Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE y vuelta a la frustración (1986- 1989) ETA Domingo Iturbe, Txomin El líder histórico de ETA nació en Mondragón, Guipúzcoa, en 1943. Su participación en el proceso de diálogo acabó bruscamente por su muerte el 27 de febrero de 1987, según la versión argelina, en un accidente de tráfico. Otra hipótesis sugiere que el óbito se produjo dos días antes y en un campo de entrenamiento, como consecuencia de una inesperada explosión Eugenio Etxebeste, Antxon El Gobierno lo trasladó desde Santo Domingo a Argel para que tomara el relevo de Txomin Después del fracaso, fue confinado de nuevo en la Republica Dominicana. En 1995 la Audiencia Nacional solicitó su extradición. Fue juzgado y condenado por un delito de pertenencia a banda armada. Quedó en libertad en 2004 tras cumplir seis años y medio de reclusión Belén González Peñalba, Carmen Miembro del comando Madrid participó en las dos mesas de diálogo (Argel y Suiza) aunque se limitó a tomar notas. De Argel salió como compañera sentimental de Antxon y fue deportada a Santo Domingo. Se fugó y regresó a Francia con el propósito de continuar con los atentados. Fue detenida por la policía francesa y extraditada en noviembre de 2005 Ignacio Aracama Mendía, Makario Miembro de los comandos Madrid y Araba se le atribuyen dieciocho asesinatos. Acompañó en silencio a Antxon en sus reuniones. Fue extraditado desde la República Dominicana. Actualmente en prisión, firmó en 2004, junto a otros históricos etarras, una carta dirigida a la dirección de la banda en la que abogaba por el abandono de las armas Respuestas a sangre y fuego ETA cometió algunos de los atentados más sangrientos de su historia durante las conversaciones de Argel. Y tras romper la tregua de 1998- 99 no tardó ni dos meses en asesinar de nuevo Vas demasiado rápido en el diálogo, le advirtió la cúpula etarra a Antxon en el otoño de 1987. Para ralentizar el proceso, el 11 de diciembre ETA asesina a once personas en la casa cuartel de Zaragoza El 21 de enero de 2000, mes y medio después de la ruptura de la tregua, la banda mata con un coche bomba en Madrid al teniente coronel Pedro Antonio Blanco García, de 47 años, casado y con dos hijos ASESORES DE HB Íñigo Iruin Abogado y ex parlamentario de Herri Batasuna, desde enero de 1989 asesoró a Eugenio Etxebeste en Argel. Los interlocutores del Gobierno destacan su defensa de la línea dura cada vez que Antxon pretendía suavizar el texto impuesto por la cúpula. En los últimos años ha ejercido como abogado defensor de presuntos etarras y miembros de Jarrai Rafael Díez Usabiaga Secretario general del sindicato abertzale LAB, es informático e hijo de guardia civil. Fue uno de los asesores de ETA en Argel. El juez Grande- Marlaska le impuso una fianza de 100.000 euros el pasado 16 de marzo y le imputó un delito de colaboración con organización terrorista, en relación a los actos violentos de la huelga del 9 de marzo en el País Vasco y Navarra bio. A principios de 1985 el entonces teniente coronel de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo se reunió con Txomin en la cafetería Edén de Andorra. La estrategia tomaría un nuevo rumbo tras la detención del histórico dirigente por las autoridades francesas el 27 de abril de 1986. Txomin fue deportado a Gabón y, posteriormente, trasladado a Argelia, país que se convertiría en destino de un sinfín de emisarios. El primero, el abogado Jorge Argote, acompañado del comisario Pedro Martínez. La cita tuvo lugar el 13 de noviembre de 1986. ¿Tú eres Argote? Pues si te llego a encontrar en la calle te doy dos hostias le dijo Txomin a lo que el letrado contestó que él también le hubiera dado dos hostias en esas circustancias. Tras la reunión, el etarra exigió un interlocutor