Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Cultura DOMINGO 26 3 2006 ABC Juan Carlos Navarro, Eric Malvarez y Edward Robbins son los tres animadores españoles de Ice Age 2. El deshielo que se estrenará el próximo viernes en España. Con ellos nos adentramos en los secretos de los estudios Blue Sky de la Fox Tres españoles animan el deshielo TEXTO: JOSÉ LUIS DE HARO SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Los Blue Sky Studios de la Fox apuestan fuerte por la secuela de Ice Age Bajo el subtítulo de El deshielo y con un presupuesto de más de 130 millones de dólares, la nueva aventura de este grupo de animales prehistóricos espera verse desbordada por la acogida del público. Habrá que esperar hasta el próximo 31 de marzo para juzgar el resultado pero, hasta entonces, los tres españoles involucrados en el proceso de creación desvelan los entresijos. La llegada a los Blue Sky en White Plains, a tan sólo 40 minutos del corazón de Manhattan, provoca cierta incertidumbre. A diferencia de los que están amontonados en la costa oeste del país bajo el cobijo del opulento Hollywood, nos topamos con un enorme edificio de cemento y enormes ventanales. En la décimo séptima planta, algo destartalada porque la próxima producción del estudio requerirá alguna que otra mudanza, se gestó la mayor parte de la película, ya que el sonido se grabó en los Skywalker Sound Studios en California. Con una sonrisa, Juan Carlos Navarro, un ex banquero alicantino, nos habla de cómo dio vida y movimiento a uno de los protagonistas: Ellie, un mamut femenino con graves problemas de identidad. ¿Habéis visto la peli? es genial pregunta mientras desborda entusiasmo en cada palabra con la que explica su implicación en el filme. Sí, este treinteañero decidió dejar a un lado los números para dedicarse a su verdadera pasión, la animación. En la actualidad, es animador senior de los estudios, pero no es el único español. Eric Malvarez y Edward Robbins, ambos catalanes, terminan de aportar el toque patrio a esta superproducción estadounidense que pretende superar con creces los más de 380 millones de dólares recaudados en las salas mundiales por su predecesora. En la sala de reuniones de Sky Blue, las sillas se amontonan frente a una gran pantalla de proyecciones en la que los españoles se esfuerzan por dejar ver un pequeño tráiler del film, pese a que las normas de la casa son estrictas en lo que a revelar información se refiere. Alguno bromea con la posibilidad de bajar Navarro, Malvarez y Robbins en los Blue Sky Studios de Internet parte de la película y finalmente todos los intentos son inútiles. Mientras, Eric, rigger de Ice Age 2 explica en qué consiste su labor. Básicamente me encargo de estudiar los rasgos físicos y musculares del gesto y el cuerpo de los personajes para crear puntos de inflexión dice. Me encargo de situar los puntos de movimiento sobre un esqueleto inmóvil del personaje para que luego los animadores, como Juan Carlos, puedan moverlo aclara. el elemento más difícil de crear dentro de este deshielo los tres corean al unísono: el agua Hay que analizar partícula por partícula a través de un software cada gota de agua, para luego crear una imagen total que se asemeje al líquido dice Eric, que comenzó su andadura en el mundo de la animación a bordo del proyecto español en tres dimensiones El bosque animado En apenas ocho meses y con un equipo de más de 300 personas, Blue Sky ha sacado adelante su nueva aventura que contará con la presencia de Manny, el peludo mamut; Sid, el perezoso; Diego, el tigre dientes de sable; y la desventurada ardilla de grandes dientes conocida como Scrat, y que en esta segunda entrega cobra mucho más protagonismo. El ambiente que se respira en la productora es de total desenfado, con una plantilla de trabajadores con una media de edad que casi no alcanza los 30 años, es difícil no sentirse como en casa. De hecho, a Juan Carlos le es difícil no po- ABC Animar el agua, lo más difícil Edward, que pese a su nombre e imagen puramente anglosajones es un español que lleva en la sangre el desenfado patrio, interrumpe la conversación al ser preguntado por cómo realiza los modelos de los personajes. Utilizamos un programa informático exclusivo de la compañía para crear los modelos en 3 D. Las figuras en material físico no suelen servir demasiado a los animadores Al ser preguntados sobre cuál ha sido der recitar de memoria diálogos completos de la película. Cuando comenzamos a animar a los personajes lo único con lo que contamos es con la voz de los actores y en esta ocasión también pedimos que se les grabara la cara para inspirarnos asegura. Además añade que en muchas ocasiones somos nosotros los que imitamos posibles movimientos para que el dibujo funcione, imagine a cuatro compañeros escenificando un numerito con música y baile Si tienes suerte, alguien se encarga de grabar el momento y distribuirlo al resto del equipo El centro del estudio es una enorme y calurosa sala con más de dos docenas de servidores, un ordenador central y con un enorme cartel que advierte que no se puede comer ni beber en su interior. Por todos lados, cientos de juguetes y figuras inspiran a los creadores de Blue Sky. Antes de estrenar Ice Age 2 esbozan los borradores de su próximo proyecto basado en las aventuras del Dr. Seuss s Seussville, pero eso es otra historia. Chris Wedge, el cerebro de Blue Sky En mangas de camisa, el cofundador de los estudios y ganador de un Oscar por el corto de animación Bunny parece cansado. Faltan muy poco para el estreno mundial de Ice Age 2 donde ha ejercido de productor ejecutivo. Desde 1987, año en el que fundamos los estudios, mucha gente ha ido y venido y creo que aunque Bunny nos diera reconocimiento y legitimidad en la industria, cada película es un mundo, empieza y acaba en un sitio distinto explica. Wedge se siente el abuelo orgulloso de ver cómo sus hijos educan a sus nietos ya que el director de la secuela, Carlos Saldanha, trabajó para Wedge cuando éste dirigió la primera parte de Ice Age Como creador, Wedge cree en que la animación no sólo se centrará en el público familiar y que en poco tiempo veremos dramas y otros géneros, pero por ahora hay que preparar al público y romper el hielo, porque de momento sólo vemos historias basadas en animales Es una cuestión cultural. En países como Francia o Japón la animación acepta todo tipo de géneros, mientras que en EE. UU. el público infantil es el objetivo principal Como empresario reconoce que su anterior película, Robots no obtuvo los resultados esperados y que el cine se enfrenta a un futuro difícil. No desaparecerá, pero con el DVD o los sistemas de audiovisuales domésticos tendrá que cambiar en la forma de atraer a sus espectadores