Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 26 3 2006 73 El PP dice que las competencias de la CNE coinciden con las de la derogada acción de oro Los accionistas institucionales de BAA fijan en torno a los 900 peniques el mínimo para apoyar la opa do, porque el sentimiento está cambiando rápidamente y podría volver a cambiar en función de los acontecimientos En este sentido, algunos expertos señalan que si Ferrovial entrara en una guerra de opas, lo más lógico es que en un primer momento el mismo mercado que aplaudió los 810 peniques ofertados e hizo subir el valor, castigue la cotización si el precio de la opa terminara por dispararse. Una guerra de opas es lo que menos desean los accionistas de Ferrovial y lo que más desean los accionistas de BAA subrayan en el mercado, donde la mayor parte de los expertos considera que cualquier nueva oferta estaría ya en el entorno de los 900 peniques solicitados por los principales fondos de inversión presentes en el capital del operador aeroportuario británico. Un mes para tomar la decisión definitiva El grupo presidido por Rafael del Pino dispone de un mes de plazo- -hasta el 24 de abril- -para lanzar efectivamente la opa anunciada la semana pasada sobre BAA o tomar la decisión de renunciar a la misma. Según la normativa de ofertas públicas británica, si Ferrovial no lanza la opa, no podrá hacerlo tampoco en los seis meses inmediatamente posteriores a esa fecha. Por tanto, hasta el 24 de abril, Ferrovial puede deshojar la margarita y optar por una de las tres opciones que ha manifestado públicamente estar considerando: lanzar la opa al precio anunciado, elevarlo, o renunciar a la operación. El grupo español indicó además que las tres opciones existen y las tres se están estudiando A nadie escapa, sin embargo, que la idea de Ferrovial es dar el paso adelante, pero que para ello tendrán que convencer a unos accionistas que no parecen estar por la labor. Rafael del Pino Enfrentarse a opa limpia Algunas de las fuentes consultadas ironizan incluso con la posibilidad de que Macquarie y Ferrovial terminen por enfrentarse a opa limpia y recuerdan que ambos grupos son socios en Gran Bretaña, precisamente en la explotación de un aeropuerto, el de Bristol. En el lado contrario, el análisis se complementa con la evolución observada en la cotización de BAA. Tras el espectacular salto experimentado al admitir Ferrovial que estudiaba lanzar una opa, las títulos de BAA se han asentado en una cotización en torno a los 835 peniques por acción, moviéndose en una franja estrecha a la espera de novedades. Está claramente por encima del precio ofrecido por Ferrovial- -indican los analistas- -pero tampoco se le ven fuerzas para escalar mucho más. Seguramente se acomodará a los precios en los que se vayan fijando las previsibles ofertas si es que éstas se producen, pero en este momento el sentir del mercado está claramente orientado a que si no hay nuevas ofertas, al menos se subirá el precio de la de Ferrovial No obstante, las fuentes consultadas parecen descartar que en la actual situación pueda llegar la cotización a las cercanías de los 900 peniques solicitados por los institucionales e indican que sólo ante indicios consistentes de que se pueda presentar otra oferta podría la cotización de BAA acercarse a esa cota. En cualquier caso, las fuentes consultadas subrayan que mientras el precio de las acciones de BAA esté por encima del precio orientativo avanzado por Ferrovial sólo cabe deducir que los inversores han hecho oídos sordos a todos los intentos del grupo español por hacer valer sus explicaciones acerca de la gigantesca plusvalía que supone el precio ofrecido con respecto a la cotización anterior al 8 de febrero.