Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE Escaparate para un príncipe de la Iglesia Juan Pablo II creó un clima cordial entre los miembros del Colegio Cardenalicio. El Papa Benedicto mantiene ese espíritu, más un ritmo muy marcado de trabajo Esclavina ron a Joseph Ratzinger para asumir la difícil tarea de suceder a Juan Pablo II, uno de los mayores Pontífices de la historia. Por desgracia para los nuevos cardenales, el ritmo de reuniones y de ceremonias apenas les dejó tiempo para estar con sus amigos y celebrar a gusto la fiesta. Algunos rostros mostraban ojeras de cansancio. No es fácil dormir con tantas emociones. Y tampoco es fácil presidir una peregrinación de centenares de fieles de Burdeos, de Boston o de Toledo, cuando uno tiene las manos atadas por las exigencias del ceremonial. Roquete Un ajuar complejo Por otra parte, los preparativos son laboriosos- -como lo son los de una boda- -solo que en estos casos la familia y los amigos se cuentan por millares. A esto se añade la organización de los viajes y, por supuesto, el extenso trabajo de sastrería. Y es que el ajuar de color púrpura no esta disponible en los grandes almacenes y, además, parece multiplicarse hasta el infinito. A la sotana púrpura de las ceremonias litúrgicas hay que añadir una sotana negra ribeteada en rojo para las actividades de representación. O, más bien, dos de cada tipo, pues nunca se sabe cuando puede haber una rotura o un chubasco inoportuno a mitad de una ceremonia. El ajuar de cardenal incluye, además de la sotana con esclavina y la birreta, una capa también de color púrpura, un fajín, un solideo e incluso unos calcetines del mismo color. En las ceremonias litúrgicas se suma un roquete blanco, que en algunos casos es de encaje de bolillos. Este conjunto de prendas a medida, disponibles tan solo en sastrerías especializadas, puede suponer una factura de tres mil o cuatro mil euros. Menos mal que siempre hay familiares y amigos dispuestos a regalar el vestuario porque si no- sumando viajes y recepciones- la primera consecuencia del nombramiento de cardenal, podría ser la bancarrota. Para los purpurados de América y Asia, se añade la tortura del jet lag del que se salvan tan solo europeos y africanos. Cuando uno es joven y empieza a explorar el mundo, viajar es apasionante. Cuando uno es anciano y vuela siempre a Roma, también esos viajes pasan a formar parte del peso de la púrpura En el siglo XXI, ser cardenal ya no es lo que era en el siglo XVI. Sotana púrpura Mitra Solideo púrpura Fajín Solideo blanco Birreta púrpura Calcetines cualquier momento en que consideren oportuno hacerle llegar- -casi siempre de forma privada- -su opinión. Pero son también- -los de menos de 80 años- -electores del Papa, y esto añade una responsabilidad de marca mayor. Todos rezan para que no llegue ese momento y darían su vida por la del Papa pero- -sabiendo que antes o después será inevitable el relevo- -tienen la obliga- ción de descubrir a tiempo la persona más indicada para llevar sobre sus hombros la carga de la Iglesia. Juan Pablo II logro crear un clima muy cordial en torno a su persona y un estilo de gobierno cada vez mas colegial, con la convocatoria frecuente de Consistorios (reuniones) de Cardenales y Sínodos de Obispos Benedicto XVI está dando nuevos pasos aumentan- do la frecuencia de las convocatorias y favoreciendo los debates libres, de modo que cada uno pueda exponer con toda naturalidad sus ideas y sus propuestas. El pasado jueves, al termino de la jornada de reflexión a puerta cerrada con el Papa, los cardenales salieron del Vaticano contentos y optimistas. Salían muy alegres, quizá como no lo habían estado desde que, hace ya casi un año, eligie-