Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión LUNES 27 3 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. MIMETISMO SOBRE DOS RUEDAS Rocío He sentido profundamente la muerte de Rocío Dúrcal. Fue primero actriz, y después una gran cantante, pero sobre todo una gran señora por su discreción y su saber estar en la vida. Cuando estuve en México, en el año 1979, los mexicanos la querían muchísimo, porque la consideraban una de las mejores cantantes de rancheras. No más- -como decían ellos- -canta con un sentimiento y con un desgarro que le sale de dentro, como si fuera, no más, del mismito México Desde aquí, con todo mi cariño, envío un abrazo a su marido y a sus hijos. Virginia Úbeda Martínez Madrid C UANDO un organismo se parece a otro con el que no guarda relación y obtiene de ello alguna ventaja funcional, hablamos de mimetismo. La Naturaleza nos muestra abundantes ejemplos. El camaleón, la mantis religiosa, el puercoespín, la mofeta, el ocelote, el lince, el pulpo y algunas mariposas poseen un mecanismo de defensa contra sus depredadores: cambian el color o la LUIS IGNACIO textura de su PARADA piel para adaptarse al medio en el que habitan y no ser descubiertos, o adoptan un mimetismo batesiano: adoptan el aspecto de otra especie peligrosa para su depredador. Pero el mimetismo en los seres humanos es paradójico: cuanto más libre es un joven, por ejemplo, más necesita parecerse a alguien. La imitación de personajes, modos de vida, aficiones, marcas, no es un mecanismo de autodefensa ni proporciona ventaja funcional alguna, salvo que entendamos por ventaja la anulación de la propia personalidad para confundirla con la imitación de unos esquemas, manipulados casi siempre por el marketing y la publicidad. Si los macrobotellones de las últimas semanas fueron, por encima de todo, un ejemplo de mimetismo irracional, la celebración del Gran Premio de Motociclismo en Jerez fue ayer un triste ejemplo de lo que puede hacer la imitación de los ídolos, la fuga de la realidad, la presión del grupo, la gratificación del éxito fácil, el olvido de la distancia que hay entre el sacrificio, la capacidad y la autodisciplina de los héroes de las dos ruedas y la imprudencia, la impericia o la negligencia de sus imitadores. Seis personas fallecieron en los dos últimos días por accidentes de tráfico de motocicletas en carreteras próximas al circuito donde se celebró el certamen. ¿Cuántas de ellas arruinaron sus sueños por imitar a sus ídolos? Nada hay más respetable que un hombre maduro que sigue utilizando la moto por convicción, independencia y libertad. Pero nada más absurdo que la conducta de quienes nunca llegarán a hacerlo porque perdieron la vida en un mimetismo suicida. España no claudica Periódicos de todo el mundo hablan del alto el fuego permanente concedido por ETA como un paso decisivo hacia la paz. Sin embargo, la posición del grupo terrorista sigue siendo la misma que cuando empezó a asesinar; las exigencias siguen siendo las mismas. Lo que ha cambiado ha sido la posición del Gobierno, que ahora claudica ante las exigencias de los responsables de la muerte de casi mil españoles por expresar sus ideas. La situación que se refleja en estos comunicados es la de siempre: dejarán de matar a cambio de la autodeterminación de la Comunidad Autónoma del País Vasco, entre otras cosas. ¿En qué difiere esto de lo que exigían para dejar de matar hace cuarenta años? Zapatero parece haber olvidado el Pacto Antiterrorista, con el que se comprometió a combatir al terrorismo en lugar de humillar al pueblo bajando la cabeza ante la serpiente que lleva cuarenta años tratando de someter a un pueblo, el español, que lo ha combatido siempre con dignidad, esperanza, manos blancas y la cabeza alta. Alguien parece haber olvidado que no cabe negociación con asesinos. Cabe preguntarse si esta tregua va a ser distinta a las anteriores o, de nuevo, van a reírse de los españoles para rearmarse con mayor facilidad. El pueblo español no quiere tregua, señor presidente; el pueblo español exige rendición. Tomás y Valiente hizo gala de su apellido y trató de hacernos comprender que todos y cada uno de los españoles somos víctimas del terrorismo. Ésta no es una guerra basada en un conflicto de intereses; aquí hay unos que matan y otros que mueren, unos que han de rendirse y otros que merecen que se les pida