También la estabilidad mata, y asfixia oportunidades. Una de las aportaciones del 68 fue el redescubrimiento de Rimbaud, con quien no conviene ir muy lejos, aunque tal vez a estos jóvenes tan adictos a la estabilidad les convenga de vez en cuando subir a bordo de su Bateau Ivre. La doctora Ana María Di Leonardo, fundadora del Servicio de Inmunología y del único depósito de la memoria genética de los desaparecidos, identificó a los 82 nietos de las Abuelas de Plaza de Mayo U La memoria de los niños robados TEXTO CARMEN DE CARLOS CORRESPONSAL. FOTO AFP BUENOS AIRES. Sebastián Casado Tasca ha sido el último niño robado bajo la dictadura que ha recuperado su identidad en febrero. Tiene 27 años y en la Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo se le conoce como el nieto número 82. Es uno de los desaparecidos con vida que hoy, gracias al trabajo de la doctora Ana María Di Lonardo en el Banco Nacional de Datos Genéticos del Hospital Durand, sabe quién era su padre, su madre y quién su verdadera familia. Absolutamente pioneros en el mundo. No hubo ningún banco de conflicto como éste. Tuvo que ser creado por los casos de supresión del estado civil registrados durante la dictadura. Podría haber habido uno previo, más relevante, si se hubieran recogido muestras genéticas de las víctimas del nazismo, del holocausto pero... no sucedió La doctora Di Lonardo es la fundadora del Servicio de Inmunología y del Banco Genético del Hospital Durand. Empezó con un cuaderno de anotaciones porque las finanzas estaban devastadas, eso también fue herencia de los militares añade. El Gobierno de François Mitterrand reconoció su trabajo con una distinción y un cheque de veinte mil dólares que destinó a modernizar una tecnología precaria en un departamento de vanguardia. A los 72 años encarna un pedazo de la historia trágica de Argentina, conoce todos los casos y las cifras de presuntas y confirmadas víctimas del régimen (1976- 83) a las que se les arrebató, además de a sus progenitores, su propio nombre. En total- -continúa- -tenemos los análisis de 3.423 personas relacionadas con los casos de la dictadura. Pero, en ese gigantesco depósito de la memoria biológica, también figura el DNI científico de particulares como consecuencia de demandas de paternidad y de maternidad- -aclara. De estos, tenemos 7.248. Si sumamos los dos apartados nos encontramos con un banco de ADN que supera las once mil doscientas muestras Uno de los carteles desplegados el viernes en el 30 aniversario del golpe Las primeras pruebas se hacían con los mismos criterios que se siguen para los trasplantes. Entre los parientes más cercanos, tíos, abuelos o hermanos se determinaba el grado de compatibilidad. Los resultados eran de una precisión extraordinaria, de un 99,9 por ciento de probabilidad explica. Cuando se incorpora la técnica del ADN, en los años 90, descubrimos que la diferencia es mínima aunque la aproximación del ADN es superior porque nos da el 99,9 por ciento y cuatro, cinco, seis y siete nueves más detrás de la coma La doctora recuerda que fue a partir de febrero de 1984 cuando los jueces comenzaron a solicitar los estudios como consecuencia de las demandas presentadas por las Abuelas. Generalmente eran contra militares o policías por apropiación indebida de los menores o desaparición forzosa de las personas. Entonces es cuando se invita a los familiares de las víctimas a que dejen sus muestras La primera identificación positiva fue la de Paula Eva Logares, que hoy es madre de dos hijos En este caso, que data de julio de 1984, no hubo polémica, pero hay otros que ponen de manifiesto la necesidad de que toda la información que tenemos se mantenga, tal y como ordena la ley, confidencialmente. Uno histórico fue el de los mellizos Gonzalo y Matías Reggiardo Tolosa. Primero fueron conocidos como Miara Castillo, que era el apellido del policía que los tenía, pero para las Abuelas eran los Rosetti Ross. Estaban convencidas y como tal figuraban en todos los organismos internacionales donde se denunciaba su secuestro Huída a Paraguay Mientras los muros del Hospital Durand se empapelaban con carteles que decían que eran los mellizos Rosetti, estos huyeron a Paraguay, porque los jóvenes se negaban a realizarse las pruebas. El ex presidente Raúl Alfonsín logró su extradición y el 22 de mayo de 1989 el juez Pons me los trajo y me pidió: Dígame si son Rosetti Ross A las 24 horas le confirmé que no tenían nada que ver con esa familia, pero sí con la de los Reggiardo Tolosa, que también les buscaban La disección molecular de la identidad a través del ADN como resume la doctora Di Lonardo, ha logrado que más de un centenar de jóvenes, víctimas recuperadas de la dictadura, hoy puedan llevar el apellido de sus padres. Entretanto, las Abuelas siguen con sus pesquisas en busca de otros cuatrocientos desaparecidos con vida Sin documentos Además de esos 82 jóvenes que han recuperado su nombre, hay 42 niños que no fueron secuestrados ni nacieron durante el cautiverio de sus madres, pero tanto ésta como el padre fueron víctimas de la desaparición forzosa. No existía documentación que probase su filiación y gracias al banco recuperaron su identidad Algunos vivieron durante años con tíos o parientes que no podían demostrar sus vínculos sanguíneos, pero la técnica, la ciencia ha podido resolver ese problema Más de un centenar de jóvenes hoy pueden llevar el apellido de sus padres gracias al banco de ADN Sebastián Casado, de 27 años y llamado el nieto 82, ha sido el último en recobrar su identidad en febrero