Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 26 3 2006 77 Deportes El Barça escatima esfuerzos con la cabeza en Europa Rafa Guerrero volvió a hacer de las suyas al anular un tanto azulgrana ENRIQUE YUNTA Fue, con mucho, el partido más aburrido del Barça en la presente temporada. Mucho más que eso, un sopor insufrible que no sirve para nada, ni como ensayo para la ida de la Liga de Campeones ante el Benfica. El del Málaga fue otro más, que puede darse con un canto en los dientes por el mero hecho de empatar con el líder. De todos modos, sirve de tan poco el punto para el cuadro de Manolo Hierro que, salvo milagro, está condenado. Con el equipo que sacó Rijkaard es difícil que el Barcelona jugara mejor. Sobre todo en la parte creativa. El holandés sorprendió esta vez dándole la titularidad a Gabri, escoltado en el centro del campo por Thiago Motta y Van Bommel; tres hombres de brega y no precisamente los más aventajados en el apartado técnico. Por contra, Ronaldinho descansando en casita y Deco en el banquillo. Iniesta también, pero eso ya no es noticia. Se visitaba el estadio del colista y esta semana hay Champions que eso sí son palabras mayores, pero es llamativo que se prescinda de los jugadores más resolutivos y con más visión. Así le fue. Si se plantea un partido de esta guisa, es normal que el espectáculo pase a mejor vida. Y así quedó patente desde el primer minuto. El Barça no perdió la posesión de balón, aunque su juego horizontal poco daño podía hacer. Lo mejor fueron algunas internadas de Belletti, que se le da mucho mejor la parcela ofensiva que la defensiva. El brasileño estuvo en plan extremo y dio buenos balones para los atacantes, especialmente uno a Larsson que rechazó con solvencia Arnau. Más allá de esto, poco más. Sirvió el envite para que Rijkaard probara a Rodri en el eje de la zaga actuando como pareja de Oleguer, algo que parece que Jorge Valdano, herido (rotura de varias costillas) en un accidente de helicóptero en México MÁLAGA BARCELONA 0 0 Málaga (4- 4- 2) Arnau; Jesús Gámez, César Navas, Fernando Sanz, Antonio López (Nacho, m. 58) Bóvio, Duda, Manu Sánchez (Edgar, m. 85) Gerardo; Pablo Couñago (Antonio Hidalgo, m. 65) y Salva. Barcelona (4- 3- 3) Víctor Valdés; Belletti, Oleguer, Rodri, Sylvinho (Gio van Bronckhorst, m. 72) Motta, Gabri (Iniesta, m. 63) Van Bommel; Giuly (Ezquerro, m. 56) Larsson y Eto o. Árbitro Rodríguez Santiago (Comité castellano y leonés) Mostró cartulina amarilla a los locales Antonio López y Duda. y lo es porque es un equipo muy blando. En todo. Presiona sin sentido- -cuando lo hace- mueve la pelota con lentitud y, por más que tenga entrega y lucha, de poco sirve si se es piadoso con el rival. Se entiende su posición en la tabla. El asistente vuelve a escena Fue tan aburrido el primer acto que no se podría destacar nada si no hubiese sido por Rafa Guerrero, ese hombre que anima el campeonato doméstico con sus divertidas decisiones. Hay que tomárselo así porque ayer la volvió a liar. Marcó Eto o en una jugada embarullada, con una mano volando, dos tíos en el suelo y el balón muerto en el área pequeña para que el camerunés ejecutara. Rodríguez Santiago concedió el tanto y Guerrero fue cómplice, pero la insistencia de los jugadores locales obligó al trencilla a visitar al asistente. Éste le indicó que algún jugador del Barcelona había tocado la pelota con la mano. Sí, hubo mano, pero de César Navas. Otra más de Rafa. El arranque de la segunda mitad fue algo más atractivo. Al menos se vieron un par de oportunidades para los azulgrana, una de ellas peligrosa, con un remate de Giuly que encontró a un Arnau siempre inspirado contra su ex equipo. Era tan intensa la modorra que nadie alzó la voz por si acaso se salía del guión. Rijkaard le dio la batuta a Iniesta, pero la cosa estaba para pocos lucimientos. Al final pudo marcar Eto o, pero su durísimo disparo se estrelló en el larguero. Eto o protesta ante Salva después de que el árbitro le anulara un gol se mantendrá en Lisboa. Estuvo bien el canterano, correcto en el posicionamiento e incluso dando salida al balón con desplazamientos largos precisos. Eso sí, tampoco la línea ofensiva del AFP Málaga es como para tirar cohetes; más bien todo lo contrario. Parece obligado el conjunto andaluz a jugar la temporada próxima en Segunda. La distancia es casi insalvable