perdón; éstos últimos, que nadie lo olvide, somos el pueblo español. Ana Querejeta Roca. Madrid El último dictador de Europa Lukashenko se aferra al poder como un gato en un ovillo de lino, enzarzando, rasgando hasta la última mísera fisura del delgado hilo que lo mantiene en el poder. Se ampara de una forma despótica en la fuerza de la represión y del miedo que éste produce. Enarbola su victoria en las elecciones celebradas la semana pasada, carentes de cualquier mínimo control por parte de organismos internacionales como la UE o la OSCE, ya que en la Europa del siglo XXI nadie quiere ser el nuevo Pilatos, limpiándose las manos en el refrendo de un dictador, algo que la historia europea ha superado, después de las lecciones que hemos vivido. El dictador bielorruso debe tener presente, como dice Lacordaire, que la libertad no es posible más que en aquellos países en que el Derecho predomina sobre las pasiones así las cosas, su anhelo de poder, su bajo instinto primario, no está más que azuzando una revuelta interna, hastiada de ver cómo sus vecinos progresan y conviven en paz y libertad, mientras que ellos se marchitan bajo el yugo de este tirano, movido por el puro afán de poder, el más bajo instinto pasional del ser humano, y del que por desgracia tan difícil es librarnos. Cerrar los ojos no debe ser una opción. La crítica puede y deber ser constructiva, facilitando el camino a un nuevo proceso democratizador que rompa las cadenas y tejemanejes establecidos por el régimen de Minsk. Ello no va en contra de Rusia, ni forma parte de una cruzada occidental como temen algunos elementos del Kremlin, sino simplemente forma parte de unos visos en pro de la ciudadanía, que no tiene más fin que engrandecer las condiciones de vida del pueblo bielorruso, el cual, siendo sinceros para con nosotros mismos, no ha preocupado en exceso al resto de naciones europeas, las cuales se han limitado hasta ahora a mantener- lo en el status de estado paria, cuando en realidad de esta forma sólo han fortalecido la tela de araña del último dictador de Europa, gracias a Dios. Jorge Ipiña Pando Bilbao Dos clases de catalanes A medida que se lee con más detenimiento el Estatuto de Cataluña, las dudas son cada vez más preocupantes. Una de ellas es la referida a la condición política de los catala- nes. En el vigente Estatuto, dice el artículo 6.1 que gozan de la condición política de catalanes los ciudadanos españoles... que tengan vecindad administrativa en cualquiera de los municipios de Cataluña En la propuesta de reforma del Estatuto aprobada en el Parlamento de Cataluña, reza el artículo 7.1: Gozan de la condición política de catalanes los ciudadanos del Estado que tienen vecindad administrativa en Cataluña En el texto aprobado en la Comisión Constitucional se habla en el artículo 7.1: Gozan de la condición política de catalanes o ciudadanos de Cataluña los ciudadanos españoles que tienen vecindad administrativa en Cataluña El matiz diferencial entre los tres textos es la conjunción disyuntiva o y el nuevo concepto de ciudadano de Cataluña Es decir, se podrá ser una cosa o la otra, no una cosa y la otra, que parecería lo más lógico. Más claro, el agua. Se acaban de institucionalizar dos clases de catalanes: los catalanes y los ciudadanos de Cataluña Cuando esta Ley Orgánica se desarrolle en normas puntuales, apuesto a que la condición de catalán se adjudicará a los nacidos en Cataluña y al resto, los que vivimos, trabajamos y morimos en Cataluña sin haber nacido aquí, pero habiéndolo elegido voluntariamente y demostrando un amor por Cataluña, nos veremos relegados a ser ciudadanos de Cataluña, no catalanes, que quede bien claro, como hasta ahora lo habíamos sido. Emilio Fernández Maldonado Barcelona FE DE ERRORES En el artículo publicado el pasado miércoles en la sección de Sociedad bajo el título Un juez tasa en un millón de euros la parálisis cerebral que sufre un menor por mala atención en el parto se decía que el ginecólogo J. M. R. y la aseguradora Atocha, para la que trabaja tendrán que pagar, por su negligencia, la cantidad de 925.000 euros. En realidad, el ginecólogo está dentro del cuadro médico que, como aseguradora, la compañía Atocha S. A. de Seguros ofrece a sus pacientes, sin que exista relación laboral alguna, siendo un profesional libre e igualmente incluido en el cuadro de otras muchas aseguradoras.