Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 DOMINGO 26 3 2006 ABC Toros Cayetano corta la única oreja en San Sebastián ABC SAN SEBASTIÁN. Cayetano cortó la única oreja en la novillada celebrada ayer en San Sebastián dentro del IV Memorial Manolo Chopera. Cayetano realizó un buen toreo con el capote en sus dos astados, con verónicas de sabor añejo, según informa mundotoro. Tuvo un inicio de faena muy torero, con molinetes abelmontados en su segundo. Tras una fulminante estocada, el público le premió con una oreja. David Esteve dio una vuelta al redondel tras pasaportar al tercero. La faena contuvo redondos de buen corte y largos naturales de pitón a rabo. En su última actuación pechó con un novillo de poca fuerza, con el que tuvo la habilidad de que no se le cayera. El francés Mehdi Savalli se mostró voluntarioso y bullidor toda la tarde. Banderilleó de forma espectacular al tercero, al que ejecutó una buena faena. Con su segundo, abrevió. Con media entrada, se lidiaron novillos de Torrestrella, bien presentados y de buen juego. Mehdi Savalli, ovación tras aviso y silencio. Cayetano, ovación tras aviso y oreja. David Esteve, vuelta al ruedo tras petición de oreja y silencio. FERIA DE LA MAGDALENA Cornada de Ferrera con los victorinos Plaza de toros de Castellón. Sábado, 25 de marzo de 2006. Séptima corrida. Lleno. Toros de Victorino Martín, desiguales de presentación y mal juego; destacaron el 3 premiado con la vuelta al ruedo, y el encastado 2 mansos 4 y 5 El Fundi, de nazareno y oro. Estocada corta (silencio) En el cuarto, pinchazo y estocada contraria (saludos) En el sexto, estocada corta (oreja) Juan José Padilla, de rosa palo y oro. Estocada delantera y dos descabellos (oreja) En el quinto, media contraria (oreja) Salió a hombros. Antonio Ferrera, de fucsia y oro. Pinchazo; remató El Fundi de un pinchazo, estocada baja y dos descabellos (oreja) ZABALA DE LA SERNA CASTELLÓN. Un victorino le atravesó el muslo a Antonio Ferrera en la hora de morir. Morir matando se le llama a eso. Ferrera se tiró con fe para asegurar el éxito, pero se quedó en la cara, empujando con el corazón un pinchazo inamovible. La sangre oscura brotó enseguida del muslo derecho, con abundancia. Esa sangre densa que se escapa entre los dedos de la mano que pretende evitar la inevitable hemorragia. El toro había sido especialmente bueno, paradójicamente, por el pitón derecho, el arma certera, la daga hiriente. Bueno pero jamás para ser premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. Un doble despropósito presidencial. Primero, porque no lo merecía; segundo, por falta de sensibilidad. Ferrera se había ido amoldando a la notable embestida a derechas: una tanda enclavada en medio de la faena y otra al final, muy acompasado y templado, habían sido las cimas. A izquierdas el toro de Victorino no humillaba igual, y buscaba por encima del palillo. Llegó la cornada, El Fundi remató la inacabada obra y el presidente le envió una oreja a la enfermería a Ferrera, con un desagradable crotal: Al toro le he da- Antonio Ferrera resultó herido de gravedad al entrar a matar al tercero do la vuelta al ruedo por mi santa demagogia El Fundi resolvió otros tres toros con un oficio y una profesionalidad de nota. Un albaserrada malo, feo de hechuras, huesudo y largo, que nunca pasó, frenado constantemente de manos; otro, mansote, que tomó un puyazo en la querencia, y que se dejó con noblota y sosa condición; y un último de medias embestidas a media altura, sin maldad y sin emplearse, de medio pelo, al que El Fundi le buscó las vueltas para terminar cortándole un trofeo. Si suman y deducen, la corrida de Victorino Martín fue un fiasco. Ni vuelta al ruedo ni gaitas. Y, menos, si se compara con un par de toros que sí presentaron su candidatura a tan estimable reconocimiento- -uno de Manolo González y otro de El Pilar- y se fueron camino del EFE desolladero sin ver el pañuelo azul. Al mansísimo y complicado quinto se le debió castigar con las banderillas negras. Juan José Padilla derrochó todas sus facultades con los arpones. Ahí, se supone, se ganó la oreja, solicitada por molestar también a un presidente obtuso, antes de una faena iniciada a la antigua usanza, sobre las piernas; en lugar de seguir por ese palo, continuó como en cuclillas, feamente, sobre la mano derecha. Su primero tuvo motor. De principio desbordó al jerezano. Reponía y se giraba a altas revoluciones. Aunque a base de sobarlo consiguió prolongarle las embestidas al natural, muy a la pala, en línea. Mató de una y hubo otro premio que computar más. Trabajo para los costaleros. Parte facultativo: Antonio Ferrera sufre una cornada grave de dos trayectorias en el muslo derecho. Puerta Grande para Francisco Javier y percance de Raúl Cuadrado en Las Ventas ROSARIO PÉREZ BOTÁN MADRID. Las dos caras de la Fiesta se vivieron ayer en Las Ventas: mientras Francisco Javier abandonaba la Monumental en volandas por el pórtico de la gloria, el infortunio se cebaba de nuevo con Raúl Cuadrado. El joven espada, que la pasada temporada resultó cogido dos tardes en Madrid, volvió a caer herido por tercera vez consecutiva al entrar a matar al primer novillo deEl Serrano, quelidió unpotable encierro. Cuadrado sufrió una cornada grave en la región escrotal, sin penetrar en cavidad abdominal, y contusión en el testículo derecho y elementos del cordón espermático Francisco Javier (en la imagen) cortó una oreja al estupendo segundo tras una notable labor y otra más al sexto por una faena ascendente. El debutante Alejandro Talavante causó una gratísima impresión, pero el acero le privó de pasear algún trofeo.