Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17- 17 D 7 LOS DOMINGOS DE Francisco Rivera y Blanca Martínez de Irujo: esta vez incluso posan REUTERS cara que saca en Volver (ponte eyeliner si eso) ya se podía retirar. Es difícil aparecer más guapa. Que ya quisiera Sophia Loren cuando era joven (presunto modelo almodovariano para su Raimunda) aunque el culo de la italiana sí fuera suyo. Ahora, abre la boca y sube el pan. Y menos mal que la cordura y el buen gusto de Almodóvar para las canciones le han impedido lanzarse a interpretar el tema central de la película (el tango Volver Igual que Silvana Mangano en Ana fue doblada por Flo Sandons a la hora de atacar El negro zumbón ¿se puede decir negro zumbón? Penélope canta con la voz de Estrella Morente. Lástima que no esté doblada también cuando habla. O cuando grita. ¿Es que la gente de pueblo, aunque vestida de Marc Jacobs, habla a gritos? Nada que ver con la vocera de ETA, esa chica con capucha, boina y voz como de leer en una boda regia. No sé, si la banda también ha incorporado (reincorporado) la cuota femenina a sus puestas en escena quizá sí sea el principio del fin. Tintín en Egipto. No, Camila en Egipto. Con salacot. Ésta sí que ha cruzado ampliamente la línea de sombra. Pero le da igual. Ha superado cualquier prueba de aceptación. Y más en Egipto, con esas calorinas que no aguantaría ni la Eleanor Parker de Cuando ruge la marabunta La duquesa tiene la seguridad de Agatha Christie cuando estaba casada con el arqueólogo Max Mallowan. Ya saben que dijo aquello de que casarse con un arqueólogo tiene la ventaja de que cuando más vieja te haces más te aprecia. Carlos de Inglaterra es su arqueólogo. No sólo viaja con peluquero, también con arqueólogo, cosa que Sharon Stone todavía no necesita. Parejas que ya no se esconden Gente BEATRIZ CORTÁZAR ÁNGEL DE ANTONIO in salir corriendo y sin poner cara de pocos amigos. Fran Rivera ya no huye de la prensa cuando se los encuentra por la calle y hasta ahora posa con su novia, Blanca Martínez de Irujo, como hizo esta semana al acudir al preestreno en Madrid de la película Instinto básico 2 acto que contó con la asistencia de la actriz Sharon Stone. En plena temporada taurina y con su estilo clásico habitual, Rivera ha cambiado y está dispuesto a demostrarlo cada día que pase. Con la prima hermana de su ex mujer y con el interés que siempre despierta conocer los instintos más básicos de una Stone por la que no pasan los años pero sí sobran las risitas (menudo chasco cuando empezó a reírse en el escenario, era un calco de Loreto Valverde en pleno ataque de S gracia) el diestro posó, sonrió, contestó y hasta aclaró que eran falsos esos rumores que aseguraban había pedido en matrimonio a Blanca. Una cosa es que estén bien juntos y otra que vayan a contraer matrimonio. Para empezar porque el torero se divorció de Eugenia el pasado septiembre, pero a Blanca le queda una dura batalla legal por delante para divorciarse de su marido italiano. Y porque los dos salen de dos matrimonios fracasados y ya se sabe cuánto se lo piensa uno la segunda vez que quiere dar ese paso. Pero lo que importa es ver cómo aparecen y sorprenden en actos donde hace unos meses era más que impensable, era imposible que Rivera asomara el cuello. Pues ahora lo hace y seguro que repite. También esta semana ha servido para ver otra pareja que no es habitual en los medios de comunicación y no precisamente porque no estén tras de ellos a todas horas. Con motivo de la cena que la Duquesa de Alba ofreció el pasado jueves en el Palacio de Liria a la Familia Real al completo, el mayor de Cayetana, el duque de Huéscar, estuvo acompañado por su novia, Alicia Koplowitz, con quien mantiene una discretísima relación desde hace tiempo. Fue el pasado verano cuando el duque envió un comunicado anunciando que de momento no se iba a casar con Alicia Koplowitz tal y como se había comentado en diferentes medios. Con su presencia en la cena, se podría confirmar a tenor de los gestos que la relación sigue adelante y que ese de momento tal vez tendría los días, o meses, contados. Pero Carlos no fue el único hijo de la duquesa de Alba que acudió con su pareja. A la cena no faltó Gonzalo Miró, novio de Eugenia, quien además mantiene una excelente relación con Sus Majestades los Reyes, herencia de la amistad que su madre Pilar Miró tenía con la Familia. La cena fue de carácter privado pero el interés por esas entradas y salidas de vehículos en Liria es de dominio público gracias a los reportajes que los paparazzis que allí estaban han vendido por todas partes. Una cosa es que estén bien juntos y otra que vayan a contraer matrimonio. El torero se divorció de Eugenia en septiembre, pero a Blanca le queda una dura batalla legal