de mayor peso político. El 11 de enero de 1987 acudieron Julián Sancristóbal (director general de la Policía) y Manuel Ballesteros. Txomin crecido, le espetó a este último: Lo que hubiéramos dado por engancharte y matarte cuando eras el jefe de la lucha antiterrorista. Después de conocerte, me costaría trabajo Recta final en Argel Esta fue, probablemente, la última bravata del jefe etarra, que murió en febrero (hay varias versiones sobre cómo se produjo el óbito: accidente de tráfico, caída desde un tejado... el entonces secretario de Estado de Seguridad, Rafael Vera, sostiene que fue un accidente, sí, pero mientras se ejercitaba en un campo de entrenamiento paramilitar) El 19 de junio ETA perpetró la matanza de Hipercor en Barcelona. En julio, Eugenio Etxebeste, Antxon cogió el relevo de Txomin en las nistro del Interior, José Barrionuevo, lanzó públicamente una oferta de diálogo Alternativa para la paz que incluía la reinserción a los etarras que entregasen las armas y acatasen la Constitución. Una semana después, el embajador de Francia en Madrid, Pierre Guidoni, recibió a los dirigentes de Herri Batasuna Jokin Gorostidi y Santiago Brouard para que transmitieran un mensaje a la banda: uno o varios dirigentes cualificados debían acudir el 22 de septiembre a una reunión en un local de los jesuitas en Bur- deos. Allí, un emisario gubernamental les exigiría una tregua de dos meses como paso previo al inicio formal de las conversaciones. En caso contrario- -advirtió el diplomático- Francia comenzaría una política de extradicción de etarras a España. A la cita no acudió ningún terrorista al considerar que no disponían de garantías de seguridad. A este intento le siguen otros protagonizados por agentes del CESID y los comisarios de la Policía Manuel Ballesteros, Domingo Martorell y José María Ru- Txomin le dijo al comisario Ballesteros: Lo que hubiéramos dado por matarte cuando eras el jefe de la lucha antiterrorista. Después de conocerte, me costaría trabajo conversaciones y continuaron los viajes de los intermediarios a Argel. El 10 de agosto repitió Ballesteros, esta vez en compañía del comisario Jesús Martínez Torres, pero Antxon se negó a hablar con policías. Pasado el verano llegaron los encuentros con el delegado del Gobierno en el País Vasco, Julen Elgorriaga. El etarra le dio largas para comprobar qué quería la dirección, que en pocos días se lo aclara con el asesinato de 11 personas- -cinco de ellas, niños- -en la casa cuartel de Zaragoza. Tras la muerte de Txomin que a pesar de su escasa preparación política tenía buena predisposición, la dirección de ETA pasó a ser colegiada recuerda hoy Rafael Vera. Aparece el colectivo Artapalo (Francisco Múgica Garmendia, Pakito José Luis Álvarez Santacristina, Txelis y José María Arregui Erostarbe, Fiti responsables del aparato militar, político y de logística, respectivamente) La negociación se complica Después de la masacre de Zaragoza, el Gobierno dio por rotos los contactos, que se reanudarían, no obstante, en febrero de 1988, con el regreso de Elgorriaga a Argel. Antxon era como un magnetófono. Grababa lo que yo le decía, y lo hacía llegar a la cúpula. No tenía capacidad de decisión recordaría Elgorriaga. El secuestro de Emiliano Revilla y otros atentados bloquearon de nuevo el proceso durante unos meses. En enero de 1989 empezaron las reuniones decisivas: Rafael Vera y Juan Manuel Eguiagaray (por entonces delegado del Gobierno en Murcia) compartieron mesa con Antxon Ignacio Aracama Mendía, Makario y Belén González Peñalba, Carmen Los duros en Argel no fueron los etarras, sino los asesores políticos que estaban en la habitación de al lado: el abogado Íñigo Iruin y el secretario general de LAB, Rafael Díez Usabiaga) señala Vera. (Pasa a la página siguiente)