Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 3 06 EN PORTADA David Cameron El futuro de los tories (Viene de la página anterior) atrevió a romper con la sombra de Margaret Thatcher, que anclaba a los conservadores en el pasado mientras los laboristas se ocupaban de enarbolar desde el centro la bandera del futuro. Cameron, de 39 años, ha estrenado liderazgo poniéndose a sí mismo como ejemplo de modernidad- -se ha tomado dos semanas de permiso de paternidad tras nacer su tercer hijo, aparece frecuentemente con ropa y calzado informal, se deja ver en bicicleta- y no ha dudado en dar un giro de 180 grados en determinadas políticas de su partido, desde la sanidad a la enseñanza. Hasta ha mandado al armario la permanente veneración de los tories hacia Thatcher y su legado. Llamadas de atención La revolución Cameron ha focalizado en los primeros cien días diversas medidas rupturistas con el fin de llamar la atención de la opinión pública y marcar un nuevo comienzo. Y la estrategia ha tenido su efecto: las encuestas llegaron a situar a los conservadores por delante de los laboristas por primera vez en muchos años, aunque ahora la programada desaceleración de Cameron, consciente de que la legislatura es larga, ha remansado las proyecciones. Los últimos sondeos, pendientes de recoger la postrer polémica de los préstamos secretos de Blair, sitúan a éste tres puntos por delante, pero pronostican un empate entre Cameron y el ministro de Hacienda, Gordon Brown, su futuro contrincante electoral Su empuje y la renovada ilusión tory por haber hallado un líder con posibilidades de ganar las elecciones ha llevado a un aumento de la militancia conservadora. En su primer mes al frente del partido, se dieron de alta 16.000 personas, elevando la cifra de afiliados a 290.000, mientras que los laboristas han caído a los 200.000, la mitad de los que tenían cuando Blair estaba en su momento de gloria. Pero la jovialidad y el dinamismo de Cameron suscitan interés en sectores que no tienen que ver directamente con la política, como las revistas femeninas y de moda. New Woman le proclamó, tras preguntar a sus diez mil lectoras, uno de los cien hombres más atractivos del mundo (en el puesto 92) y en Cosmopolitan el dirigente no tuvo reparo en responder que nunca se ha hecho una prueba sobre cáncer de testículos, una intimidad como su afirmación en televisión de que usa calconcillos bóxer Cameron se estrenó con una política de nombramientos de gran apertura. Para puestos de responsabilidad recuperó a líderes prece- El dirigente conservador, con un grupo de padres y profesores, en un centro de Essex dentes del partido- -William Hague es responsable de política exterior y Iain Duncan Smith preside una comisión sobre bienestar social- -e incluyó en el equipo a sus rivales en las primarias, asegurándose una representación de todos los sectores internos. dos incluso incluidos en el último programa electoral. Cameron ha abandonado una de las propuestas estrellas de la campaña, la creación de un pasaporte del paciente por el que el Estado debía pagar la mitad del gasto de operaciones que los particulares escogieran realizar en clínicas privadas, y ha aceptado la creación del DNI británico. También ha expresado el apoyo a mantener la política de mayor liberalidad hacia el cannabis puesta en práctica por el Gobierno de Blair. Si todos esos giros ofrecen una versión de los tories menos conservadora y más próxima a la corriente general de las clases medias, el único punto en el que Cameron se ha escorado hacia la derecha de su partido es el referente a Europa. Se ha empeñado en cumplir la palabra dada a los euroescépticos, de cuyo voto se benefició en las primarias, de retirar a su formación del Partido Popular Europeo. Con oposicion entre sus propios eurodiputados, está promoviendo el alineamiento de los tories con partidos de derecha que velen por una Europa menos federal y por el retorno de determinadas competencias a los Estados. Más vale ser buenos vecinos que malos inquilinos afirma. En cualquier caso, Cameron no ha mostrado gran interés hasta ahora por la política internacio- Las mujeres, primero Empeñado en una mayor presencia femenina y de minorías sociales y raciales en la cara pública del partido, situó a tres mujeres en las vicepresidencias. Una de ellas es Margot James, multimillonaria que hace gala de lesbiana; otra es la musulmana Sayeeda Warsi. Para dar un golpe en los postulados tradicionales conservadores, Cameron se ha centrado en mensajes ecologistas y sociales, y ha dejado a un lado asuntos predilectos de los tories como la reducción de impuestos, el cuestionamiento del futuro de la Unión Europea o la inmigración. Así, en materia impositiva, no ha querido adquirir ningún compromiso hasta que se acerquen las elecciones, y ha situado su prioridad en la estabilidad económica, un discurso que le corresponde al también a George Osborne, con quien forma un tándem similar al protagonizado por Blair y Brown. El desmarque respecto a la línea anterior del partido ha conocido varias correcciones de postula-